Kika superbruja: El viaje a Mandolán

NOTA: ★★★★★★☆☆☆☆

La segunda entrega de las aventuras de Kika Superbruja llega a los cines con el objetivo de hacer pasar un buen rato a sus muchos seguidores. Tras la primera entrega, que no logró convertirse en un éxito de taquilla, pero recordando las buenas ventas que alcanzan los libros del personaje, esta secuela se recibe por parte de los más pequeños de la casa con ilusión. Y aunque el presupuesto no es equiparable al que tendría una superproducción made in Hollywood, el film pone mucho esfuerzo en buscar la oportunidad de complacer a los niños y seguidores de Kika en general.

ARGUMENTO

Kika está acostumbrándose a lo de ser bruja, algo que no es nada fácil, sobre todo cuando tienes una familia que requiere tu atención quizá más de lo que le gustaría a la protagonista. Su hermano pequeño está dándole algunos quebraderos de cabeza. Hace poco ha cambiado de colegio y prácticamente no tiene nadie con quien jugar, así que Kika se encuentra un poco cansada. Tras hacer un conjuro para que aparezcan amigos falsos para su hermano, la protagonista inicia un nuevo y largo viaje en el que la magia se vuelve a convertir en protagonista. En esta ocasión Kika deberá ayudar al reino de Mandolán para que recupere la paz de antaño, y teniendo en cuenta que la bruja Elviruja está retirada del trabajo, todo quedará en sus manos y en las de su amigo Héctor, el dragón.

REPARTO

Esta producción de factura totalmente europea vuelve a confiar en la misma chica que en el año 2009 protagonizó la primera de las aventuras cinematográficas de Kika superbruja. Se trata de Alina Freund, una actriz a la que se ha podido ver en producciones de televisión, pero que en general no parece estar dedicándole una atención demasiado elevada a la interpretación. Su caracterización como Kika deja una muy buena sensación, algo que ya ocurrió en el primer film, y una vez más consigue, con encanto y mucho carisma, hacer que los niños disfruten ante las aventuras de esta joven maga. La actriz, que no sabemos, eso sí, cuánto tiempo podrá seguir interpretando a Kika si dejan mucho margen entre película y película, es una buena garantía de peso para que el film deje una buena impresión.

El peso coprotagonista en esta ocasión recae sobre el joven actor Tanay Chheda, que le pone muchas ganas, y que realmente aporta una buena dinámica a la impresión que Kika deja en escena. Juntos consiguen desarrollar la historia con un ritmo adecuado y trabajan bien en contraposición tanto a los adultos a los que veremos en pantalla, como a la figura del dragón, que está creado con efectos de ordenador.

En el caso de Pilar Bardem, que como en el primer film, vuelve a estar presente, la actriz hace otra buena demostración de ese talento que ha tenido siempre, pero la película no cuenta con ella en absoluto y hay poco espacio para su interpretación.

LA PELÍCULA

Kika superbruja: El viaje a Mandolán es una historia de aventuras, humor y fantasía que parte de un buen concepto, aunque de una historia sencilla hasta la médula. La complejidad es básicamente nula, apreciándose que sólo se ha creado una justificación adecuada alrededor del personaje para que viva una nueva aventura, pero sin el interés suficiente como para que sea inolvidable o recordada. El guión más parece el paseo de Kika a través de un reino atípico en comparación a los lugares donde ella suele vivir, que una historia de intensidad y aventuras. Cumple con todos los tópicos de las series infantiles más simplistas, con unos personajes exagerados y situaciones en las que se aprovecha un humor simplificado que no siempre consigue despertar la carcajada de los espectadores, ni siquiera de los más jóvenes.

También hay que hablar de partes de la historia que están introducidas sin una pizca de interés, y que no consiguen despertar ni la simpatía del público ni la atención. Toda la parte protagonizada por Pilar Bardem, teniendo en cuenta que se trata de un personaje muy relevante para la franquicia, está falta de consistencia, y que termine desempeñando un papel de narradora indirecta es una solución cinematográfica a la que le falta consistencia.

El valor de la película, aún pensando en el entretenimiento que les producirá a los niños, es reducido en cuanto a la fuerza que podría tener con un poco más de desarrollo. El director, Harald Sicheritz, que ha participado en series de televisión como El lugar del crimen, hace un buen trabajo en lo relacionado con la ambientación, la escenografía, y las coreografías, pero por mucho que visualmente merezca la pena, es un film que tropieza en lo relacionado con la fortaleza de su desarrollo. Por otro lado, no hay que olvidar que, para tener una bruja como protagonista, se podría haber introducido mucha más magia y espectacularidad visual con la que llamar la atención de los espectadores, aunque en este aspecto suponemos que el presupuesto ha tenido mucho que ver.

CONCLUSIÓN

Sabiendo las muchas historias que Kika superbruja ha protagonizado en formato de libro, donde sus aventuras no paran de publicarse, podríamos esperar que la segunda película aprendiera del primer film y nos dejara una sensación más positiva. Es una pena, dado que Kika superbruja: El viaje a Mandolán tiene un buen planteamiento, personajes que atraen, y una legión de fans que seguro que se lo pasan bien, pero que se lo podrían haber pasado todavía mejor.

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados