Dredd

NOTA: ★★★★★★★½☆☆

Dredd CartelCasi veinte años han pasado desde que llegó a nuestras pantallas la primera adaptación cinematográfica de Juez Dredd, basada en la obra de John Wagner y Carlos Ezquerra publicada en la revista 2000 A.D. Tanto los fieles seguidores del cómic como los amantes del género (e incluso el propio Sylvester Stallone, protagonista de la cinta) reniegan de esta producción por lo que acabó siendo y el rumbo que tomó, siendo a día de hoy una de las peores películas de su época (por no decir de la historia del cine), por lo que puede resumirse en una de esas que son fáciles de olvidar. No resulta raro entonces, que cuando se anunció un futuro reinicio, las primeras reacciones ante la noticias no fueran precisamente buenas, más bien de pesimismo y cautela. No obstante, no siempre tiene que tropezarse uno con la misma piedra dos veces.

ARGUMENTO

En el futuro, Norte América es un yermo afectado por los estragos de la radiación, reducida a la megalópolis Mega City Uno en la costa Este. Reinada por el caos y el crimen, la única potencia capaz de establecer el orden son los Jueces del Departamento de Justicia, agentes capacitados para juzgar, sentenciar y ejecutar en el momento de la detención. Dredd, una leyenda entre los jueces y la personificación perfecta de éstos, es enviado a una misión rutinaria junto a la juez novata Cassandra Anderson, dotada de poderes psíquicos. Sin embargo, la misión se convertirá en una batalla contra Ma-Ma y su clan, quienes controlan el rascacielos donde Dredd y Anderson son encerrados. Sin posibilidad de refuerzos, los dos jueces se verán obligados a impartir justicia extrema.

REPARTO

En esta nueva adaptación cinematográfica contamos con un mayoritariamente desconocido reparto, a excepción de sus tres actores principales: El neozelandés Karl Urban (Trilogía El Señor de los Anillos), quien cumple de sobra su cometido como el icónico personaje que da título a la cinta, en un papel directo, serio y cercano a la personalidad reflejada en el cómic. A éste se une una estupenda Olivia Thirby (Juno) en el rol de Anderson, aportando el toque de humanidad al deber y la personalidad de los jueces, poniendo en conflicto sus principios morales con el código y el cumplimiento de la ley que sigue firmemente Dredd. Y el papel de villana recae sobre la popular actriz Lena Heady (Juego de Tronos), que sin ser un villano a destacar, aunque tampoco otro del montón, su presencia e interpretación resultan sólidas y convincentes. A éstos le secundan varios intérpretes como Deobia Oparei como el oficial médico del edificio donde transcurre la acción, Wood Harris como uno de los secuaces de Ma-Ma, o Langley Kirkwood como el juez Lex.

LA PELICULA

Como reinicio cinematográfico que es, se desentiende plenamente de la mencionada película de Stallone, y puede hacernos olvidar ésta última para bien, aunque resulte inevitable el comparar la una con la otra. Sin embargo, no estamos ante la típica película centrada en los orígenes específicos del personaje como suele ocurrir en este tipo de producciones, que prescinde de ello en cuanto a detalles mediante una introducción resumida sobre la época, los personajes y la situación que viven. Siguiendo esta idea, el film nos mete directamente en la acción, acción que por cierto, bebe del estilo clásico de las películas de acción de los 80, lo que supone satisfactorio a la hora de buscar entretenimiento puro y duro, sin ir más allá de la profundidad narrativa.

Si bien a priori parece respetar mucho la esencia de los cómics (los seguidores del cómic agradecen que Dredd no se quite el casco en ningún momento), debe decirse que se echa en falta algo más del espíritu crítico y sarcástico que caracterizaba las historietas, lo que nos hace pensar en el factor de riesgo que el guionista Alex Garland decidió tomar para no convertirla en una película profunda a nivel narrativo. Debido a esto, un punto flaco a señalar es la propia historia, que a medida que avanza parece perder fuerza durante la segunda mitad de la película.

Este último detalle intenta ocultarse en buena medida con el notable diseño de producción, el acabado visual y en la espectacularidad de los momentos de acción, con una puesta en escena más que positiva. Para ello se ha recurrido principalmente a efectos especiales prácticos dignos del mencionado periodo de cine de acción, acompañados de algún que otro efecto digital, sobre todo a la hora de recrear los escenarios futuristas. Por otro lado la recreación estética de los personajes es respetuosa sin ser un calco exacto en lo visual, con el fin de no resultar ridículo y más cercano al espectador, en buena parte reforzada a la notable interpretación del reparto.

CONCLUSION

Con un reparto que en general hace los deberes metiéndose en sus correspondientes roles, que resultan creíbles y bien interpretados, una puesta en escena visualmente espectacular y con una historia seria, algo predecible y directa a la acción, los fieles seguidores del cómic de Wagner y Ezquerra se sentirán agradecidos por esta notable adaptación. Al igual que el espectador corriente, que encontrará un satisfactorio entretenimiento de acción, sangre, espectáculo y sin complicaciones, abriendo la posibilidad de una continuación en caso que el estudio se interese a corto o largo plazo realizar una franquicia.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados