Opinión: Oblivion

Oblivion es el último film hasta ahora de Tom Cruise. La presencia de este actor despierta una polvareda de atracción-rechazo considerando la religión que profesa. En última instancia, Oblivion podría consumar las capacidades metafísicas de la cienciología (Dios en la película no es un ente sino tangible y una entidad extraterrestre o alienígena), aunque esa afirmación es muy arriesgada por el momento. Si os fijáis en otras críticas generalizadas del periodismo, hay insuficientes calificaciones positivas sobre la cinta. Es difícil abrazar completamente el proyecto. Al terminar de verlo, te das cuenta que tiene algo especial, pero que no consiguió atraparte del todo.

INFLUENCIAS DE LOS 70

En mi humilde criterio, Oblivion sufre de un problema frecuente de la ciencia ficción intelectual de antaño. Remontémonos brevemente a la década de los 70: con 2001: Una odisea en el espacio de Stanley Kubrick, el género se diversificó y consolidó una oleada de directores interesados en la técnica. Tanto 2001: Una odisea en el espacio como por ejemplo Marathon Man adquieren una narrativa excesivamente lenta en su desarrollo. En alguna manera Oblivion repite el patrón durante la primera hora. No es que la narración a tempo larga sea un error, pero el espectador contemporáneo podrá aburrirse con facilidad.

Y es que Oblivion tranquilamente es un artefacto de un par de décadas anteriores, pero con el brillo, costura limpia presupuestaria de 2012-2013. Si nos ponemos quisquillosos, no es demasiado original. Hasta haría chistes diciendo que se trata de una combinación de Wall.e con las armas láseres de Star Wars. Pero en verdad Oblivion es una actualización no-comunista de Solaris, film soviético de 1972 (con la influencia de la glasnost y caída de la URSS, es fácil encontrarla). En Oblivion, la idea de los clones es calcada del modelo Solaris (aunque la historia y propósito es diferente). Segunda influencia: tiende a absorber las intenciones crípticas y pensantes de 2001: Una odisea en el espacio, sea lo más notorio la materialización de Dios en un diamante de carbón con un ojo rojizo que rememora a HAl-9000 y el monolito.

Estas influencias no son un problema, ya que el resultado sigue siendo intrigante. Dios en esa forma y el argumento tienen un encanto particular. No obstante, el defecto de Oblivion es que se encadena a las convenciones de dirección de los 70. La excesiva lentitud del primer tramo es bastante pesada. Es probable que parte de la cuestión se deba también al engañoso trailer y al reparto de estrellas. Los trailers y la figura de Tom Cruise y Morgan Freeman conseguían la frescura de un film de acción, y no es así. No es que el espectador no aguante un film de sci-fi intelectual, pero todavía se siente como una especie de dolor resignarnos a ver un largometraje con limitado contenido de acción cuando creíamos lo contrario.

DEFECTOS

Y ese dolor se agrava a factores secundarios poco desarrollados. Morgan Freeman no está lo suficientemente explotado, aparece unos pocos minutos y todo lo que realiza es simple. Tom Cruise, el protagonista, se encuentra más mimado. Un par de referencias hacia su persona contribuyen: por ejemplo, en los primeros minutos Cruise rememora sus días como estrella deportiva, lo que se puede interpretar como una referencia a Jerry Maguire (por cierto, ¿Cómo puede recordar eso, si al personaje le borraron la memoria?). También en su hogar, se puede ver la portada del disco “Exile From Main Street” de los Rolling Stones, ¿Será acaso una referencia a su etapa de rockero en Rock of Ages?.

Pero dentro de los factores poco desarrollados se acentúa el romance del film, meramente concretado. Al parecer, es el impulsor de la trama misteriosa, pero ni Cruise ni su compañera Olga Kurylenko despiden mucha química entre sí. Una oportunidad desperdiciada tal vez porque se pretendía dar apoyo a las bravatas trascendentales del film, menguando el amorío para no calificar de film romántico.

CONCLUSIÓN

Pues bien como habrás leído, Oblivion no es mala. Es cierto que extrae fuentes de variados filmes, pero el resultado es igual de interesante. Las objeciones que se le formulan se deben, principalmente, a la dirección narrativa lentísima y muy popular en los 70 pero hoy día obsoleta. El romance rústico es un segundo fallo de peso para la experiencia. El escaso aporte de Freeman y el hecho engañoso de pensar que se trataba de un film de acción… suman puntos negativos.

Si tuviese que otorgarle una calificación de la película, sería de siete estrellas y media (sobre diez). Oblivion obtuvo una generosa taquilla, quizás por Tom Cruise que siempre ha movilizado audiencias. Esto contrasta muy fuerte con su vida personal bastante bizarra y mediatizada incesantemente. Oblivion funciona como una prueba más de la marca confiable del susodicho actor. Para algunas personas, les será un alivio pensar que los medios de comunicación del siglo XXI no son tan poderosos ni poseen la capacidad de destruir a una persona, en este caso a Tom Cruise.

Sobre El Autor

Crítico frustrado de música. Odio a los críticos de cine. No soy recomendador de películas. Muy joven para elegir una carrera, pero probablemente me decida entre periodismo, programador, publicista o psicólogo. No uso gafas.

Artículos Relacionados

2 Respuestas

  1. Knox

    La influencia mas clara de la película es la de Frank Herbert y su obra: Dune. Los Skavengers recuerdan demasiado a los Fremen. Cualquiera que viera el mundo desertico en el que se movían y supiera lo que es un destiltraje… Vamos, yo vi el giro argumental a la legua. Y es una pena. Aparte claro de la nefasta publicidad de la película en la que se ve a Morgan Freeman de negro compartiendo cartel. Dos mas dos son cuatro.

    • Juan Pablo Lopez Maggi

      En realidad como comenté en la opinión, “Oblivion” toma influencias de varios filmes. Si tuviese que ponerme a escribir de cada filme… por eso sinteticé. Por ejemplo, además de tu ejemplo, también rememora a películas como “El planeta de los simios”. Algunos críticos coincidieron que el argumento se basa en “Moon” (el asunto de los clones), pero esta temática toma extractos de Solaris