Arrietty y el mundo de los diminutos

NOTA: ★★★★★★★☆☆☆

El Studio Ghibli está considerado como el Disney de Japón, y no es para menos, dado que sus producciones han ganado una especial relevancia en lo relacionado con el mundo de la animación. Sus películas son extremadamente esperadas en todo el mundo, y en Japón han conseguido que incluso quienes no tienen costumbre de ver animación sean fans de Ghibli. Se habla acerca de que el Studio Ghibli es la única productora de anime que conecta con el público general en Japón, que te puede no gustar el anime por haber alcanzado una edad adulta o haberte alejado de este tipo de producción, pero que siempre disfrutarás con las obras de Ghibli. Y es cierto que esta productora parte de un tipo de animación distinta, ni mejor ni peor haciendo comparaciones, pero sí de un estilo especial característico en todas y cada una de sus obras.

Con Arrietty y el mundo de los diminutos el Studio Ghibli volvió a la carga en el año 2010 para Japón, con estreno en 2011 en nuestro mercado, dispuesto a ofrecernos otra historia interesante e inspiradora. En este caso tomaro como base una novela de fantasía conocida mundialmente que ha sido adaptada en diversas ocasiones, aderezando el concepto original por su propio toque personal.

ARGUMENTO

Arrietty no tiene el tamaño de un ser humano, es, en realidad, una diminuta. Vive con su familia, su padre y su madre, en un hogar dentro de la casa de un grupo de humanos, y han estado allí desde siempre, escondidos para que nadie les vea. De vez en cuando hacen incursiones en la cocina de los humanos, con el objetivo de llevarse algunos objetos que necesiten, incluidos alimentos y herramientas para su día a día. Con una altura de alrededor 10 centímetros, estos diminutos se esfuerzan para sobrevivir, aunque temen que no existan muchos más como ellos en el mundo. En el caso de Arrietty, ha alcanzado la edad apropiada para poder hacer incursiones en la casa de los humanos junto a su padre. En una de ellas será cuando se encuentre con un niño que la verá, y será entonces cuando su tapadera, oculta durante tantos años, se vendrá abajo, con todo lo que eso implicará para el futuro de los diminutos.

REPARTO

En la versión japonesa, como de costumbre, Studio Ghibli ha contado con voces de calidad para representar a sus personajes. A la protagonista, Arrietty, le da voz Mirai Shida, una actriz japonesa con gran experiencia en cine y televisión, habiendo aparecido en producciones como Kabei: Our Mother, Spring Snow o en la serie de Tantei Gakuen Q. La voz para las versiones del extranjero recayó sobre caras conocidas, estando su papel en manos de Bridgit Mendler en los Estados Unidos y de Saoirse Ronan en Reino Unido. Le acompaña en el reparto Ryunosuke Kamiki, que caracteriza a Sho, el coprotagonista. Este actor de doblaje se ve suplantado en el audio inglés por Tom Holland y en el norteamericano por la joven estrella David Henrie. El resto de voces siguen esta misma línea en las tres versiones, contando la estadounidense con más rostros conocidos y especialmente vinculados al universo de Disney. Que sea la creadora de Mickey Mouse la socia de Studio Ghibli en los Estados Unidos permite a las estrellas de Disney Channel, como Medler, Henrie o incluso Moisés Arias, trabajar en películas como esta.

La versión doblada a nuestro idioma fundamenta su importancia en el trabajo de Cristina Yuste como Arrietty, y en Rodri Martín en el papel de Sho, apareciendo también las voces de dobladores del estilo de María Antonia Rodríguez, Gabriel Jiménez o Adolfo Moreno. En general ha sido un buen trabajo de adaptación y doblaje.

LA PELÍCULA

Arrietty y el mundo de los diminutos parte de la habitual fórmula que caracteriza a las producciones de esta empresa experta en animación. Utiliza una leyenda y una historia de fantasía popular y la lleva hacia donde más le gusta, situándonos en un mundo rico en detalles y en la vida de unos personajes que despiertan simpatía e interés. El desarrollo argumental peca de tratar demasiado la situación y menos a los protagonistas, lo que hace que el ritmo sea menos sugerente de lo que nos hubiera gustado, pero no se puede negar que Studio Ghibli sabe cómo contar historias. En este caso, y posiblemente para intentar cada vez más buscar el apoyo del público occidental, parten de la base de la historia escrita por Mary Norton, una novela de fantasía publicada en 1955 que ha dado de sí para muchas adaptaciones. Resulta un argumento más familiar de lo habitual con las producciones de la compañía, lo que reduce mucho el impacto que suelen hacernos sus trabajos.

El film, como también es tradición en las películas de Studio Ghibli, refuerza la importancia de los escenarios y los decorados. Todo tiene un remarcado estilo artístico que llama la atención, y la combinación de los paisajes con la música, de fuerza e intensidad, se convierte en uno de los puntos fuertes de la película. Los momentos de aventura en los que nos introduce la película, con situaciones en las que dejamos de prestar atención a los personajes para mirar los decorados, son constantes y hacen que la producción tenga un valor especial. Pero de todas formas, se echa en falta que Arrietty y el mundo de los diminutos nos introduzca en una historia que choque más al espectador y que tenga más emoción, dado que salvo en su parte final no hay la emotividad habitual en las historias de Studio Ghibli.

CONCLUSIÓN

El Studio Ghibli ha tenido mejores películas, de eso no hay duda, y ha conseguido con este nuevo trabajo firmar una buena adaptación de la historia que ya conocemos por la novela de Mary Norton o por las muchas versiones que ha protagonizado. Es un buen divertimento, y deja una sensación de gozo que de alguna manera no se puede explicar, por lo que cumple con los estándares a los que nos tiene acostumbrados la productora.

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados