Su estreno en Reino Unido ha tenido un éxito de alto nivel, rozando los 10 millones de espectadores en la mayor parte de sus episodios y superando esta mágica cifra en el séptimo y último capítulo de la primera temporada. En nuestro país, donde ya ha comenzado a emitirse, se ha estrenado con algo más de tres millones de espectadores, lo que ha dejado claro el interés que los espectadores han desarrollado hacia esta serie de época. Tal ha sido la buena impresión que ha dejado en las oficinas de Antena 3, que el canal ya ha anunciado la compra de la segunda temporada para emitirla cuando llegue el momento.

ARGUMENTO

Regresamos al lejano año 1912, justo al momento en el cual se produce el hundimiento del barco Titanic, que desató consecuencias muy graves en todo el mundo. En el hundimiento del Titanic fallecieron miles de personas, y este grave acontecimiento ha sido tomado en cuenta por la serie para dar inicio a una serie de terribles consecuencias. En Downton Abbey conocemos a la familia Crawley, de la burguesía inglesa, que recibe la noticia de lo ocurrido con tristeza y preocupación. Aunque viven rodeados de problemas y acontecimientos de suma importancia, Robert Crawley y Cora Crawley, los condes de Grantham buscan un heredero que se pueda poner al frente de Downton Abbey en el futuro. Para ello tienen que localizar candidatos de peso que puedan tomar matrimonio con sus tres hijas. Mientras la clase burguesa tiene estas preocupaciones, en la misma abadía hay decenas de doncellas y mayordomos que viven con otras cosas en la cabeza, pero que a la hora de la verdad no se distancian tanto de sus señores. En el punto de vista de ambos lados nos colocaremos dentro de una trama profunda e interesante desarrollada en los años precedentes al inicio de la terrible I Guerra Mundial.

REPARTO

Con el enorme presupuesto que se maneja en cada episodio de la serie, no podíamos esperar otra cosa que encontrarnos ante un reparto de primer nivel. Los productores se han esforzado al máximo para conseguir un equipo de interpretación que no sólo case con la ambientación, que de una imagen propia de la época en la que se desarrollan los acontecimientos, y que se mueva bien en pantalla, sino que también puedan llamar la atención de los espectadores. A Violet Crawley la caracteriza Maggie Smith, una actriz muy respetada y famosa en el cine inglés, al cual ha realizado fantásticas aportaciones, y también en Hollywood, habiéndose convertido en una cara habitual de superproducciones de gran presupuesto. Si bien es más célebre entre la audiencia joven por haber interpretado a la profesora Minerva McGonagall en la franquicia de Harry Potter, hay que reconocer que se trata de una veterana actriz con experiencia en todo tipo de géneros. En Downton Abbey le toca uno de esos papeles duros, firmes y con personalidad, del que sale exitosa ofreciendo una interpretación que atestigua su fama como actriz de referencia.

Hugh Bonneville es quien da vida a Robert Crawley, y lo hace con una caracterización de esas que te dejan impactado desde el primer momento en que le vemos en pantalla. El actor sabe darle a su personaje un talante especial, una sinceridad remarcada y una personalidad que choca con la habitual de la que suele hacer gala la burguesía de la época. En el papel de la condesa destaca Elizabeth McGovern, actriz norteamericana habitual de grandes superproducciones. Últimamente la hemos visto en películas como Kick-Ass y Furia de titanes, donde como en Downton Abbey, nos ha dejado unas interpretaciones más que eficientes.

Pero Downton Abbey es una serie de personajes, de secundarios que se hacen con la atención del público, y de tipo coral apartando el remarcado protagonismo que tienen algunas de las personas que veremos en pantalla. Por eso sería injusto no mencionar a otros intérpretes que aparecen en el film, como Penelope Wilton, Dan Stevens, Michelle Dockery, Laura Carmichael, Jessica Brown-Findlay, Jim Carter, Phyllis Logan, Lesley Nicol, Rose Leslie, Sophie McShera, o Allen Leech entre muchísimos otros.

LA SERIE

Downton Abbey tiene un formato televisivo muy inglés, de capítulos profundos e inspiradores, donde la historia avanza de manera más que interesante, reafirmando la importancia de pequeños detalles relevantes para el transcurso de la historia. Su primera temporada son sólo siete episodios, pero reflejan de manera estupenda el ambiente y el sentido y la dinámica de la vida de la época en dos clases muy distintas, la burguesa y la de los mayordomos y empleados de la abadía. El argumento resulta interesante y aún con el trasfondo y la época en la que se desarrolla, muy moderno, planteado de forma que se dan por supuestos los avances realizados a nivel de guión en los últimos años, pero manteniendo el espíritu y la credibilidad de un argumento desarrollado casi 100 años en el pasado. Como drama de época tiene pocos puntos oscuros y muchos aciertos, destacando por encima de todo la cuidada y espectacular ambientación de la que hace gala. El mimo al detalle, especialmente al vestuario y a los modales de cada uno de los personajes, causan interés adicional en el espectador. La ropa ha sido un aspecto al que se ha prestado mucha atención, y aunque no toda es original de la serie, dado que se han reutilizado trajes de otras películas y series, la selección no podía ser más efectiva. Con un millón de euros como presupuesto para cada episodio llegamos a entender que se le haya dado esta gran calidad a la serie.

CONCLUSIÓN

Este drama de época nos trae una historia interesante, de fronteras abiertas y modernas, que causa interés no sólo entre los ingleses, y que tiene un indudable atractivo internacional. El reparto hace un muy buen trabajo y el desarrollo del guión de los distintos episodios nos deja cada vez más interesados por lo que les va ocurriendo a los personajes. Una clara recomendación.

Downton Abbey
4.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Sobre El Autor

Vander Fujisaki
Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*