Con un alarmante retraso de más de un año llega La cabaña en el bosque a nuestro país. Estuvo a punto de salir ya en DVD hace unos meses y ahora por fin tenemos la oportunidad de disfrutarla como se merece en pantalla grande (eso sí, solo en algunos cines). La cabaña en el bosque se presenta como una entretenida cinta donde los sustos, las carreras, y sobre todo los giros de guión inesperados están a la orden del día. ¿Qué mejor forma de celebrar la resaca post Halloween?

ARGUMENTO

Cinco amigos universitarios van a pasar el fin de semana a una remota cabaña en un tétrico bosque. En el sótano encuentran una extraña colección de reliquias a cual más siniestra, entre ellas descubren un macabro diario que habla sobre una antigua familia de psicópatas que habitaba estas tierras… Hasta aquí crees conocer la historia ¿no? Muy bien, ahora piénsala de nuevo…

Abstente de ver el tráiler querido lector, pues la mayor parte de la gracia de La cabaña en el bosque (Cabin in the Woods en su título original) radica por muy raro que pueda parecer al leer estas líneas en su original guión. Ingeniosa, brillantemente diseñada, tramposa y sobre todo innovadora, ¿De cuántas películas de Holliwood podemos decir lo mismo en este momento?.

REPARTO

El film está dirigido por el tándem Joss Whedon (director de Los Vengadores, guionista de Toy Story y creador de Buffy cazavampiros), y Drew Goddard quien debuta por primera vez como director después de guionizar películas como Monstruoso, Guerra Mundial Z o la célebre serie Perdidos. Dos jóvenes con trayectorias un tanto irregulares al frente de este curioso proyecto de un coste de 30 millones de dólares.

La cabaña en el bosque está protagonizada por la atractiva Kristen Connolly (House of Cards), el “cachitas” de moda Chris Hemsworth (Thor, Rush) Anna Hutchinson (Spartacus) y Frank Kranz (Much ado about nothing). Completan el reparto Jesse Williams, Richard Jenkins y Bradley Whitford. Como veis, no es un reparto con muchas caras conocidas a excepción de Thor y un cameo final que no revelaremos para no destriparos en exceso la sorpresa. Esta falta de estrellas se debe sin duda a lo limitado del presupuesto de la cinta y en ocasiones echaremos de menos un poco mas de punch en algunas actuaciones.

Los personajes no destacan pero tampoco están mal construidos en parte gracias al inteligente guión por el que discurren, únicamente Marty el personaje que encarna el desconocido Frank Kranz nos logra sorprender destacando aquí como un peculiar antihéroe, el tonto del grupo que resulta no ser tan tonto y paranoico como podría adivinarse por su secuencia inicial.

LA PELÍCULA

Se nota la labor de Whedon y Goddard revisionando clásicos modernos del cine de terror (ambos son confesos seguidores de la saga Scream) para lograr algo simple de decir pero difícil de fabricar. La grandeza de la película reside en el cuidado puesto en cada uno de los puntos clave que suelen flaquear en las películas de terror de hoy día. Los personajes que en un principio resultan anodinos, típicos musculito y modelos made in Hollywood, resultan no ser tan planos ni tan incultos como pudiéramos imaginar.

La estupidez, insensatez y la ligereza de cascos vendrán suministrados por otros factores externos, de los que no podemos hablar para no destrozaros la sorpresa del pastel, solo diremos que es una auténtica gozada percatarse de estos momentos durante el film. Otro punto muy a su favor es su marcada bicefalia, se mueve entre lo terrorífico, lo cómico y la intriga con pies de bailarina desasosegando al espectador con un ritmo eléctrico que salvo algún instante en su fase central no da respiro.

La música de David Julyan es también una silenciosa culpable de este frenetismo, golpeando en contadas ocasiones como un monstruo más y sabiendo callar no revelando los sustos antes de tiempo. Quizás si echamos en falta un tema realmente pegadizo que sea la bandera del film pero no se puede tener todo.

La cabaña en el bosque tiene cosas malas, pero influirán en vosotros según el tipo de película que esperéis ver. No es un filme de horror de sustos (que los hay), tampoco pretende crear angustia ni agobio. Solo pretende ser una gran quebradura de cabeza para los sabelotodos en cine de terror y eso nos gusta.

CONCLUSIÓN

La cabaña en el bosque es un constante trivial de referencias de cine de terror que juega un macabro tira y afloja con el
espectador planteándole situaciones que conoce al dedillo pero cambiando sus normas. Llena de cebos y engaños hacia el cinéfilo, logra sacar más de una sonrisa de complicidad con sus deliciosos clichés reescritos y su tramposo guión.

Solo una pequeña pérdida de ritmo hacia la mitad del film y unas actuaciones un tanto irregulares logran empañar momentáneamente este film, pero el vaho se disipa con creces en el tour de force que supone su media hora final. Una película altamente recomendable para aleccionar a ese gafa pastas y sabiondo que todos llevamos dentro. Un divertido soplo de aire fresco.

La cabaña en el bosque
3.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)

Sobre El Autor

Redactor

Artículos Relacionados