El Hobbit: La desolación de Smaug

Tras escapar de las garras del orco Arzog, la compañía de enanos, acompañados por el hobbit Bilbo Bolsón y el mago Gandalf, prosigue su viaje hacia Erebor, el antiguo reino enano que se encuentra en manos del maligno dragón Smaug. Con la esperanza de vencer al dragón y recuperar su hogar y su tesoro se enfrentarán a los peligros del bosque negro, al reino de los elfos silvanos y a otros retos inesperados. Por su parte, Gandalf intentará resolver el enigma del Nigromante a la vez que descubrirá que el viaje de los enanos es algo más grande que la reconquista de un hogar y la recuperación de un tesoro y que, de fracasar la misión, se pondría en peligro toda la Tierra Media.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Gandalf queda prisionero en Dol-Guldur que, impotente, observa la marcha de los ejércitos de Sauron (la verdadera identidad del Nigromante) hacia Erebor. Los enanos se quedan en el interior de Erebor a salvo del dragón Smaug y con la duda de si Bilbo ha conseguido atrapar la piedra del arca o no. El dragón Smaug huye de la trampa de oro líquido de los enanos en Erebor y se dirige en busca de venganza hacia Esgaroth, la ciudad del lago, donde sus habitantes, Legolas, Tauriel, Bardo y varios de los enanos observan con pánico cómo se acerca el peligro.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*