Opinión: Venganza

Venganza 001Nadie que esté constantemente mirando el cine de hoy día quedó exento del impacto mediático de Venganza. Odiada por la crítica estadounidense, pero amada por el resto del mundo e incluso en su propio país. Tal vez estos periodistas esperaban una confección de Nouvelle Vague al ser una cinta francesa, y se dieron contra la nariz cuando lo que analizaban fue un film de acción estándar. Pero la palabra “estándar” no es un término que pueda aplicarse por completo, porque Venganza no es nada más que un film inteligente: el tipo de proyecto que está diseñado para atraer a varios públicos. Y para sorpresa de sus propios encargados, eso es lo que sucedió.

EL ATRACTIVO DE LA PELÍCULA

Venganza no cautivó únicamente al consumidor de acción, sino a cualquier persona que guste ver una película, sea desde jóvenes hasta amas de casa. El secreto del film es que utilizó un problema del siglo XXI que concierne a todos: la trata de personas. Bajo este contexto, el guionista Luc Besson aprovechó sus inmaculadas habilidades para delinear un cuerpo inteligente de escritura, suficientemente pesada para que su contundencia perdure. Si uno intenta encontrar la explicación del por qué fue un éxito Venganza, deduce que lo menos interesante es la acción. Se puede apuntar su atractivo a las frases brillantes, las trampas ingeniosas y herramientas sofisticadas.

Es un cruce entre la elaboración de James Bond y la actualización de Jason Bourne, pero este largometraje es un blockbuster al alcance de cualquier condición: uno aplaude a Bourne por su técnica y acción, pero en este film el espectador realmente se siente atraído y conmovido con diálogos tales como “Van A Encontrarte” o “Tienes 96 horas… para nunca encontrarla”. Son frases que la gente las toma propias y certeras, simplemente porque así funciona en la vida real… y es difícil borrar el impacto al volver a escucharlas. Pero también hay un fuerte ingenio que lo identificamos, sea en la trampa de “Buena Suerte” que el protagonista Nesson encarnado al ex agente Bryan deja a sus enemigos, o mejor aún: cuando en vez de atacar a Jean-Claude Pitrel por traidor, lo aprieta psicológicamente disparándole a su mujer. Son elementos que cualquiera en lugar de Nesson le gustaría planear. Otro ejemplo podría ser cuando le enchufa un micrófono al proxeneta: cualquier héroe de acción lo hubiese agarrado del cuello y obligarlo a hablar, pero Liam es más inteligente y sofisticado.

Venganza 003

Este mecanismo de introyección a través de esquemas muy sólidos en el guion es la clave. Para ese entonces, todos los involucrados en este proyecto se dan cuenta de ello, y construyen un film que califica de acción pero es menos asfixiante, solo para que la cantidad de escenas físicas no oscurezcan el verdadero gancho que residen en sus diálogos y trucos. Seguro, Nesson le rompe la cara a varios y destroza lo que encuentra a su camino, pero nunca estos momentos se extienden más de lo razonable (entre unos 4-6 minutos por cada una de estas secuencias) para formar cresterías molestas.

Además, no existe aquí un villano en plena regla y el combate final no es tan extensivo. Todavía la escena donde Bryan debe saltar al barco, elude el cliché ruidoso y grandilocuente de estrellar el vehículo que manejaba con el puente para llegar al destino. El resto, la película le presta una importancia insólita a la estructura de la mafia de blancas, como la escena sobre la venta de mujeres: en un lujoso lugar, con champán y bajo los vidrios que recubren, se rematan los “artículos” para la venta. Otro momento memorable.

LOS DEFECTOS

Considerando que Venganza es un film muy bueno, resulta fácil pasar por alto sus defectos. Pero este film también los tiene y son graves. No tantos para confundir la calidad final, pero sí para destacarlos aquí en esta sección. El primero es que el film mantiene sorprendentemente un desarrollo pobre del elenco: con Liam Nesson sabemos su inteligencia y manejo simplemente porque es el protagonista del film de mayor presencia. De manera convencional el guion introduce las piezas, como cuando Nesson le invita un refresco a la cantante popular para “contrarrestar el shock”. Todo meticuloso para que el espectador exclame “¡¡Guau!! ¡¡No lo sabía!!” “¡Que Bien preparado está Liam Nesson!”.

Venganza 005

La exmujer del protagonista es una detestable señora, intencionalmente así para que su conclusión ella casi de rodillas agradezca a su ex-esposo. La hija tampoco posee un tiempo de pantalla aceptable para destacar, y su amiga… bueno, lo único que conocemos antes de toda la tragedia es que le gusta el sexo internacional (¿Una extensión del mensaje interracial de “Brown Sugar” de los Rolling Stones?).

El problema no son los secundarios, sino Liam Nesson. Su poco desarrollo impide humanizarlo en un 100%. Es el defecto que conlleva a más problemas: si uno lo analiza con lupa, se dará cuenta que Nesson no intenta hacer una apología en contra de la trata de personas. Este señor es un padre preocupado por su hija, y no muy interesado por saber qué ocurrirá con la decena de mujeres que han quedado dentro de los lugares donde se ha metido. Por supuesto, muchos héroes solo se motivan con la búsqueda o liberación de un familiar (La jungla de cristal), pero al menos siempre en estas cintas queda la sensación de que el protagonista musculoso de turno ha liquidado a todos los malos para que no molesten a nadie más.

Pero aquí en Venganza Nesson no parece acabar con todos ¿Qué hay de las chicas prostituidas que han quedado en la construcción? ¿Qué hay de los cadáveres o las chicas drogadas de la casa de Marco? ¿Seguirán con su cruel suerte? ¿Serán liberadas alguna vez?. Al parecer, solo la chica con el abrigo de su hija fue la única que el agente rescató… lo cual constituye una especie de vacío considerando que Nesson tiene las herramientas para cortar de cuajo esa mafia (¿no es acaso un ex-agente de la CIA?).

Venganza 004

Otro de los problemas de su egoísmo, es que el protagonista se ve envuelto en una escena de tortura. Que se entienda bien: se permite que el moralismo sea laxo en determinados momentos. Disfrutamos por ejemplo cuando el detective Callahan dispara sin reparos al antagonista en Harry el sucio, aun siendo un mal ejemplo. Pero en el caso de Nesson en Venganza, él debe torturar a Marco para obtener información. No es que me sea un problema la secuencia de torturas, pero el guion comete un “fallo” en esa escena: dice una verdad que para muchos pasará desapercibida, pero lo hace más egoísta al protagonista.

Nesson hace alusión a su pasado, donde en el tercer mundo tenía que torturar al reo y no disponía de electricidad constante para ello, obligándose al uso de arrancar uñas o el ácido. Este detalle es un tanto perturbador cuando en cierta perspectiva histórico-política: uno podría comparar ese diálogo con las torturas de Abu Ghraib, o los detalles escabrosos actuales donde se confirman técnicas de tormento a prisioneros terroristas en Irak (no todos fueron en Guantánamo, de hecho eso lo “atestigua” el largometraje La noche más oscura). Disculpen mi ignorancia, quizás esté equivocado, pero ¿Qué hace un organismo estadounidense torturando personas en Oriente?. Aun cuando sean peligrosos ¿Qué hace operando de manera impía en un piso ajeno? ¿Será por eso que los musulmanes se convierten en terroristas para Estados Unidos, simplemente porque no desean que ningún invasor de ningún país los controle e imponga órdenes?. Pero repito una vez más: tal vez es ignorancia mía… tal vez.

Venganza 002

CONCLUSIÓN

Si uno únicamente se dispone de disfrutar de una película, descubrirá que Venganza es un film de acción con un enfoque mucho más abarcativo que los estándares. Es capaz de captar a todas las audiencias: a los consumidores de acción, ellos obtendrán su cuota de golpes y disparos. Para los demás, hay una fuerte mano robusta en el guion ingenioso y muy elaborado… lo cual es de mayor atractivo que la acción en sí mismo. Si tuviese que darle una calificación, le entregaría 8 estrellas y media de 10. Desde una inspección estrecha, uno podrá reprochar al film sobre ciertas licencias que van desde la preocupación del padre egoísta exclusivamente por su hija, hasta las miserias del gobierno de una superpotencia que en su constitución se dispone estar al servicio de nuestro señor.

Sobre El Autor

Crítico frustrado de música. Odio a los críticos de cine. No soy recomendador de películas. Muy joven para elegir una carrera, pero probablemente me decida entre periodismo, programador, publicista o psicólogo. No uso gafas.

Artículos Relacionados