Alvin y las ardillas Fiesta sobre ruedas

Alvin, Theodore y  Simon embarcan en una nueva aventura hacia Miami, ya que tratan de impedir que Dave proponga matrimonio a su nueva novia. Esta vez les acompañará el hijo de la nueva novia de Dave, quien tampoco está a favor del matrimonio de ambos.

Alvin y las ardillas Fiesta sobre ruedas 004

SPOILER

En el viaje a Miami, las ardillas vuelven a hacer de las suyas, y son retenidos por un agente policial del aire, del que intentan escapar, pero él no se da por vencido. El camino al destino deseado se les hace muy duro huyendo del policía, donde intentan por todos los medios entretenerle para llegar, antes de ser detenidos, a Miami para impedir la proposición de matrimonio de Dave. Miles, el hijo de Samantha, la nueva novia de Dave, habla con las ardillas de lo duro que es ser abandonado por tu padre, y las ardillas se sensibilizan bastante con el joven, incluso hasta pueden llegar a cogerle cierto cariño.

Cuando llegan a Miami, Theodore salva la vida de Miles, apartándole de la carretera cuando un coche iba a atropellarle.  Esto hace que el joven se dé cuenta de que las ardillas no son tan malas como se imaginaba. A la hora de impedir la proposición de matrimonio, Dave les dice que el anillo no era para Samantha, sino para un amigo, lo que hace tranquilizar a las ardillas y a Miles. Además, tanto Dave como Samantha aclaran que no tienen pensado casarse por el momento, pues quieren vivir su relación despacio.

Al final de la película, las ardillas quieren homenajear a Dave por los disgustos llevados a cabo días anteriores, y con ayuda de Las Chipettes y la cantante a la que representa Dave, realizan un espectáculo cantándole una canción que le llega al corazón. Ahí es cuando Alvin y sus hermanos le explican a Dave que no hicieron todo aquello con mala intención, sino que lo único que no querían era perderle, pues ellos sentían que él era su padre, pero no sabían si Dave sentía lo mismo.

De vuelta a casa, Dave lleva a las ardillas por sorpresa a un juzgado, donde firma la adopción de los tres pequeños como sus hijos, algo que emociona realmente a las ardillas.

Sobre El Autor

Soy estudiante de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos.

Artículos Relacionados