La vida secreta de Walter Mitty

El aburrido Walter Mitty (Ben Stiller) lleva una simple y rutinaria vida como editor fotográfico de la revista Life. Nunca ha estado en ningún sitio, nunca ha hecho nada especial ni extraordinario, pero lleva dieciséis años contemplando fotografías de los lugares más bellos y exóticos del mundo. A menudo se queda colgado, y se evade de su ordinaria vida viajando mentalmente a universos fantásticos. Está enamorado de su compañera Cheryl (Kristen Wiig) pero no se atreve a hablarle en persona, así que intenta hacerlo a través de la página de contactos a la que ambos están apuntados. La web en cuestión no funciona, de modo que Cheryl nunca llega a recibir sus “guiños” virtuales aunque, finalmente, la realidad terminará por unirlos.

Un día, Mitty llega al trabajo y le dicen que han comprado Life: pasará a ser una edición sólo digital, lo que reducirá drásticamente la plantilla, entre otros cambios. Los nuevos jefes, una panda de jóvenes peripuestos y estirados que no tienen ni idea de la empresa, empezarán a despedir sin escrúpulos a los empleados. Sean O’Connell (Sean Penn), el fotógrafo más reputado de Life, ha enviado al departamento de Mitty el negativo de la que ha de ser la fotografía de portada del último número impreso de la revista. Pero ese negativo no aparece por ningún sitio, y Sean es un aventurero de la vieja escuela, de los que van por la vida sin un número de contacto ni una dirección fija. Walter Mitty deberá embarcarse en el periplo de su vida para encontrarlo, y dar con la foto de portada antes de que lo despidan.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Walter Mitty deja atrás a su gris personaje y renace convertido en un aventurero, una suerte de “Indiana Jones que se ha hecho cantante de una banda de rock”. Finalmente se queda con la chica, y al pasar por un kiosco ven la fotografía-Macguffin que es portada del último número de Life: una imagen en blanco y negro del propio Mitty, sentado en la entrada del edificio de Life, contemplando una hoja de contactos fotográficos. ¿El titular? “El último número de Life, dedicado a la gente que hizo Life.”

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*