De la mano de Stephen King y del director Mick Garris, el veterano actor Pierce Brosnan protagoniza una miniserie en la que le vemos en medio de un suceso paranormal en un pueblo perdido de los Estados Unidos. El planteamiento de la propuesta no es precisamente nuevo, ni mucho menos, y las obras de Stephen King terminan por ser demasiado reiterativas en determinados casos. De todas formas, el concepto de miniserie, con dos episodios largos para la televisión, no termina de hacer un mal papel en La maldición de Dark Lake.

ARGUMENTO

Mike Noonan es un escritor de auténticos superventas que ve cómo su vida da un giro radical cuando algo ocurre en su familia. Para luchar contra el duelo que pasa por su corazón, e intentar encontrar la inspiración que le ayude a superar el bloqueo de escritor que se le ha producido, decide volver a la casa de verano en la que pasó muy buenos momentos con su esposa en el pasado. Es en este lugar cuando comienzan a ocurrir cosas extrañas y el momento en el cual lo real y lo paranormal se combinan en una historia en la que nadie en los alrededores del lugar estará a salvo. Mike tendrá que superar el encontrarse con espíritus y ataques de ultratumba que le mantendrán inseguro a medida que sufre duras pesadillas.

REPARTO

El actor Pierce Brosnan es una garantía de éxito, de eso no hay ninguna duda. El intérprete, que se ha convertido en un valor incalculable para directores que necesitan que su protagonista se eche al hombro la producción del film, realiza un muy buen trabajo. Le vemos en un papel que parece sentarle a la perfección. La historia de un escritor de éxito no es ajena para él, y aunque la ambientación, así como los sucesos que ocurren a su alrededor no son tan habituales, sale del paso con firmeza. Brosnan, que eclipsa a todos sus compañeros de reparto, especialmente a los femeninos, consigue darle valor a la historia y aportar su granito de arena para que la miniserie deje una sensación todavía más positiva.

Una de las mujeres que veremos alrededor del protagonista es Mattie, a quien da vida Melissa George, una cara muy habitual del cine y la televisión. La actriz no tiene mucho margen para dejar una sensación que supere los rasgos estándares que podríamos esperar de su caracterización, pero al menos no sobreactúa ni trata de sacar de contexto a su personaje. También tenemos ocasión de ver en pantalla a Anika Noni Rose, que aparecerá haciendo uso de su potencia para la canción, algo de lo que también dio parte en películas como Dreamgirls y Tiana y el sapo.

Y no menos importante, y aunque no tiene uno de esos papeles que dejen ningún tipo de sensación al espectador, hay que mencionar que también está presente el actor Jason Priestley, antiguo conocido de los adolescentes debido a su papel de Brandon Walsh en 90210 Sensación de vivir.

LA SERIE

Los trabajos para televisión que toman como base y referencia una historia escrita por el famoso autor Stephen King tienden a balancearse entre la sorpresa y la decepción. El escritor, que está considerado como uno de los principales expertos en terror de la actualidad, ha sido responsable de manuscritos que realmente merece la pena destacar. En el caso de La maldición de Dark Lake, más conocido como Bag of Bones, o Un saco de huesos, es un libro que sigue muchos de los elementos conocidos de sus obras, incorporándolos en un marco ambientativo que suena de forma especial. Es la habitual historia situada en un pueblo de los Estados Unidos, que tiene su propio pasado y tragedia, y que de alguna forma sigue persiguiendo a los habitantes de la región aún hoy día. Tiene un desarrollo que, para ser una miniserie, no está nada mal, y se encarga de intentar hacer pasar miedo al espectador con golpes de cámara y apariciones sorpresa en momentos puntuales.

El personaje principal está bien desarrollado, así como la forma en la que la historia avanza a su alrededor y desde su mano, introduciendo al espectador de una manera coherente con todo lo que se está viendo. Las escenas de terror tratan de estar presentes cada poco tiempo, y hay casos en los que de verdad se consigue sorprender al espectador, sobre todo con la combinación de música tensa y escenas terroríficas inesperadas, a golpe de efecto y cámara en primer plano. Jugar con las pesadillas, apariciones y los movimientos paranormales que se suceden en los alrededores de donde vive el protagonista, se convierten en el motor que mueve La maldición de Dark Lake de una forma precisa y amena. No es la miniserie más terrorífica, ni parte del guión más original que haya producido Stephen King a lo largo de su carrera, pero la dirección de Mike Garris es lo suficientemente efectiva como para hacer que sintamos interés en verla comenzar y acabar.

CONCLUSIÓN

La maldición de Dark Lake, gracias a su formato de miniserie, ofrece una experiencia rápidamente disfrutable, con lo que el formato evita que el espectador pierda el interés. Son dos episodios que introducen bien y que llevan a que la historia tenga un buen clímax en su momento justo. Además, está bien rodada, y la introducción de los sustos y elementos más terroríficos se lleva a cabo con una buena mano. Como ocurre en muchos trabajos de Stephen King, el final termina por desmerecer un poco el resultado, buscando el sentimiento de siempre, pero en términos generales es una miniserie que merece la pena.

La maldición de Dark Lake
3.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados