La LEGO película

Emmet es un obrero LEGO de lo más corriente, tan genérico que pasa desapercibido para sus otros camaradas. Vive en un mundo idílico, una sociedad perfecta que canta y baila al ritmo del pegadizo “todo es fabuloso”. Un día, Emmet, sorprende a una misteriosa mujer colándose en el recinto de su obra tras la hora de cierre, al seguirla, cae por un profundo orificio en el suelo, hallando en su interior una reliquia que queda al tocarla, adherida a su espalda.

Pronto Emmet será identificado por una organización clandestina llamada los constructores como un mesías, un héroe capaz de proezas inimaginables, el Maestro Constructor. Su misión: salvar el mundo, una aventura para la que el pobre obrero no está preparado.

La ciudad LEGO está dirigida por “Megapresi”, un tirano de doble rasero que se muestra encantador de cara al público pero que, en sus fueros internos, quiere fijar un orden absoluto por medio de una reliquia ancestral el “Kragle” que no es otra cosa que un bote de pegamento humano. La labor de Emmet y su grupo de extraños nuevos amigos será poner fin a sus tiránicos planes de pegar a toda LEGO City.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Emmet y sus amigos hacen frente a “Megapresi” pero, finalmente son capturados en la última planta de su rascacielos privado. Todos han sido reducidos y conectados a una máquina alimentada con una pila de nueve voltios que los fundirá cuando la cuenta llegue a cero. Emmet consigue liberarse momentos antes y se tira al vacio con la pila, evitando así la destrucción de sus amigos. Al caer desde lo alto de la torre y tocar fondo se da cuenta de que, todo lo que conocía, todo su mundo, era en realidad la gigantesca mesa de juegos de un adulto en el mundo real. (Will Ferrell)

El adulto descubre a su hijo pequeño jugando con su maqueta y le riñe bajo la atenta mirada de un Emmet que ve impotente como su mundo se desmorona.
“Megapresi” y el humano guardan una más que casual similitud, ambos intentan fijar toda la ciudad con pegamento “Kragle” para que nadie pueda nunca romper ese orden que tantos años y cuidados ha costado mantener.

En un descuido, el hijo pequeño, coge la figura de Emmet y la reintroduce en la acción, su misión: cerrar el bote de pegamento con el artefacto que lleva adherido en su espalda, la propia tapa del pegamento.

El obrero y el tiránico presidente, combaten en ciudad Lego, mientras fuera, el padre y su hijo hacen lo propio por el uso de la gigantesca maqueta.

Al final Emmet y el crio logran convencer a sus enemigos. El padre queda maravillado por las nuevas construcciones que ha desarrollado su hijo y por fin el orden y la creatividad pueden convivir. Además, el adulto, accede a dejar jugar también en su maqueta a la hermana pequeña del muchacho, quien lleva sus Lego Duplo a la ciudad, desembocando en todo un nuevo conflicto para nuestros héroes.

Sobre El Autor

willkill40
Redactor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*