Camino sangriento 4

NOTA: ★★★½☆☆☆☆☆☆

Las películas slasher recibieron una nueva saga en el año 2003 con el estreno de Km. 666: Desvío al infierno, una película también conocida en su versión original como Wrong Turn. Su éxito en taquilla no fue muy elevado, y tampoco se hizo con el apoyo de la crítica, pero fue suficiente como para que 20th Century Fox Summit Entertainment convirtiera la historia en franquicia. En la actualidad ya se ha alcanzado una cuarta entrega, titulada Camino sangriento 4, la cual se presenta a modo de inevitable precuela que intenta sacar partido a unos villanos a los que el público más aficionado a estas producciones ya conoce bien.

ARGUMENTO

A mediados de los años 70 el sanatorio de Glenville se ocupa de tratar a algunos de los pacientes más peligrosos de la región. En especial destacan unos jóvenes caníbales que están encerrados, pero que han manifestado un comportamiento terrorífico. Son capaces de comer carne humana, son implacables, no saben hablar, pero se comunican mediante gruñidos, y además no sienten ningún tipo de dolor. Si escaparan podría significar una absoluta catástrofe no sólo para el sanatorio, sino también para todos aquellos que se encontraran con ellos. Como no podía ser de otra manera, estos caníbales, más inteligentes de lo que podría parecer, logran escapar y acaban con la tranquilidad del sanatorio. En la actualidad un grupo de jóvenes llega al sanatorio en busca de refugio contra el frío. Lo que se encontrarán allí será el grupo de caníbales, que no estarán dispuestos a dejar pasar la oportunidad de hincarle el diente a una alta variedad de cuerpos muy jugosos.

REPARTO

El equipo artístico de Camino sangriento 4 es de esos que no protagonizan titulares en la prensa cinematográfica, estando formado por principalmente caras jóvenes y desconocidas. El equipo de caníbales se encuentra formado por Sean Skene, Blane Cypurda y Scott Johnson, que tratan de darles a los personajes un aspecto aterrador, loco y bastante terrorífico. Su presencia en pantalla consigue dar esa pizca de miedo que necesita la película, aunque todo el maquillaje utilizado no es suficiente como para que olvidemos que, más allá de su afición por las fondues de carne, son humanos como nosotros. De entre ellos hay que destacar el trabajo de Sean Skene, que interpreta no al caníbal más grande, sino a uno de los que más impactan por sus movimientos y su característica risa.

En cuanto a las inevitables víctimas hay que hablar de un reparto muy joven, desconocido y que, en su justa medida, no lo hace tan mal como podría parecer. Nos encontramos con Jennifer Pudavick, Tenika Davis, Kaitlyn Wong, Terra Vnesa, Victor Zinck, Jr, Ali Tataryn, Dean Armstrong, o Samantha Kendrick. A Terra Vnesa ya la conocemos de televisión y de producciones menores, aunque no se trata de un talento interpretativo lo suficientemente notable como para destacarlo. De entre este grupo hay que mencionar, eso sí, la presencia de las actrices Jennifer Pudavick y Tenika Davis, que firman unas caracterizaciones sólidas y con más peso que las de sus compañeros de reparto.

LA PELÍCULA

Es difícil imaginar una producción slasher que tenga unos personajes tan tontos como los de Camino sangriento 4. El film, dirigido por Declan O’Brien, es un manual de lo que no se debe hacer cuando un grupo de asesinos caníbales te persigue a través de un edificio del que no puedes salir. ¿Separarse para investigar?, error, ¿reírte de los asesinos cuando crees que han bajado la guardia? error más grande, ¿ponerte a montártelo en medio de un sanatorio abandonado?, error a rabiar. Y estos son sólo algunos ejemplos de las discutibles decisiones que toman los personajes a lo largo de la historia, pero no queremos profundizar más de la cuenta para no estropear el divertimento a los espectadores. La película es un auténtico despropósito a nivel de guión, el cual está firmado por Kharen Salonga, que parece no entender que los personajes de la historia no tienen porqué ser tan tontos como para prácticamente dejarse matar escena sí, escena también.

El problema es que el guión y los personajes no son lo único que acaban con la credibilidad de Camino sangriento 4. El desarrollo de la propia película y la representación de los villanos, a los que ya hemos perdido el respeto, no es propia de un género que sabe ofrecer mucho más. La escena de la fondue mencionada antes es absolutamente surrealista, aunque tiene esa pizca de humor canalla que en ocasiones nos encontramos en este tipo de producciones. El inicio del film, con sexo de por medio, tampoco parece estar muy en contexto. Manteniendo el nivel desagradable habitual de la saga, Camino sangriento 4 se encarga de hacernos pasar un rato medianamente entretenido en el que es irremediable que nuestro único interés sea ver morir a los personajes principales. Lo que sí podemos asegurar, aún con ausencia de spoilers, es que el final llega incluso a sorprender.

CONCLUSIÓN

La saga Camino sangriento se ha convertido en una franquicia muy conocida que permite tener un rato de entretenimiento sin mucho trasfondo y con unas escenas de muerte que no dejan una mala sensación. El resultado es una película mala, y de eso no hay discusión, pero al menos entretiene durante su metraje. Su lanzamiento directo en vídeo y plataformas digitales ha tenido el suficiente éxito como para que ya se esté rodando una quinta entrega. Eso sí, a cada nuevo episodio le perdemos más interés a las persecuciones de los caníbales y cada vez nos parecen menos terroríficos, lo que no puede ser bueno para una saga que necesita dar miedo al público. Al menos esta entrega explica parte de los orígenes de los villanos.

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados