La gran estafa americana (American hustle)

Irving Rosenfeld (Christian Bale) y su amante Sydney Prosser (Amy Adams) se dedican a timar a ricachones en el negocio del arte. Llega el día que intentan timar a la persona equivocada: el agente del FBI Richie DiMaso (Bradley Cooper). Éste busca presas más grandes, a las que podrá acceder mediante los incautos estafadores…

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

DiMassio cierra la operación. Tiene a los cabecillas, va a ser vanagloriado por sus jefes, los honores están ahí. Pero cuando acude al despacho pistola en mano para realizar las detenciones de peces gordos, se da cuenta de que le han conducido a un inocente abogado de conciliación matrimonial. Todo era un engaño, el amor de Sydney por él también. Irving y ella seguirán con su tormentosa relación. DiMassio es un estafado más…

Sobre El Autor

Redactor

Marcado por los 80, aquella época mitificada por tantos cinéfilos que hoy vamos de listillos en la que sólo había dos canales de tele y sospechábamos que la peli buena era la que tenía dos rombos porque nos mandaban a la cama. A falta de redes sociales, y siendo pésimo jugador de fútbol-plaza, me refugiaba en sesiones de tarde dobles que proyectaban, en inmensas pantallas que aparecían tras una doble cortina, espectáculos en celuloide rayado. No era de los que rebobinaban las cintas VHS antes de devolverla al videoclub, porque yo tenía un video 2000 y cuando aprendí a manejarlo ya no se alquilaban estrenos para dicho sistema. Y, a diferencia del grueso de chavales ochenteros que querían ser cineastas, mi modelo no era Spielberg. Soy de otra mayoría, la que prefería a Clint Eastwood porque no entendía la moraleja de sus películas y así me parecían más interesantes.

Artículos Relacionados