Recuérdame

NOTA: ★★★★★☆☆☆☆☆

Recuérdame CartelAl margen de encandilar a adolescentes y jovencitas varias, el actor Robert Pattinson parece que tiene la aspiración de convertirse en un intérprete respetable. Lo demuestra con Recuérdame, un drama romántico donde dos personajes muy distintos se cruzan y desarrollan una relación que provocará un giro radical en sus vidas. El film está cargado de tópicos ya vistos en muchas otras producciones, y la interpretación de los protagonistas no es para tirar cohetes, pero tiene algo que consigue que pase el corte.

ARGUMENTO

Tras la muerte del hermano mayor de la familia, los Hawkins se descomponen de forma grave. El hermano mediano (y ahora el mayor), Tyler, está cerca de cumplir los 22 años, y aunque asiste a la universidad puntualmente, su vida se basa en una constante serie de actos de rebeldía. Su relación con su padre es mejorable, y tampoco ve demasiado a su madre, ahora casada con otro hombre, y a su hermana pequeña. Pero cuando conoce a una chica de su universidad, las cosas cambiarán, y empezará a ver la luz al final del tunel. Lo mismo le ocurrirá a la chica, que también arrastra un trauma familiar, e intenta superar una relación con su padre cada vez más complicada.

REPARTO

Si la habilidad interpretativa de un actor se midiera por su cantidad de fans, entonces Robert Pattinson debería ganar año tras año el Oscar y todos los premios imaginables. Pero no es así, y el protagonista de Crepúsculo, todavía tiene mucho que hacer para ganarse el respeto del público. En Recuérdame le vemos en un papel que casa a la perfección con su imagen, un joven rebelde, bastante desconcertante la mayor parte de los casos, y de escasa madurez. Pero lo que sorprende de su interpretación es que no lo hace tan mal como imaginábamos, y logra incluso superar el trabajo que ha realizado en la franquicia vampírica. Si sigue así, es posible que todavía haya esperanza para él. Su coprotagonista en Recuérdame es Emilie de Ravin, de quien, ciertamente, esperábamos un poco más. Le ocurre lo contrario que a Pattinson, y no luce tanto como en otros de sus papeles, resultando la mayor parte del tiempo más bien poco creíble.

Por suerte, los “papás” de la película aportan un soplo de aire fresco a la película. Les toca la dura tarea de interpretar a dos hombres cortos de miras, muy cerrados, y de personalidad dura, pero lo hacen fenomenal. El padre del personaje de Pattinson es el genialísimo Pierce Brosnan, que impone y nos hace desear que en ninguna de nuestras reencarnaciones nos tocara como progenitor un padre como él. Por su parte, al padre del personaje de Ravin le da cara Chris Cooper, otro excelente intérprete que también borda su papel. La mención especial se la damos a Lena Olin, carismática actriz que no se prodiga demasiado en Hollywood, pero que aparece en el film dando forma a la siempre optimista y agradable madre de Pattinson.

LA PELÍCULA

Veinte minutos antes de terminar el film la idea que nos habíamos hecho de ella es que era el típico drama con desenlace predecible, personajes que maduran progresivamente, y ambientación urbana. No es para menos, la película está plagada de tópicos y los personajes actúan de manera predecible, con unos perfiles a los que a veces cuesta entender. Pero avanza la historia, llega al punto crítico de la misma, y zas!, sorpresón que algunos pueden venir ver, y otros no. A lo largo de la película el guión nos va dejando algunas pistitas sobre lo que podría ocurrir y sobre lo que en realidad está ocurriendo al margen de la historia principal, pero es difícilmente imaginable. Sin éste final, Recuérdame no valdría nada, y seguramente nadie la recordaría.

CONCLUSIÓN

No deja de ser un drama romántico del montón, con una relación principal entre dos personajes inmaduros totalmente perdidos y con montones de traumas en su pasado, pero el cómputo general que podemos hacer del mismo, es aceptable. La interpretación de los actores más maduritos es de alto nivel, y los dos protagonistas dan el pego como pueden.

Sobre El Autor

Vander Fujisaki
Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*