La Lego película CartelLos fabricantes de juguetes daneses más famosos del mundo están de enhorabuena. Los coloridos bloques de LEGO conquistan la gran pantalla en una disparatada aventura cargada de humor. Después de dominar el mercado de juguetes y probar suerte en el del ocio electrónico con unos resultados más que aceptables, llega el turno de La LEGO película. Llega dispuesta a arrasar ante el público infantil sin dejar de lado sus momentos de humor ácido y cameos que tanto gustan a los mayores. Lo que en un principio parece un video promocional de juguetes de 90 minutos resulta no serlo tanto. ¿Quién podría decir que estos simpáticos trozos de plástico duro podrían ser tan entrañables?

ARGUMENTO

Emmet es un obrero LEGO de lo más corriente, tan genérico que pasa desapercibido para sus otros camaradas. Vive en un mundo idílico, una sociedad perfecta que canta y baila al ritmo del pegadizo “todo es fabuloso”. Un día, Emmet, sorprende a una misteriosa mujer colándose en el recinto de su obra tras la hora de cierre, al seguirla, cae por un profundo orificio en el suelo, hallando en su interior una reliquia que queda al tocarla, adherida a su espalda.

Pronto Emmet será identificado por una organización clandestina llamada los constructores como un mesías, un héroe capaz de proezas inimaginables, el Maestro Constructor. Su misión: salvar el mundo, una aventura para la que el pobre obrero no está preparado.

La ciudad LEGO está dirigida por “Megapresi”, un tirano de doble rasero que se muestra encantador de cara al público pero que, en sus fueros internos, quiere fijar un orden absoluto por medio de una reliquia ancestral el “Kragle” que no es otra cosa que un bote de pegamento humano. La labor de Emmet y su grupo de extraños nuevos amigos será poner fin a sus tiránicos planes de pegar a toda LEGO City.

REPARTO

Dirigida por Philip Lord y Chris Miller, la pareja que dio a luz la genial Lluvia de albóndigas, la cinta es todo un ejercicio de ritmo sin altibajos. Una trama sencilla y entendible alejada de los enrevesados argumentos del cine contemporáneo. Atestada de acertados gags, algunos más brillantes que otros y sobre todo arropada por toneladas de pequeños cameos que amenizan al espectador. Es un placer ver cómo este tándem de genios de la animación sigue en forma y es capaz de hacer que nos sintamos mal al tener que escribir una crítica positiva acerca de una película que tiene por bandera vendernos un producto.

Chris Pratt (Wanted, Money Ball) pone voz al protagonista, Emmet. Will Arnet interpreta al genial Batman, que está un paso por encima del resto de personajes siendo verdaderamente descacharrante con su tono de prepotencia y sequedad habitual. El prolífico Morgan Freeman presta su voz a Vitrubio, un viejo guía espiritual medio ciego. Liam Neeson da vida a Poli malo, un histriónico agente con doble personalidad. Completa el reparto Elizabeth Banks doblando a Megacool, la heroína de la cinta.

Por su parte la versión española llegará localizada con las voces que estamos acostumbrados a escuchar para Superman, Batman, Dumbledore, Gandalf y demás cameos, algo muy de agradecer.

LA PELÍCULA

La LEGO Película es lo que tantas veces hemos añorado en una película familiar. A veces son tan infantiles que aburren a los mayores y otras demasiado adultas y complejas para que los pequeños las disfruten. La LEGO Película consigue un punto de equilibrio perfecto en esta guerra de edades.

Personajes como un Batman obsesionado con la música maquinera y el postureo, un Linterna Verde que sueña con ser amigo intimo de un huidizo Superman, un duelo entre Dumbledore y Gandalf, Shaquille O’Neal y el pobre Milhouse solo son una pequeña muestra del universo tan rico que se logra plasmar. Los escenarios y personajes, combinan el uso de stop-motion con las más novedosas técnicas de animación por ordenador, siendo todo un acierto mantener ese toque cutre y acartonado que genera la poca articulación de los muñecos, asegurándose de paso un puñado de situaciones que buscan la risa fácil con éxito.

Los diversos parajes del film no escatiman en detalles, inundando cada plano de un sinfín de gags en segundo plano que juegan al escondite con el espectador. Mención aparte merecen detalles como la recreación del fuego, el humo y, sobre todo, el espectacular oleaje del mar, formado íntegramente por fichas de LEGO. Nos da miedo imaginar el titánico trabajo de animarlo.

Su tramo final se mantiene fuerte, planteándonos una cuestión reflexiva que muestra la naturaleza de cada uno al ponerse enfrente a una caja de piezas nuevecita. Tanto la perfección estética del adulto, admirando cómo ha logrado seguir al pie de la letra las instrucciones suministradas, cómo la anarquía creativa de los niños formando híbridos, pequeñas obras de arte. Las dos formas de entender el juego son reflejadas en el film. Igual de satisfactorias, diferentes en la forma pero siempre reflejo de uno mismo.

CONCLUSIÓN

Bajo la mirada de un niño, La LEGO Película es magnética. Fácil de entender, con diálogos divertidos y numerosas secuencias de acción que resultan espectaculares pese a la naturaleza de las mismas. Incluso tiene un mensaje final por lo que, todo no se reduce a un espectáculo vacío de carreras y porrazos.

Para los más mayores hace que acompañar a nuestro hijo al cine sea divertido, pues en sus 100 minutos encontramos un mensaje claro acerca de la perdida de la ilusión al crecer. Todo envuelto en un torrente de cameos, personajes de toda índole y situaciones no tan infantiles como se presupone, incluido su inesperado giro final. No llega a la altura del lacrimógeno final de la saga Toy Story pero queda cerca. La LEGO Película no es un intento desesperado de vendernos juguetes, es una magnifica operación de marketing camuflada de gran comedia para toda la familia. Así da gusto que te laven el cerebro.

La LEGO película
4.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Sobre El Autor

Redactor

Artículos Relacionados