Alejandro González Iñárritu se supera con su última película, Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia). Esta tragicomedia es realmente buena, ofrece un guión elaborado, potentes interpretaciones, una realización y una fotografía impecables y una puesta en escena magnífica. No es de extrañar que haya recogido varios premios internacionales y que haya sido nominada a 7 Globos de Oro (llevándose dos de ellos). Se podría decir que Birdman es un de las mejores propuestas del 2014.

Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia

Éste es el título completo de film que narra la historia de Riggan (Michael Keaton), un actor de Hollywood que se hizo famoso por interpretar al superhéroe Birdman, y que ahora al albor del olvido quiere demostrar al mundo y a sí mismo que su talento va más allá de una saga de superhéroes. Para ello pone en marcha una obra de teatro en Broadway que él mismo escribe, dirige y protagoniza. Su gran crisis personal, las alucinaciones que sufre, la toma de decisiones desesperadas y la latente presión de la crítica de Broadway a quien no le gustan las estrellas de Hollywood, convierten la lucha de Riggan por llegar al día del estreno en una odisea rocambolesca.

En su carrera hacía el desastre le acompañan su manager y buen amigo Jake (Zach Galifianakis), que intenta reparar los daños, su hija Sam (Emma Stone) que acaba de salir de un programa de rehabilitación y el excéntrico actor Mike (Edward Norton) que le saca de sus casillas. Además se suman al carro Laura (Andrea Riseborough), la insegura novia de Riggan y Lesley (Naomi Watts), la paleta novia de Mike, que también son actrices en la obra, completando un elenco de personajes totalmente desequilibrados que consiguen sacar lo peor y lo mejor de cada uno.

Keaton al frente de la película

Michael Keaton ofrece una interpretación estelar de Riggan, un personaje perturbado, en plena depresión, con un carácter indomable y un delirio que lo atormenta y la vez le da la fuerza para seguir adelante. Esta es seguramente la mejor interpretación de la carrera de Keaton hasta el momento.

El resto del reparto también aporta increíbles interpretaciones, como Edward Norton, de quien todavía no hemos visto una mala actuación o Zach Galifianakis a quien su personaje le va como un guante. Más sorprenden las interpretaciones femeninas, como la de Emma Stone quien borda su papel de veinteañera incomprendida con inquietante mirada, dejando claro que puede ofrecer más que su cara de niña buena.

Iñárritu ha escrito el guión contando con la colaboración de los mismos guionistas con los que desarrolló Biutiful, Nicolás Giacobone y Armando Bo, pero esta vez afortunada y acertadamente, el mejicano adicto a los dramones ha optado por un tono más de comedia negra y entre la depresión y el abismo en el que se encuentran los personajes asoma la caricatura, el ingenio y un toque de frescura genial. Éste mismo equipo de escritores junto con Alexander Dinelaris son también los creadores de la serie The One Percent que se estrenará en 2015 con Iñárritu como director. Tras ver como se han lucido en Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia), tenemos grandes expectativas puestas en su nuevo proyecto.

Los submundos de Iñarritu y el cosmos de Birdman

Una vez más Iñarritu consigue que el espectador se inmiscuya totalmente en el submundo de sus personajes. Esta vez de una manera tan intensa que resulta incluso claustrofóbica, ayudando enormemente a crear la intensa atmósfera del film.

El increíble trabajo de fotografía de Emmanuel Lubezki (Gravity, El Árbol de la vida, Los hijos de los hombres) que nunca defrauda, ya ha sido premiado y mucho nos extrañaría que no estuviese entre los nominados a los Oscar.

La localización principal es un antiguo teatro de Broadway que la cámara recorre en un increíble plano secuencia, siguiendo a los personajes por todos los rincones, al son de una coreografía magistral.

El espectador se adentra en el microcosmos que germina entre bambalinas y en los pequeños micromundos de los personajes que orbitan alrededor de Riggan. Y mientras la cámara se desliza suavemente entre el escenario y el backstage, entre los actores y sus personajes, entre el cine y el teatro, las lineas que separan en el mundo de Riggan la realidad de la ficción se van difuminando.

Riggan está tan encerrado en si mismo como encerrado entre las paredes del teatro. Así, las pocas escenas exteriores, donde se respira aire, ya sean en la azotea del teatro, o en la calle, se convierten en momentos de liberación tanto para el espectador como para los personajes. En un film donde todos parecen perder el sentido, todo tiene sentido.

Los delirios de Riggan ligados a su obsesión por la decadencia de la fama que le reportó Birdman están brillantemente integrados y forman parte del universo del actor de una manera tan natural como absurda. Dentro de la cabeza de Riggan resuenan también los tambores de la espectacular banda sonora a cargo de Antonio Sánchez.

Sin duda todos los elementos del film tienen una fuerza insólita, Iñárritu consigue con esta película sorprender y transmitir una energía especial. No os la perdáis.

Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia)
El director Alejandro González Iñárritu sorprende y nos transmite a lo largo de la obra una energía especial que hace muy recomendable disfrutar de la película.
Guión9
Reparto10
Dirección10
Lo mejor
  • Michael Keaton
  • El plano secuencia y la música
  • El conjunto de todo
Lo peor
  • La voz de Birdman
9.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Sobre El Autor

Redactora

Guionista que hace lo que puede por subsistir sin perder la ilusión. Amante de las películas de personajes, de los planos secuencia y del cine de todo tipo excepto de terror. Me cagué de miedo con el Resplandor. Me gusta la tonadilla de Movierecord, no me gustan los remakes y nunca entenderé las traducciones de ciertos títulos.

Artículos Relacionados