Walter Mitty es el editor fotográfico de la revista Life. Su vida es gris y monótona, pero no deja de soñar despierto, imaginando que realiza hazañas heroicas y que viaja a paraísos salvajes. Está enamorado en secreto de una compañera de trabajo, pero no se atreve a decírselo. Ahora, para contactar con un misterioso fotógrafo, Walter se verá envuelto en la aventura de su vida.

ARGUMENTO

El aburrido Walter Mitty (Ben Stiller) lleva una simple y rutinaria vida como editor fotográfico de la revista Life. Nunca ha estado en ningún sitio, nunca ha hecho nada especial ni extraordinario, pero lleva dieciséis años contemplando fotografías de los lugares más bellos y exóticos del mundo. A menudo se queda colgado, y se evade de su ordinaria vida viajando mentalmente a universos fantásticos. Está enamorado de su compañera Cheryl (Kristen Wiig) pero no se atreve a hablarle en persona, así que intenta hacerlo a través de la página de contactos a la que ambos están apuntados. La web en cuestión no funciona, de modo que Cheryl nunca llega a recibir sus “guiños” virtuales aunque, finalmente, la realidad terminará por unirlos.

Un día, Mitty llega al trabajo y le dicen que han comprado Life: pasará a ser una edición sólo digital, lo que reducirá drásticamente la plantilla, entre otros cambios. Los nuevos jefes, una panda de jóvenes peripuestos y estirados que no tienen ni idea de la empresa, empezarán a despedir sin escrúpulos a los empleados. Sean O’Connell (Sean Penn), el fotógrafo más reputado de Life, ha enviado al departamento de Mitty el negativo de la que ha de ser la fotografía de portada del último número impreso de la revista. Pero ese negativo no aparece por ningún sitio, y Sean es un aventurero de la vieja escuela, de los que van por la vida sin un número de contacto ni una dirección fija. Walter Mitty deberá embarcarse en el periplo de su vida para encontrarlo, y dar con la foto de portada antes de que lo despidan.

REPARTO

Ben Stiller se dirige una vez más a sí mismo e interpreta al protagonista, Walter Mitty. Stiller vuelve a poner de manifiesto que, a parte de uno de los mejores actores cómicos actuales, es un gran realizador del género, como ya ha demostrado con las míticas Tropic Thunder o Zoolander (película que cuenta entre sus seguidores con figuras tan dispares como el respetable y “serio” director Terrence Malick).

La genial Shirley MacLaine tiene un pequeño papel como la madre de Walter. La chica de la película, y amor platónico de Mitty, está interpretada por Kristen Wiig, actriz surgida de la cantera Saturday Night Live y nominada al Oscar por el guión de La boda de mi mejor amiga, que también protagonizaba. Sean Penn interpreta a la musa inspiradora de Mitty, el enigmático fotógrafo y héroe inalcanzable Sean O’Connell. Su presencia casi divina planea sobre toda la película, aunque Penn no aparece en pantalla más de tres minutos. El que no está en este film es Owen Wilson, habitual compañero de hazañas cinematográficas de Stiller.

LA PELÍCULA

Ben Stiller revisa desde su particular punto de vista el relato corto de James Thurber, que ya tuvo una adaptación cinematográfica en 1947. En este caso, el negativo perdido funciona como Macguffin y motor de la acción, llevando al soñador protagonista, por fin, a vivir su particular, y esta vez real, odisea alrededor del mundo.

Si esta crítica fuera en inglés, La vida secreta de Walter Mitty se podría resumir diciendo que “This is a film about LIFE”, dejando al juicio del lector elegir sobre si se trata de una película sobre la revista Life o sobre la Vida. Es, en efecto, un film sobre la vida que tiene como escenario principal la revista Life, pero Stiller se sirve principalmente de esta empresa porque le otorga un magnífico eslogan: “Observar el mundo, hacer cosas peligrosas, ver a través de las paredes, acercarse, encontrarse unos a otros y sentir. Ese es el propósito de la vida.” Qué irónico, trabajar en Life y no tener vida.

Más allá de esto, se podría haber situado en cualquier empresa actual, que hace la transición a lo digital, que es comprada por grandes entes y pasa a ser gobernada por jóvenes y desalmados empresarios con cargos impronunciables y muchos masters, pero que probablemente no tengan la más mínima idea del alma de la empresa que pasan a dirigir.

CONCLUSIÓN

La vida secreta de Walter Mitty es una película entretenida, de bella fotografía; cómica pero de trasfondo amargo, es un reflejo de la situación laboral actual, en la que grandes conglomerados acaban alienando y deshumanizando al trabajador sin tener en cuenta los años que lleva trabajando en la empresa, la calidad de su trabajo ni su dedicación. A la hora de despedirlos, no son más que un número.

Es también una nostálgica reflexión sobre la vacuidad de los nuevos medios y la intangibilidad actual: los negativos, el revelado, las revistas en papel, las relaciones cara a cara; todo reminiscencias románticas de un pasado no tan lejano. Stiller nos recuerda la importancia de soñar, y también de dejar de hacerlo para que esos sueños sean una realidad. La quintaesencia de la vida consiste en tener el coraje de lanzarse a lo desconocido.

La vida secreta de Walter Mitty
3.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)

Sobre El Autor

Artículos Relacionados