¡Y Gondry volvió a ser él mismo! Director de videoclips por antonomasia, Michel Gondry se deja querer por su carácter como director que bien podría ser definido bajo un epítome tan teatral como él: “La vida es sueño y los sueños sueños son”. Después de algunos largometrajes que tenían que ver con La ciencia de los sueños u Olvídate de mi (pésimo título donde los haya), Gondry nos devuelve a su personal y mítico mundo en el que demuestra que una revisión del cine es posible y que puede ser muy reconfortante recurrir a efectos especiales de corte clásico sin recurrir al mundo virtual más de las cuenta. A pesar de que La espuma de los días es un drama, Gondry nos demuestra que la vida con un poco de magia y con toneladas de imaginación infantil gana en autenticidad. Curioso este maestro que saca verdades de la mentira. Artista.

ARGUMENTO

Basada en la novela de Boris Vian, la historia gira en torno a Colin (Romain Duris), un hombre rico que no tiene que trabajar para vivir. Aparentemente tiene todo lo que puede desear pero cuando su amigo Chick se echa novia, decide buscar una mujer porque quiere enamorarse. Conoce, entonces, a Chloe (Audrey Tautou), una joven de la que se enamora al instante y con la que se casa. Al mismo tiempo le da la mitad de su dinero a su mejor amigo, Chick, para que él también se case.

La felicidad les inunda a todos pero el dinero se va acabando aunque, por el momento, no hay problemas. Entonces, Chloe enferma ya que tiene un nenúfar en el pulmón. El tratamiento requiere de flores frescas cada día y numerosas pastillas que son costosas. El dinero del que Duris nunca se había preocupado, ahora le hace que tenga que vender su tiempo y trabajar. Poco a poco su casa va llenándose de telarañas y volviéndose oscura, empequeñeciendo a medida que va perdiendo todo lo que tenía por el amor de su vida.

REPARTO

Romain Duris encarna a Colin,el protagonista. Este actor ya nos había deleitado en otras películas recientemente como sucede en el caso de Populaire. En La espuma de los días no está especialmente brillante pero desarrolla un papel correcto, a la altura del director que le ha tocado. Tautou hace el mismo papel de siempre pero esta vez se llama Chloe. Complicado para esta actriz descubrir su versatilidad, si la tiene, después de demasiadas películas de corte romántico. En cuanto al resto del elenco, no hay ninguna interpretación a destacar especialmente aunque se agradece la presencia de Omar Sy.

LA PELÍCULA

El guión no ha sido prácticamente nada alterado con respecto a la fisonomía del libro en el que está basado. Por ello, no reconocemos a Luc Bossi ningún talento especial ya que no aporta absolutamente nada con respecto a la novela. El músico Etienne Charry vuelve a cumplir después de haber trabajado con Gondry en Tokyo!, aunque este director de videoclips ya ha demostrado sobradamente que sabe seleccionar la música de sus propias películas. Quizás si que nos enamoremos en determinados momentos del responsable de fotografía que consigue plasmar con una excelencia casi imposible el onírico mundo del director. Este ya había dado cuenta de su talento en Mr Nobody.

Los recursos que suele utilizar Michel Gondry están muy influidos por técnicas como el stop motion, muy usada hasta la llegada del retoque virtual. Sin embargo, la imaginación es, tal vez, una de las características que ha sabido aprovechar de la ya de por sí caótica novela de Boris. Gondry sabe plasmar a la perfección la desolación que va in crescendo a medida que avanza el largometraje y que se nota en detalles como la casa que comparte la pareja. También se aprecia el encorsetamiento que aparece cuando el dinero desaparece por medio del trabajo. Esta es, ante todo, una película que ha sabido erigirse sobre una novela imaginativa y con un fuerte trasfondo filosófico ya que a lo largo del largometraje nos deleitamos con su retórica puramente visual.

CONCLUSIÓN

¿Es que acaso alguien tiene que explicar con palabras situaciones tan evidentes como la explotación laboral o los demonios del amor, el culto a la individualidad o la religión, siempre tan oportuna y oportunista? A pesar de que no llega a la altura de sus primeras obras debido a que el guión original, esta vez, no es del propio director, que suele participar con otros guionistas en la creación de las historias, la película aporta momentos altamente emotivos combinados con un humor ácido y resuelto como solo es capaz de crear un niño, Michel Gondry, en su entorno natural, un videoclip.

La espuma de los días
3.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Sobre El Autor

Artículos Relacionados