Opinión: Mis películas favoritas de 2013 según TrylerDurbank

Terminó el año y con él empiezan a abundar las listas que recogen lo mejor del mismo. Películas, comics, novelas, discos… Es el momento de tomarse un respiro y decir simplemente que es aquello que más nos ha gustado, sin ningún tipo de pretensión. O lo que menos, en el caso de aquella gente que no tiene alma. En mi lista de películas del año no recojo aquellas que más placer me han causado. Tampoco las que más rabia y furia me han provocado. Simplemente escojo 12 films que me han conllevado una reflexión sobre la existencia de las mismas. Estas son mis 12 películas destacadas del 2013:

IRON MAN 3

Parece mentira que solo hayan pasado 8 años desde el último Batman de Joel Schumacher (Batman y Robin) hasta el primero de Cristopher Nolan (Batman Begins). A pesar del entusiasmo y de la euforia con la que se recibieron las dos primeras partes de la trilogía de Nolan (en la tercera a pesar de algún que otro incondicional, las algarabías se vieron reducidas) parecía que existía la ausencia de una perspectiva. De la misma manera que las últimas entregas de Joel Schumacher proclamaban el exceso hasta cotas desconocidas, las de Cristopher Nolan pecaban de lo contrario. La exhibición de trascendencia era tal que costaba poder tomarse en serio el drama de un Christian Bale que ponía voz de tener un gran sufrimiento en su ser interior. Parecía que había que tomar bando, o eras de Schumacher o eras de Nolan.

Y llegaron Robert Downey Jr. y Shane Black. En los últimos años, bajo el mando de Jon Favreau, los estudios Marvel han dado luz verde a hasta tres films (dejando a un lado Vengadores) protagonizados por uno de los héroes más dramáticos de cómic. Sustentando su desarrollo en uno de los mayores aciertos de casting de los últimos años, Iron Man nos descubrió en su tercera entrega que se puede ser dramático sin perder de vista en ningún momento un estilo basado principalmente en los excesos de su protagonista. Si El Caballero Oscuro supuso un punto de inflexión por humanizar al héroe (algo que ya había hecho Shyamalan años antes en El Protegido) Iron Man 3 debería serlo por recordarnos que los héroes también pueden ser entretenidos.

LA GRAN BELLEZA

“Es lo primero y lo último que dicen de mí” comenta el personaje interpretado por Giovanna Vignola en La gran belleza refiriéndose a su problema de enanismo. Podríamos escribir folios contando las bondades del último film de Sorrentino, ese reverso de El árbol de la vida, pero lo que vamos a destacar es la presentación de su protagonista, Jep Gambardella.

Presentar a un personaje es algo más complicado de lo que puede parecer. Como bien indicaba Vignola, lo más habitual es verle en un par de situaciones correctamente posicionadas por el guionista que nos ayuden a hacernos una idea de por dónde flojea y cuáles son las principales virtudes del mismo. Hasta los diez minutos del film, aproximadamente, no vemos a Jep. No solo eso, sino que cuando le vemos tampoco parece que vaya a merecer un mejor trato que el resto de sus compañeros que hemos visto previamente. La ruptura, el momento en el que sabemos que esa va a ser su historia, es de un nivel y calidad solo similar al resto del desarrollo de su personaje. Hasta la última secuencia del film no terminamos de conocer a Gambardella. Como si de una presentación de personaje de dos horas y media fuera, La gran belleza nos enseña cómo se puede crear un enorme enigma alrededor de una persona cuyo principal miedo es exactamente el mismo que tienen el resto de seres humanos.

MOVIE 43

Tras rodar Vaya par de idiotas, un film con escaso éxito comercial, los Hermanos Farrelly decidieron aprovechar la que pensaban iba a ser su última oportunidad en la industria para escribir el film que ellos deseaban. Sin ponerse ningún tipo de censura escogieron llevar a cabo una historia con todo aquello que se les ocurriera para, en el caso de tener que salir, poder hacerlo por la puerta grande. El título de ese guion era Algo pasa con Mary.

Unos cuantos años después, tan consolidados que incluso se ha bautizado a un tipo de humor con su nombre, los Farrelly decidieron llevar a cabo un proyecto muy similar a aquel film protagonizado por Cameron Diaz y Ben Stiller pero con una diferencia: esta vez no tenían que demostrar nada a nadie y la industria iba a estar de su lado. Con cameos de gente que automáticamente pasan a caer mejor a todo aquel ser humano con algo de criterio como Naomi Watts, Halle Berry, Hugh Jackman o (de un arrepentido) Richard Gere, los Farrelly decidieron en Movie 43 que esta vez iban a ser ellos los que iban a poner las reglas y llamando a unos cuantos amigos crearon una película compuesta de sketches, sin ningún tipo de pretensión más allá de hacer reír. Probablemente la película más reivindicable del año.

MI LOCO ERASMUS

Quizás es una frase que se repite cada año pero da la sensación de que este año ha sido especialmente fructífero para el cine español. Concretamente en lo que respecta a aquel cine que exige una búsqueda previa, que no es tan sencillo de encontrar. Gente en Sitios, La Tumba de Bruce Lee, Cabás, El Callejón… Son muchas las películas que por un motivo u otro parecen sentar un precedente este año, sin embargo nosotros vamos a destacar entre todas ellas a Mi Loco Erasmus.

Si Mi Loco Erasmus merece una mención especial es porque probablemente nadie podría calificar su género. No estamos hablando de cine experimental, ni mucho menos. O a lo mejor sí. Lo que está claro es que todo empezó como un documental. Aparentemente luego se transformó en un falso documental. ¿O es un falso falso documental? Lo dicho, Mi loco erasmus es una de las películas más confusamente divertidas de este año 2013. Carlo Padial insiste en ser uno de los nombres más interesantes del audiovisual español y Didac Alcaras se confirma como uno de los humoristas que en mejor forma se encuentran actualmente en España.

THE BLING RING

Hay películas que parecen no tener guion. Da la sensación de que su intención final trasciende cualquier camino ya surcado y que necesita crear su propio lenguaje para expresar su mensaje. David Lynch, Terrence Malick, Jean Luc Godard, Warner Herzog… Muchos nombres nos vienen a la cabeza, en muchas ocasiones fácilmente identificables. Sin embargo este año ha habido un film que ha ignorado varias reglas aparentemente sagradas de guion, cuya distribución dictaría que ha sido un film mainstream y sin embargo no mucha gente ha reparado en ello.

La última película de Sofia Coppola está protagonizada por personajes odiosos, más cerca de provocar rabia que empatía y está dotada de exclusivamente dos puntos de giro (la primera vez que entran en una casa y la última) con lo que podría dar la sensación de que el largometraje solo trata de cómo unos chavales entran a robar en casas de famosos. Y es que es simplemente eso (en gran medida). El mérito es que lo es deliberadamente. Más allá de todas las comparaciones existentes con Spring breakers y que sean dos films con objetivos diferentes lo que parece evidente es que en este caso a Harmony Korine le ha tocado ser el alumno más obediente.

DOLOR Y DINERO

Este año en España se han estrenado The master y Dolor y dinero. Una de las dos nos hablaba de los peligros que puede tener una figura con poder por encima de otra altamente influenciable, estaba fundamentada por grandes interpretaciones, una dirección que le venía como anillo al dedo y estaba basada en hechos sucedidos en la realidad. La otra la dirigió Paul Thomas Anderson.

MANIC PIXIE DREAM GIRL/ URANES

Otro aspecto destacable del año para el cine español es el nacimiento del littlesecretfilm. El manifiesto creado por Pablo Maqueda y Haizea G. Viana cuyo éxito se ve reflejado en la alteración que sufrieron sus estatutos una vez Calle 13 decidió invertir su confianza a través de un apoyo económico, nos ha descubierto las dotes de dirección que tienen varios profesionales del audiovisual a los que pocas veces habíamos visto detrás de las cámaras. Su principal atractivo: sus restricciones.

A pesar de que el nivel medio de las obras hechas hasta ahora es sorprendentemente alto y que los nombres involucrados son garantía de éxito las dos películas que quería resaltar son la primera de Pablo Maqueda (Manic Pixie Dream Girl) y la de Chema García Ibarra (Uranes). Ambos hacen de los inconvenientes que podrían conllevar los principios del movimiento, sus principales virtudes. A través de una de las exhibiciones interpretativas del año una y por medio de un lenguaje basado en imágenes tan estáticas como magnéticas, conducidas por una inquietante voz en off la otra, el “movimiento Dogma del cine español” se ha puesto el listón muy alto para sus próximas entregas.

HITCHCOCK

Quizás uno de los géneros de cine que más desequilibrio tiene entre el hype creado una vez anunciado el proyecto y la indiferencia (y en ocasiones olvido) que causa el estreno final es el del biopic. En parte es lógico, el morbo que causan los nombres propios es universal y siempre causa curiosidad saber quiénes serán los encargados de interpretar a aquellas personas que todos conocemos. En cambio, ¿cuántos biopics recordamos como películas memorables? Quizás una de las últimas en conseguirlo fue La red social. Que David Fincher y Aaron Sorkin tomaran la decisión de que su protagonista fuera bastante insoportable parece que fue decisivo para ello. No hace falta más que ver Jobs, por ejemplo. No deja de resultar curioso que muchos coincidan en que es un film complaciente con la persona que retrata, incluso incidiendo el film en el aspecto vengativo y casi sociópata del personaje.

Pero hablemos de Hitchcock. A priori, pocos retos que infundan más respeto pueden haber que el de llevar a la gran pantalla la vida de aquel considerado como uno de los mejores directores de la historia del cine. Sascha Gervasi, que ya dirigió esa retroactiva respuesta irónica a Searching for Sugar Man llamada Anvil, decidió hacerse cargo de esa enorme responsabilidad. ¿El resultado? Un Anthony Hopkins con un maquillaje similar al que hubiese utilizado Joaquín Reyes en un hipotético “testimonio”, un Hitchcock humillado cuyas ideas con más valor eran propiedad de su mujer y que además tenía como conciencia a uno de los psicópatas más peligrosos de la historia. Independientemente del resultado final y de los gustos de cada uno, lo que no se puede negar es que es una proclamación sobre la importancia de relativizar tan sorprendente como, aparentemente debido a las reacciones de la crítica y del público, necesaria.

GRAVITY

Si antes comentábamos que incluso hay películas mainstream que deciden romper las reglas del guion sin perder de vista a su target, Gravity nos demuestra que el cine va mucho más allá de que los guiones sean buenos o malos, como es este el caso. Independientemente de abusos de dramatismo o actrices obligadas a ladrar, quizás el mayor error del film es que se traiciona a sí mismo. Lo primero que puede ver el espectador es un mensaje sobre los peligros que se esconden en el espacio, destacándose entre ellos la ausencia de sonido de ningún tipo. Lamentablemente, una banda sonora acompañará a la película no permitiéndonos olvidar en ningún momento que estamos asistiendo a una obra de ficción.

¿Lo más curioso de todo? La película sigue funcionando. No hay más que ver las reacciones de crítica y público. Gravity es uno de los títulos del año. Pocas películas han provocado tanta unanimidad. Lo visual monopoliza el largometraje hasta el punto de que el guion parece ser reducido a un simple obstáculo. No importa lo que dices. Importa cómo lo dices.

ANTES DEL ANOCHECER

Si en algo estaremos de acuerdo es en que la fórmula “chico conoce a chica” ha fundamentado gran parte de la historia del cine. Desde el cine negro hasta el de ciencia-ficción muchas historias han tenido como hilo conductor el romance entre dos personajes. Sightseers, Blue Valentine, To the wonder… Parece ser que este 2013 nos ha traído una visión un tanto cínica sobre el amor. Posiblemente la prueba más clara de esta corriente ha sido el desenlace de la trilogía que nos ha traído a una de las parejas más románticas de los últimos años.

Difícil la papeleta que tenía Richard Linklater. Tras haber realizado dos entregas protagonizadas por una de las parejas que más complicidad y unión habían logrado en la historia del cine ahora le tocaba dar una resolución que pudiera estar a la altura. Parecían existir dos opciones igual de insatisfactorias: por un lado estaba la posibilidad de que realmente estuvieran hechos el uno para el otro y su historia se cerrara con hora y media de arrumacos y felicidad un tanto insoportable y por otro lado estaba la alternativa de que su relación hiciera aguas y, afrontémoslo, si ni siquiera Celine y Jesse pueden ser felices, ¿qué nos queda a los demás? La solución de Linklater pasó por una mezcla de las dos. Celine y Jesse seguirán juntos ya que por encima del amor romántico e idealizado existe otro tipo de amor mucho más importante. Es un final feliz, sí pero no podemos obviar el lado amargo que esconde que ni siquiera para aquellos que parecían hechos el uno por el otro existe el amor eterno.

THE ACT OF KILLING

Se tiene el concepto de que si el público no consigue empatizar con los personajes que se le presentan, la película que están viendo fracasará. Es algo erróneo. Películas como La naranja mecánica, El talento de Mr. Ripley, El club de la lucha o Mientras duermes están lideradas por personajes que no buscan la complicidad ni la aceptación del público y sería absurdo discutir su efectividad. En los documentales esta regla parece no estar tan arraigada. El fin no es el mismo. No hay puntos de giro, no hay evoluciones, no hay transformaciones. O sí.

La evolución del protagonista de The act of killing es mucho más consecuente, lógica, escalofriante y efectiva que la de la inmensa mayoría de personajes que ha dado el cine este año. Dentro de donde decida cada uno poner el límite de su credibilidad respecto al documental de Joshua Oppenheimer, lo que está claro es que la historia de Anwar Congo es quizás la mejor construida del año. Tener en cuenta lo importante que decían ser para él las películas que veía solo hace un poco más redondo uno de los documentales con más elementos a destacar de este 2013.

SIETE PSICÓPATAS

En la entradilla del artículo decía que el fin de esta lista no era pararme a destacar cuáles eran mis películas favoritas del año. No me iba a limitar a apuntar aquellas historias que más goce habían provocado en mí durante estos últimos doce meses. Bueno, mentía.

Sobre El Autor

Redactor

Odio a la gente que habla en el cine. Y a la que hace ruido comiendo. Y a la que sacan el móvil para mirarlo en mitad de la película. Y a la que hace cualquiera de estas cosas fuera del cine. Y a las que no.

Artículos Relacionados