12 años de esclavitud

En el año 1841, Solomon Northup es un hombre negro libre, que trabaja como violinista en Nueva York. Es un reputado músico y lleva una buena vida junto a su mujer y sus dos hijos. Un día, queda con dos hombres que se supone que lo van a contratar para ofrecer una actuación. Pero se trata de una trampa, lo drogan y lo venden como esclavo en el sur. Le cambian el nombre por Platt y no queda ningún rastro ni documento que demuestre su condición de hombre libre. Al principio, un incrédulo y optimista Solomon cree que la mejor manera de enfrentarse a la situación es cooperar, aguantando estoicamente los maltratos y vejaciones a los que es sometido. Lo más importante para Solomon no es mantenerse vivo, sino mantener viva su dignidad.

A lo largo de los 12 años de esclavitud que reza el título del film, Solomon es vendido y comprado en varias ocasiones, pasando por las manos de varios amos, unos más bondadosos, como Ford (Benedict Cumberbatch), otros crueles y despiadados como los Epps (Michael Fassbender y Sarah Paulson). El protagonista intenta ponerse en contacto con su familia y amigos en varias ocasiones durante su cautiverio, pero por una u otra razón, nunca consigue enviar esa carta reclamando su libertad. Finalmente, conoce a un abolicionista (Brad Pitt) que le ayudará a contactar con sus conocidos.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Gracias a un carpintero abolicionista, Solomon Northup consigue por fin entregar una carta pidiendo que busquen a sus amigos y familiares, que podrán demostrar que antes de ser secuestrado y vendido como esclavo era un hombre libre. Finalmente, unos antiguos conocidos llegan a la plantación donde Solomon recoge algodón y se lo llevan, liberándolo por fin tras 12 años de esclavitud. El protagonista vuelve a casa, donde su familia lo recibe, atónita, y Solomon descubre, orgulloso, que ha sido abuelo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados