Nuevo largometraje del irregular director Ramon Térmens que tras Catalunya über alles! vuelve a la carga con un narcothriller que tiene al cine de Tarantino como referencia pero que definitivamente no está a la altura de lo que propone. Ramon Térmens parece que no ha dado con la tecla en este thriller en el que dos sicarios que trabajan en la frontera entre EEUU y México tendrán que llevar acabo uno de sus trabajos más difíciles.

Territorio sin ley

La frontera entre México y EEUU siempre ha resultado ser un buen tema para hacer películas por su fama de territorio sin ley, algo que ya vimos en los cines no hace tanto con la más que notable Sicario. En esta película de mucho menos presupuesto Ramon Térmens nos cuenta la historia de dos sicario que se ven con el encargo de tener que cuidar a la hija de 10 años de un narcotraficante a la que han secuestrado. La única esperanza de la niña para salvarse será tocar la fibra sensible de sus captores. Al principio se mostrarán algo reacios a entablar conversación con la niña pero poco a poco irán cediendo.

El mal que hacen los hombres 003

A todos ellos se unirá la inquietante figura de un supervisor que es el hijo del jefe de lo sicarios. Si bien el concepto de la película no está mal, el largometraje ya empieza a flaquear desde las interpretaciones de los actores que aunque ponen pasión quizás nos están del todo acertados. Sin duda el mejor es Daniel Faraldo, que interpreta a un sicario casi insensible que ha visto de todo. La película que tiene de referente a Tarantino concretamente a Reservoir Dogs, resulta que fallar en aspectos fundamentales para la construcción de un thriller sobre el narcotráfico en la frontera.

Un secuestro y algo más

Si la parte central de la película es el secuestro de la hija del narcotraficante rival y lo que va a pasar con ella, el director también ha querido desarrollar más la trama de los dos sicarios encargados de custodiarla. Aquí hay un innecesario flashback sobre como Santiago (interpretado por Daniel Faraldo) se convierte en sicario. También profundizamos un poco más en su compañero que es un médico extranjero contratado por el cartel.

La película va perdiendo el interés conforme se van haciendo tan predecible todos los acontecimientos que se muestran en pantalla. Los diálogos más que llenos de pretendida gracia resultan algo rídiculos y poco creíbles. La trama se desarrolla de forma irregular con personajes que no aportan gran cosa a un metraje que podría haberse ahorrado muchas escenas. Quizás no hacía falta la aparición de la novia de Santiago. Sin embargo lo que más llama la atención es la planificación de sus planos que quizás no sea la más adecuada sobre en su uso de los tamaños de planos. Y una composición fotográfica mediocre que no aporta nada nuevo al género. La trama con defectos y todo mejora algo con un final que no deja indiferente. Aún así el diseño de los personajes y los diálogos bien podrían estar mejor acabados sobre todo en un género como el del narcotráfico que ha tenido tan buenas películas.

El mal que hacen los hombres 001

Solo un poco más

Al largometraje le falta solo un poco más para convertirse en un digno thriller sobre el narcotráfico. Unos diálogos mejores, una factura técnica algo más cuidada, un historia más pulida… En realidad, le falta algo más que un poco para estar a la altura, pero sin duda podemos sacar la conclusión de que al director Ramon Térmens no se le puede clasificar en ningún género dada su variopinta trayectoria. Si bien la película está rodada con ardor y pasión como debe ser en películas de bajo presupuesto, no resulta una pieza con los engranajes bien encajados. y ese ardor se torna quizás en despropósito.

Aunque de todos estos defectos quizás se puede sacar su mayor virtud y es su desacomplejada forma de mezclar géneros cinematográficos. Creando un pastiche cuando menos interesante. Cabe destacar también la interpretación de Sergio Peris-Mencheta, como tercera persona que se une a la custodia de la niña y que tendrá un ambiguo papel. Una curiosidad que se puede decir de la película es el omnipresente camión de tacos que está presente a lo largo de toda la historia y que sirve de contrapunto al México del narcotráfico si se quiere incluso resulta en ironía con un camión de tacos hago negocio con los sicarios que van allí a comer.

Sin más preámbulos de esta película sólo se puede decir que le falta mucho a nivel técnico y artístico para poder aportar algo al género que no se haya visto ya, algo que resulte innovador y con lo que pueda competir con películas del mismo género. El narcotráfico en el cine es interesante y me temo que la próxima será una película de El Chapo Guzmán, esperemos que sea una producción mucho mejor.

El mal que hacen los hombres 002

El mal que hacen los hombres
Dos sicarios tendrán la misión más difícil con el encargo de custodiar a la hija de 10 años de un narcotraficante que ha sido secuestrada.
Guion6
Reparto6.6
Dirección5.5
Lo mejor
  • Mezcla de distintos géneros
  • Su ardor por el género del narcotráfico
  • El camión de tacos
Lo peor
  • Guion mal estructurado
  • Factura técnica mejorable
  • Actuaciones y diálogos mejorables
4.8Regular
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
7.0

Sobre El Autor

Dos en uno. Cineasta y cinéfilo. Tras estudiar cine y unos comienzos cinematográficos más que independientes, por fin tengo la oportunidad de redactar sobre lo que más me gusta. Da igual si es cine independiente, comercial, francés, coreano, español (sí, español) o incluso si son series. Siempre intentaré hablaros con pasión sobre algo que me enamora y que está hecho para enamorar. Aprender y disfrutar del cine eso es lo que os propongo. Porque el cine es un arte y el arte es un placer.

Artículos Relacionados