Amor y otras drogas

NOTA: ★★★★★★☆☆☆☆

Parece que el género de la comedia romántica no se quiere perder la oportunidad de visitar la cartelera semana a semana con nuevas historias. La película que se ha estrenado hoy es Amor y otras drogas, que parte de un concepto bastante original y una pareja protagonista de enorme calidad artística. Además, su director es el respetado Edward Zwick, responsable de películas tan famosas como Resistencia, Diamante de sangre, El último samurai o Leyendas de pasión. El film se basa en el libro Hard Sell: The Evolution of a Viagra Salesman, escrito por Jamie Reidy partiendo de los propios acontecimientos que le ocurrieron en su vida.

ARGUMENTO

Jamie es un vendedor especializado en electrónica que termina siendo despedido debido a las costumbres que tiene de tener encuentros sexuales con todas las chicas atractivas que encuentra. Tras pensarlo mucho, el joven acaba entrando a trabajar como representante farmacéutico, un mundo donde la competencia es elevada. En una de sus visitas para dejar muestras de sus productos y hablar con los médicos, Jamie se cruza con Maggie, una paciente de parkinson que buscaba drogas para combatir su enfermedad. A partir de ese momento la vida de ambos dará un giro radical y descubrirán, juntos, que hay mucho más allá de hasta donde les llegaba a alcanzar la vista previamente. El amor, contra todo pronóstico, será la droga que más fuerza termine teniendo en sus vidas.

REPARTO

Anne Hathaway comentaba en varias entrevistas que sintió interés en Amor y otras drogas aún sabiendo que tendría que desnudarse delante de la cámara. La actriz quiere combatir contra el estándar norteamericano, que huye del sexo lo máximo posible, y deja que el director Edward Zwick la grabe de forma sensual en un buen número de escenas sexuales en compañía de su coprotagonista, el talentoso Jake Gyllenhaal. Sin duda, la combinación de inocencia y ese toque de simpatía que caracteriza a Hathaway, es lo que más caracteriza a la producción. Pero también es merecible el trabajo que realiza Jake Gyllenhaal, quien ya ha perdido algunos de los músculos que desarrolló para Prince of Persia: las arenas del tiempo, encajando mejor con el papel que realiza. El actor comienza interpretando al típico galán de comedia romántica, ese que se las lleva a todas de calle, y poco a poco va evolucionando, ganando humanidad y corazón, y dando a su personaje muchísima más consistencia. Gyllenhaal, que tiempo atrás destacó en el género de la comedia con películas tan divertidas como El chico de la burbuja, sale bien parado de las escenas cómicas y también de las románticas, ofreciéndonos una muy buena interpretación.

Los secundarios de Amor y otras drogas hacen un trabajo estupendo, destacando la presencia de los cómicos Oliver Platt, Hank Azaria, y Josh Gad, que dan forma a tres personajes relacionados con la pareja, respectivamente: compañero de ventas, médico, y hermano de Jamie. Las escenas protagonizadas por Josh Gad son algunas de las más divertidas del film, aunque quizá su personaje está demasiado estereotipado e introducido de forma un poco exagerada.

LA PELÍCULA

Amor y otras drogas parte de una historia más original que la habitual en el género de las comedias románticas. Hay de por medio un claro desarrollo evolutivo de los protagonistas, un buen trasfondo que resulta interesante (todo lo relacionado con el mundo de los representantes farmaceúticos, de las drogas como la viagra, etc), y un desarrollo donde se combinan muchos estilos. Pero por desgracia, la película tiene un defecto, y es que aún con casi dos horas de duración, abarca demasiados temas y va picoteando de cada uno de ellos poco a poco sin organizarse y sin tener muy claro de qué trata en realidad. Se comienza una interesante narrativa en cuanto al tema de las ventas farmaceúticas, se van colando escenas de sexo gradualmente, hay algunas secuencias cómicas que podrían encajar en cualquier momento de la película sin importar demasiado el momento, y después el film se convierte en una película romántica al uso para terminar en el desenlace prototipesco que todos nos imaginamos. Parece que el guión tenía buen material, pero que Edward Zwick, Charles Randolph y Marshall Herskovitz, responsables de adaptar el libro original, no han conseguido ordenar de forma adecuada para la gran pantalla. Y es una pena, porque planteada de otra manera, con un desarrollo más organizado y con más cabeza, Amor y otras drogas podría ser una comedia romántica de las que se pueden considerar de sobresaliente. Al menos el reparto hace su trabajo y en ese aspecto no hay nada de lo que nos podamos quejar.

CONCLUSIÓN

Nos sorprendió que la película tuviera una duración de casi dos horas, algo que no es habitual en el género de la comedia romántica, pero sabiendo todos los elementos que introduce, comprendemos la extensión del metraje. No es un mal film, y aunque tampoco resulta una comedia romántica ni muy graciosa ni muy empalagosa, sí podemos decir que tiene una de esas historias interesantes que nos despiertan el interés por diversos temas. Pero como decíamos antes, Amor y otras drogas podría haberse materializado de una manera mucho más atractiva y consistente.

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados