Yo he sufrido en mis propias carnes la experiencia de ser el nuevo en el colegio y tener que volver a empezar de cero. Esa sensación de que tienes que hacer amigos al momento siempre es la más apremiante. De eso es de lo que va el primer largometraje de Rudi Rosenberg, con el que consiguió el Premio Nuevos Directores en el Festival de San Sebastián. Benoit, es un chico de catorce años, que ha dejado el campo para mudarse a París. Benoit pronto se sentirá desplazado en el colegio y organizará una fiesta para ser más popular. A esa fiesta solo acudirán tres personas… Contra todo pronóstico se lo pasarán genial.

Una historia que hace recordar

Todos alguna vez nos hemos visto de niños y no tan niños en la situación de ser nuevos en un sitio y tener que juntarte con los demás, comenzar de nuevo, hacer amigos… El director acierta retratando la ternura de aquellos años, los sentimientos a flor de piel y también la crueldad que pueden llegar a mostrar. La elección de casting no puede ser más acertada y todos los niños están realmente bien en sus papeles. En especial el que será el primer amigo de Benoit. Un niño gordito con aficiones algo extrañas que sabe tocar Coldplay al acordeón. Benoit pronto se interesará por la chica nueva que llega al colegio y gracias a esto intentará hacerse popular para acercarse a ella. La película retrata de forma fiel ese mundo de la adolescencia en el que tener amigos resulta la máxima prioridad. Las situaciones que suceden nos harán sacar una sincera sonrisa y nos transportarán a nuestra adolescencia. Los personajes rápidamente se harán un hueco en nuestra mente y nos harán reír con las ocurrencias de niño que tienen. la película me ha resultado realmente divertida y me he reído más que con otras películas cómicas que he visto este año.

Una dirección inteligente

Rudi Rosenberg ha hecho una dirección realmente meticulosa con un sentido del ritmo realmente bueno y una dirección muy precisa en la que seguro ha invertido mucho tiempo con los actores. El trabajo con los actores cuyas interpretaciones son muy naturales junto con el buen ritmo de la película hacen que sea muy entretenida pero ahí no queda la cosa. El director ha sabido poner la mirada del espectador en lo que realmente tiene valor en la película y es en el inicio de esa adolescencia que acabará en la etapa adulta. Esos años de desarrollo hormonal resultan vitales para la posterior madurez que depende en gran medida de lo que pase durante esos años. No es de extrañar entonces que el director fuese el ganador del Premio Nuevos Directores del Festival de San Sebastián. Por otra parte el guion en el que también ha participado el director resulta gracioso y los diálogos en boca de los niños son creíbles. Se nota un cuidado trabajo de guion en el que seguro los niños también han metido sus frases. La película resulta fresca y nada monótona.

Una adolescencia precoz

Más allá de los méritos del guion de la película, del director o de los actores le doy especial importancia a todo lo que aborda la película y la forma tan natural en la que lo hace, lejos de ser cursi o irse al melodrama. La película se muestra como una comedia aguda sobre la adolescencia. Una comedia que nos hace reír pero también reflexionar sobre una etapa que algunos la tendrán ya olvidada pero que sin duda marcó nuestro paso a la madurez. Si sorprende la conducta quizás algo impropia de niños de esa edad por lo menos a mí pero resulta creíble al ver la personalidad de cada uno.

No hay que olvidar que estos niños tienen catorce años de edad y aunque no lo parezca están entrando en esa fase donde uno empieza a adquirir verdadera conciencia de sus actos. Los padres en esta película no tendrán mucho protagonismo los chicos y chicas del colegio son los únicos protagonistas de una historia que tendrá un final realista y no intentará vender humo a nadie. Ni los niños son tan buenos ni son tan malos. Simplemente se comportarán como personas que están aprendiendo lo que es la vida. Para el recuerdo quedarán escenas como la de la fiesta de la chica más popular del instituto en la que él y su amigo la lían parda o la fiesta que Benoit monta en su casa a la que solo van tres personas pero que acabará siendo su mejor fiesta. En la que acabará descubriendo la verdadera amistad, que no solo importa ser el más popular y que hay cosas más importantes.

Son lecciones de la vida que tarde o temprano hemos tenido que aprender y que nos han hecho hoy en día como somos. Por esta película resulta tan agradable de ver y tan entretenida porque a parte de estar bien hecha te teletransporta innegablemente a una etapa crucial en el desarrollo de las personas.

El novato
Benoit es un joven que tiene problemas para hacer amigos tras haberse mudado del campo a la ciudad de París. después de hacer una fiesta para hacer nuevos amigos a la que solo acudirán tres personas todo cambiará para Benoit.
Guion 6.8
Reparto7.5
Dirección7.8
Lo mejor
  • El reparto
  • La buena dirección de actores del director
  • Los tiempos a lo que te transporta la película
Lo peor
  • La nostalgia que puedes sentir de esos tiempos
7.2Buena
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
10.0

Sobre El Autor

Dos en uno. Cineasta y cinéfilo. Tras estudiar cine y unos comienzos cinematográficos más que independientes, por fin tengo la oportunidad de redactar sobre lo que más me gusta. Da igual si es cine independiente, comercial, francés, coreano, español (sí, español) o incluso si son series. Siempre intentaré hablaros con pasión sobre algo que me enamora y que está hecho para enamorar. Aprender y disfrutar del cine eso es lo que os propongo. Porque el cine es un arte y el arte es un placer.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*