El amanecer del planeta de los simios

Tras los acontecimientos de El origen del planeta de los simios, la relación entre humanos y simios se complica de nuevo debido a ciertos incidentes producidos. La batalla es inminente y se desconoce cuál de los dos bandos podrá obtener la victoria.

El amanecer del planeta de los simios 014

SPOILER

Una vez más el egoísmo da pie al conflicto, manifestándose tanto en primates como en humanos. Koba lugarteniente de Caesar, está cansado de la actitud excesivamente permisiva de su líder con los humanos y hastiado de ser el segundo de abordo urde un plan para derrocar a Caesar, hiriéndole mortalmente con un arma humana haciendo pensar así al resto de su tribu que fue un humano el responsable de tal acto.

Por su parte Carver tiene demasiados prejuicios acerca de la supuesta nobleza de los simios y tras un incidente con la familia directa de Cesar es desterrado del poblado y posteriormente asesinado a manos de Koba que encabeza la marcha de su tribu hacia el corazón de San Francisco.

Cientos de primates furiosos toman las calles arrasando con la primera línea de vigías humanos, para posteriormente asaltar el polvorín, pertrechándose debidamente para la toma de la ciudadela.

La pobre resistencia humana no tarda en caer presa del pánico ante un ejército superior en número, armamento y por momentos en inteligencia.

Lejos de allí, en el bosque, Malcom, líder de la expedición encargada de reactivar la presa, encuentra a un Caesar agonizante y no duda en llevarlo a la ciudad para darle los cuidados médicos pertinentes.

Con Caesar ya restablecido la batalla da un giro inesperado. Dividiendo a la manada entre los leales a Koba y Caesar. Mientras lo que queda de la humanidad escapa por la puerta trasera ambos se enfrentan en lo alto de un rascacielos. Allí Cesar revela que fue Koba quien lo disparó y recuperando así la confianza de su tribu.

Cesar reúne fuerzas necesarias para arrojar a Koba al vacío infringiendo así una norma que el mismo escribió: “Simio no mata simio”. El conflicto finaliza pero la humanidad no perdonará nunca esta afrenta, serán incapaces de olvidar… ya nada puede frenar la guerra.

Sobre El Autor

Redactor

Artículos Relacionados