La verdad duele es una película que me llamó la atención desde el primer segundo del tráiler, y puedo asegurar que no dejó nada que desear. Las historias basadas en hechos reales son muy complicadas a la hora de interpretar, pues es necesaria una buena protagonización, y Peter Landesman, director de la película, al elegir a Will Smith para el reparto de esta producción no se equivocó.

Se ambienta en el año 2002, y en la importancia que tiene el fútbol americano en los Estados Unidos. Cuenta la historia de Bennet Omalu, un médico nigeriano y forense, graduado en una gran variedad de universidades junto con una notable serie de títulos, que tras recibir el cadáver de Mike Webster, jugador de fútbol americano de los Pittsburgh Steelers, decide iniciar una investigación forense a fondo. No le parece lógico que una persona tan deportista como él haya fallecido a causa de volverse completamente loco.

Tras investigar su cerebro a fondo, comprueba que sufre grandes daños cerebrales, procedentes de los golpes que recibió durante sus 18 años como jugador profesional. Esto es un gran descubrimiento para Bennet, lo que es un impedimento es explicarle a la NFL (Liga Nacional de Fútbol de Estados Unidos) que el fútbol acaba con la vida de sus jugadores, y sobre todo, que esta organización pueda llegar a darle la razón.

Una gran interpretación que nos deja con la boca abierta

Que Will Smith es un gran actor, no lo podemos dudar. Sin embargo, en esta película podemos ver un Will Smith luchador, seguro de sí mismo, y sobre todo, un Will Smith que no se rinde. Al comienzo de la película, Bennet Omalu es un médico que está tan centrado en su trabajo que no piensa en su vida personal prácticamente. Desprende una gran empatía con sus pacientes, ya que cada vez que tiene que abrir un cadáver les habla pidiéndoles su ayuda para que se sepa la verdad. Sin embargo, según se desarrolla la película, podemos ver a un Dr. Omalu verdadero, que se enamora de una mujer a la que ayuda ofreciéndole su casa para poder alojarse, y según va pasando el tiempo, una de sus mayores preocupaciones es crear una familia junto a ella.

Además, protagoniza unas escenas realmente espectaculares, llenas de sentimiento al saber que lleva la razón, y podemos ver la rabia que desprende al darse cuenta de que no es tan valorado simplemente por el hecho de no ser americano de nacimiento. Ya no solo eso, también podemos ver cómo desprende rabia frente a los directores de la NFL, por el hecho de no estar de acuerdo con él, o no darle la razón por miedo a perder la fama que tiene este deporte.

Una historia basada en hechos reales

Este tipo de películas, que muestran realmente una historia verdadera, tienen mucho mérito, pues no es lo mismo contar una historia que interpretarla. Además, lo que más me ha gustado del guion es que cuenta algo tan actual como es el fútbol americano en Estados Unidos, algo que la gran mayoría de las personas tiene consciencia de que existe, y realmente no nos damos cuenta de cuándo deja de ser un deporte para convertirse en una triste realidad.

Además, me parece correcta la idea de hacer una película sobre este tema, puesto que mucha gente desconoce realmente el peligro que tiene practicar este tipo de deportes en los que mucha gente sufre graves lesiones y que los espectadores contemplan como un espectáculo. Es cierto que todos sabíamos que los jugadores tendrían que sufrir, por muy leves que sean, algunas lesiones en la cabeza tras esos golpes, pero jamás imaginaría que llegarían a desembocar en la locura de éstos.

Es realmente triste que personas que se han dedicado toda su vida, desde pequeños, a un deporte, hasta el punto de convertirse en su vida, terminen en la locura por practicar aquello que realmente les da la vida y algo en lo que ponen tanto empeño para superarse día a día.

Por otra parte es una historia que no se hace larga, y aunque son dos horas de película, consigue llamar la atención del espectador todo el tiempo, logrando que comprendas la tensión del Dr. Omalu, y te llenes de rabia al ver que hay personas que aún con pruebas científicas e informes, sigan intentando desafiar a la ciencia solamente por el hecho de mantener un estatus, sin pensar en la vida de aquellas personas que consiguen que ese estatus siga vigente.

En definitiva, ha sido una película que me ha llamado mucho la atención, y que ha conseguido que siga viendo el lado bonito del fútbol americano, pero que también pueda ver el lado oscuro de este deporte, y que comprenda que aquellos jugadores que dedican su vida a ello son verdaderos luchadores, pues arriesgan su vida totalmente.

La verdad duele
El Dr. Omalu es un experto forense que decide investigar la muerte de los jugadores de fútbol americano, pues no comprende por qué algunos fallecen en la locura.
Guion9.6
Reparto9.6
Dirección9.1
Lo mejor
  • La historia
  • La interpretación de Will Smith
  • El resto del reparto
Lo peor
  • La tensión durante el nudo de la película
9.5Muy buena
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Sobre El Autor

Soy estudiante de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos.

Artículos Relacionados