Clueless (Fuera de onda)

Cher es una bonita, rubia y adinerada chica de secundaria con 16 años. Es, junto a su amiga Dionne, la más popular de su instituto. Vive junto a su padre solamente. Este es rígido y ocupado en su profesión de abogado, y frecuentemente trae al hijo de una ex-esposa de él, Josh, que aspira también a la abogacía. Tanto Cher como Josh no se tienen demasiado afecto, y ambos se acusan entre sí de su personalidad: la de Cher superficial y materialista; la de Josh un bohemio y aburrido intelectual.

Cher pretende superar las aspiraciones comunes de su edad: poseer buenas notas sin mucho esfuerzo intelectual (persuadiendo a los profesores), aprobar el carné de conducir, conseguir un novio con el cual perder su virginidad, mantener su popularidad y ser envidiada por todos, e intentar ayudar a quienes lo necesiten desde un punto de vista algo vacío. Precisamente una nueva alumna, Tai Frasier, es objeto de preocupación de Cher, ya que carece de un aspecto agradable (según los consensos de ella) y quiere transformarla en una chica guapa y también popular. Tantas actividades en la agenda de Cher perjudicarán sus logros reales, comprendiendo tarde o temprano que ha ayudado tanto a fortalecer a los demás que no se preocupó en verdad de sí misma como creía.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Cher y Josh empiezan a confesar sus sentimientos verdaderos hacia el otro, sentados en la escalera. Josh consuela a Cher por creerse inútil y superficial y creer que todo le sale mal. Los dos tropiezan en sus diálogos confesando que están enamorados, lo que culmina en un beso. El relato pasa al casamiento del profesor Hall y la señorita Geist, dos personas que Cher emparejó por intereses propios, pero eso quedó atrás. Los protagonistas Dionne, Tai y Cher se encuentran con sus respectivas parejas. Al final Cher intenta coger el ramo de flores, ya que su ahora novio Josh la animó con una apuesta sobre quién lo agarraría.

Sobre El Autor

Crítico frustrado de música. Odio a los críticos de cine. No soy recomendador de películas. Muy joven para elegir una carrera, pero probablemente me decida entre periodismo, programador, publicista o psicólogo. No uso gafas.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*