Joven y bonita CartelJoven y bonita es la tópica cinta francesa, sensorial, sexual, intimista y delicada. El director François Ozon conquistó al público y a la crítica con su anterior obra En la casa, una película también intimista, sensorial y sexual pero con un guión inquietante y una quinta esencia especial que Joven y bonita no tiene. La película dividida en 4 partes, que son las 4 estaciones empieza a ponerse interesante demasiado tarde y eso que es un metraje de hora y media.

ARGUMENTO

La película trata el despertar y desarrollo sexual de una joven. Isabelle es una adolescente de buena familia a la que no le falta de nada. Sin embargo siente un vacío existencial que no consigue llenar. Durante el verano de sus 17 años pierde la virginidad con un alemán, pero al volver a la ciudad su curiosidad va más allá. Es realmente guapa y un día a la salida del instituto recibe una oferta para acostarse con hombres por dinero. Isabelle empieza entonces a explorar ese camino convirtiéndose en una prostituta de lujo en sus ratos libres y poco a poco se ve cada vez más atraída y enganchada a ese mundo, aislándose de su propia realidad. Isabelle vive con su madre, su padrastro y su hermano quienes no sospechan nada de su nueva actividad. La comunicación con su familia es nula, incluso con su hermano con quien en un principio parece tener un cercana relación.

Un día en una de las citas con un cliente sucede algo inesperado que hace que Isabelle tenga que despertar de su letargo y sea forzada a intentar llevar lo que sería una vida normal para alguien de su edad. Aunque con cierta desgana empieza a salir más con sus amigos e incluso se hecha un novio, la cuestión es: ¿será suficientemente intensa para Isabelle la vida de una adolescente corriente después de sus experiencias como mujer?

REPARTO

La protagonista Marine Vacth, es sin duda joven y bonita, su personaje es tan contenido que a veces resulta insoportable pero esta joven actriz sabe como interpretarlo. Éste es su papel más importante hasta ahora, que seguro impulsará su carrera.

La actuación más destacable es la de Geraldine Pailhas que encarna a la madre de Isabelle, un personaje mucho más incomodo de interpretar con su constante angustia por hacer las cosas bien y su dilema ante el amor/odio que siente por su hija en esos momentos. Su actuación es realmente buena y creíble. Respecto a los personajes masculinos cabe destacar la intervención del joven Fantin Ravat que da vida al hermano pequeño de Isabelle con una naturalidad y una comodidad increíbles. Menos importantes pero también buenas son las interpretaciones de Frederic Pierrot como el buen padrastro y George Johan como el cliente especial.

LA PELÍCULA

La premisa de una bella adolescente que se hace prostituta de lujo puede parecer atractiva y visualmente lo es, ya que la fotografía y la dirección de la película se combinan con gran acierto. Sin embargo la historia se encalla con una protagonista tan hermética que resulta aburrida en ocasiones y con un ritmo excesivamente lento teniendo en cuenta que que el film se pone interesante hacía la mitad del metraje donde los sucesos, la explosión de sentimientos y las relaciones entre los personajes dan vida a la historia hasta entonces insulsa.

A Ozon, que además de director es el guionista de la historia, siempre le han interesado el tema de la adolescencia, el despertar sexual y las relaciones interpersonales, pero la trama de fondo que ha escogido esta vez no es tan interesante como en otros de sus trabajos.

La particular estructura narrativa, que explica la historia de Isabelle en 4 capítulos con 4 canciones, que se corresponden a las cuatro estaciones y a las fases de desarrollo de la trama es original pero no aporta gran cosa a la historia, si se hubiese contado tal cual no habría apenas diferencia. La interpretaciones son buenas y Ozon demuestra de nuevo que tiene un don para plasmar con gran naturalidad lo cotidiano y tratar las emociones de una manera increíblemente delicada a la vez que intensa y realista. Esta sensibilidad está presente también en la puesta en escena de las secuencias sexuales, que pese a ser lo suficientemente explícitas y realistas son elegantes.

CONCLUSIÓN

Es una película para los que disfrutan con el cine europeo intimista. La historia no es nada nuevo y el formato aunque parezca que tiene una estructura peculiar no es relevante. El metraje dura una hora y media pero no se hace corto, es una película que hay que ver con paciencia ya que la intensidad va increscendo y la segunda mitad explica en parte la primera. Una obra con el sello de su director François Ozon pero no a la altura de su anterior película.

Joven y bonita
3.3Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Sobre El Autor

Redactora

Guionista que hace lo que puede por subsistir sin perder la ilusión. Amante de las películas de personajes, de los planos secuencia y del cine de todo tipo excepto de terror. Me cagué de miedo con el Resplandor. Me gusta la tonadilla de Movierecord, no me gustan los remakes y nunca entenderé las traducciones de ciertos títulos.

Artículos Relacionados