La primera vez que me enamoré de Jennifer Garner fue en El sueño de mi vida. Después de esa película tuve claro dos cosas: la primera, que quería ser periodista, y la segunda, que costase lo que costase acabaría teniendo una casa con un vestidor. Una vez más, lo ha vuelto a hacer. Esta vez ha sido gracias a su nueva película Los milagros del cielo. Además, no solo ha conseguido volver a enamorarme, ha conseguido además emocionarme. Y he de decir que pocas películas han conseguido eso.

Los milagros del cielo es una película que trata de una familia católica, que se desenvuelven en un ambiente religioso con amigos creyentes y de domingos en misa. Sin embargo la vida les da una vuelta inesperada, y es que La familia Beam tendrá que enfrentarse a la dura enfermedad que sufre la mediana de sus tres hijas, Annabel. La pequeña de diez años tiene un trastorno digestivo que es incurable y que no da resultados ni yendo al mejor especialista en pediatría de Boston. Tras casi ver la muerte en un accidente, Annabel se recuperará de su enfermedad gracias a un milagro que nadie se explica.

Esta producción es obra de Patricia Riggen, que como directora ha hecho un grandísimo trabajo desde mi perspectiva. Creo que ha sabido tratar una historia preciosa llena de emoción con un tacto indiscutible. Sin embargo, hay que dar gracias también al magnífico reparto. Lo forman Jennifer Garner, Martin Henderson, Queen Latifah, Brighton Sharbino, John Carroll Lynch, Hannah Alligood, Bruce Altman, Eugenio Derbez, Wayne Pére, Gregory Alan Williams, Kevin Sizemore, Kelly Collins Lintz, Rhoda Griffis, Judd Lormand, Maia Moss-Fife, Kenny Alfonso, Scott Hunter McGuire y John Crow.

No debemos olvidar mencionar a Randy Brown, guionista de esta producción, aunque esté basada en hechos reales, algo que mencionaré más adelante. Tampoco a Carlo Siliotto, el compositor de la banda sonora que ha conseguido erizarme la piel. Y, por supuesto, a T.D. Jakes, Joe Roth, Matthew Hirsch y Derrick Williams, los productores que han hecho de esta historia una maravilla.

Una película basada en hechos reales

Al comienzo de la película, te advierten de que es una historia basada en hechos reales. Sin embargo, hasta el final (que es cuando ves a la verdadera familia) no crees que realmente se trate de ello. Quizá sean las historias de niños que me llegan al corazón, o que cada vez me estoy volviendo más sensible, pero he de decir que esta producción y esta historia ha conseguido llegar a mi corazón (y puedo asegurar que también al de muchos que la pudieron ver conmigo).

Dejando atrás el tema de las creencias de cada persona, de los milagros, de la fe y de la religión, quiero centrarme en la moraleja que me ha dejado esta película. Y es que en realidad, en esta vida, no hay mejor medicina para una persona que la familia. Es por ello por lo que me ha dejado momentos entrañables que me ha recordado que, por muy mal que vayan las cosas, la familia siempre está ahí. Además, también me ha dejado otro mensaje, y es que las personas que saben que haces las cosas desde el corazón, son capaces de ayudarte a conseguir lo que quieres.

Con esto quiero decir que no se trata de una producción bonita, de una película de esas que ves un domingo en el sofá y puedes llorar como una magdalena, sino de una producción que te deja un mensaje para reflexionar, y sobre todo para que te des cuenta que las verdaderas cosas de la vida están totalmente ajenas a lo material.

El personaje de Annabel, tanto ficticio como real

Como he dicho anteriormente, me ha gustado mucho la parte en la que se conoce realmente a la familia real, pues podemos ver a Annabel y a sus hermanas tal y como son. Además, la pequeña cuenta cómo fue su experiencia y cómo se encuentra ahora después de unos años.

Sin embargo, he de decir que la película tiene una cosa mala. No voy a entrar en las creencias de nadie, y en lo que le pasó a la pequeña, pero el momento en el que ocurre el milagro es totalmente surreal para mí. Con esto no le quito credibilidad a la niña, pero pienso que es algo muy complicado de retratar en una película y que comprendo que haya sido un trabajo difícil de llevar para el equipo. Sin embargo, yo lo quitaría. Dejaría a Annabel contando la historia y fin. No creo que sea necesario retratarlo sabiendo que probablemente no quede como esperas.

Ese es mi único inconveniente junto al tráiler. No creo que sea necesario contar el accidente que sufre Annabel que hace que se cure, pues quitas mucha emoción a la hora de ver la película, y haces que sea predecible.

Los milagros del cielo
La familia Beam tendrá que enfrentarse a la rara enfermedad de su hija que resulta incurable. Sin embargo, será un milagro lo que le ayude a curarse.
Guion9.4
Reparto9.3
Dirección8.2
Lo mejor
  • La historia
  • La relación madre e hija
  • El reparto
Lo pero
  • El tráiler que hace que sea previsible
  • Escenas muy surreales
9.3Excelente
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Sobre El Autor

Soy estudiante de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*