Cuando hablamos de Juego de tronos estamos hablando, de forma indudable, de uno de los actuales fenómenos de la televisión. Esta adaptación a la pequeña pantalla de la saga de novelas de fantasía Canción de hielo y fuego ha conseguido triunfar en todo el mundo. Sus bases se establecen sobre los elementos y factores de éxito que han triunfado en el pasado en otro tipo de adaptaciones, especialmente antes en los cines. Con dos temporadas ya emitidas, la serie continúa su expansión en nuevos canales para descubrimiento de más espectadores, habiendo logrado establecerse con fuerza como una de las marcas de mayor éxito de la pequeña pantalla actual. Su reparto, sólido y plagado de rostros conocidos, así como su muy eficiente guión y ambientación visual, le han aportado puntos de calidad adicional a la hora de impactar a los espectadores.

ARGUMENTO

Juego de tronos es una serie de televisión profunda y compleja, con distintos reinos y grupos de personajes a los que seguir en sus historias personales. Se trata de una de esas series en las que se recomienda no perderse ningún episodio debido a lo importante que resulta cada uno de ellos en el progreso del guión. La familia Stark cobra protagonismo desde el primer capítulo y se convierte en el centro de atención cuando el mismísimo Rey elige a su líder, Ned, para reemplazar a su mayor aliado en el día a día, que recientemente falleció en misteriosas circunstancias. Pero lo que ocurre entre el cabeza de familia de los Stark y el Rey es sólo una pequeña muestra de todo lo que ocurre en los siete reinos de Poniente. Las familias de nobles, las no tan nobles y las que buscan un nuevo puesto en un mundo que parece haberles olvidado, son protagonistas en un argumento que avanza y no se detiene por nada ni por nadie. Y menos por el Rey, sobre quien se cierne la tragedia.

REPARTO

Con este tipo de serie coral es difícil destacar un grupo de nombres específico entre tanto actor que se esfuerza episodio tras episodio por dejar una buena sensación entre los espectadores. Pero lo cierto es que sí hay quien se gana la atención del público con mayor facilidad. No sorprende que Peter Dinklage fuera el primer actor en ser contratado, allá en el lejano mes de mayo del año 2009, para interpretar a Tyrion Lannister. El actor comienza fuerte y es quien se lleva el gato al agua a lo largo de los episodios, logrando una caracterización llena de carisma. Ya le habíamos visto flirtear con la fantasía medieval en el papel de Trumpkin en Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian y este papel en televisión lo firma con un gran talento. Su valía le ha llevado a ganar más de un premio por este trabajo.

Sean Bean, que interpreta a Ned Stark, también es uno de los rostros más representativos, sobre todo por su vínculo con la franquicia cinematográfica de El Señor de los Anillos. Otros intérpretes que dejan una buena impresión en pantalla, si bien como indicamos es difícil mencionar a sólo unos pocos, son Emilia Clarke, Nikolaj Coster-Waldau, Julian Glover, Aidan Gillen, e incluso nos encontramos con la presencia de Jason Momoa, el último Conan del cine.

Lo que se puede decir, y esto sin duda es una opinión inquebrantable, es que el grupo de actores jóvenes al que vemos en pantalla realiza un trabajo de primera categoría. Si bien es cierto que su presencia en la serie tiene un tiempo de duración irregular, con episodios en los que les vemos mucho y en otros donde prácticamente no están, no se puede decir que no estén a la altura de sus compañeros más experimentados.

LA SERIE

La emisión de Juego de tronos ha conseguido convertir la serie, con sólo 10 capítulos en cada una de sus primeras temporadas, en un fenómeno de la pequeña pantalla que es difícil que no se recuerde durante años. No ha tenido quizá la carga comercial y el tirón publicitario de otros fenómenos televisivos recientes del tipo de The Walking Dead, pero sí goza de calidad y gancho como para expandirse y cada vez conseguir más adeptos. Es una de esas producciones que están tan cuidadas en el aspecto técnico que a cualquier espectador que le gusten las historias de fantasía medieval, por mínimo que sienta interés por el concepto de la serie, le encantará el mundo con el que se encontrará. Esto se debe, como decimos, al gran trabajo depositado en la ambientación, en los planos y en las escenas, y en conseguir que todo lo relacionado con el mundo que se nos presenta parezca único, coherente e interesante.

En pocos episodios se nos hace partícipes de la vida de personajes a los que no tardamos en coger cariño, y también se consigue que sintamos odio a partes iguales, o que lancemos hipótesis personales por saber qué ocurrirá en el siguiente episodio. Esto es algo que pocas series consiguen en la actualidad y que debe ser valorado por exactamente la gran importancia que tiene, representando bien a Juego de tronos como uno de los puntos de inflexión de las series de fantasía medieval en televisión. Sus medios son tan avanzados que con un poco más de presupuesto podría convertirse en una superproducción cinematográfica. Pero este, sin duda, es uno de esos casos en los que a la historia original le sienta muy bien el formato de serie, dado que existen demasiados personajes y caminos como para que se puedan reducir en el tiempo que duraría una película.

Por otro lado, se realiza una muy buena dirección en las secuencias, sin importar del tipo que se traten. Tanto da si estamos viendo alguna trifulca política medieval de la época como si el centro de la escena se encuentra en un combate, las aventuras de un niño, o la escena de sexo más violenta que hayamos podido imaginar. Lo cierto es que Juego de tronos no se casa con nadie y no tiene reparos en mostrar las cosas como son, lo que implica, por la época medieval y las pocas tareas ociosas de aquel tiempo, ver mucho sexo y más pasión desenfrenada de la que podríamos imaginar en la actualidad. Si le sumamos la sangre y el desparpajo político, queda una serie que no es precisamente para quienes se alteren con el contenido para adultos.

CONCLUSIÓN

Juego de tronos es una serie para disfrutar de cada uno de sus episodios como si se tratara de una buena novela, para recordar qué ocurrió en el capítulo anterior y para esperar con ganas el siguiente. Se ha formado un gran fenómeno alrededor de esta serie y personajes, consiguiendo que la pequeña pantalla disfrute con una de las emisiones de mayor calidad de los últimos años.

Juego de tronos
5.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados