Esta comedia británica, Les doy un año, deja bastante que desear, por no decir que es un pastel con forzadas pinceladas de humor. El guionista y director Dan Mazer presenta una historia poco original, demasiado previsible y sin ninguna sinergía entre los elementos que la componen.

Nat (interpretada por la actriz Rose Byrne) y Josh (al que caracteriza Rafe Spall) son una pareja que se casa poco después de haberse conocido creyendo que están hechos el uno para el otro. Sin embargo, pocos meses después, se dan cuenta de que no tienen nada en común y de que no persiguen para nada los mismos objetivos en la vida. La verdad es que Josh sigue enamorado de su ex-novia y Nat se siente altamente atraída por un apuesto cliente con el que ha tenido un flechazo a primera vista. Pretendiendo que todo va bien Nat y Josh intentan ignorar sus sentimientos e incluso organizan una cita de 4 para que el cliente de Nat y la ex-novia de Josh se conozcan.

Un guión sin intención

Al finalizar la película te quedas igual que antes de haberla empezado a ver, lo que es un triste indicador de que el film no te ha aportado nada. Para ser una comedia romántica le falta comedia y le falta romanticismo. Las escenas que podrían ser graciosas se alargan demasiado provocando al final que se hagan pesadas y contribuyan a ralentizar el ritmo de un film en el que ya de por sí, apenas pasa nada. Además desde el principio sabes cómo va acabar todo.

Lo único que se salva del guión son algunas líneas de diálogo graciosas como los mini monólogos del personaje más singular, que es el amigo de Josh, a pesar de que sus intervenciones no tienen ningún sentido. A veces el humor puede salvar una historia, no será la primera vez y especialmente tratándose de un film británico, pero en este caso, son demasiadas las cosas que no acaban de cuajar y el humor que se desprende queda totalmente diluido como algo ridículo que no es ni buen humor absurdo, ni mínimamente ingenioso, ni negro, ni loco ni nada.

Finalmente la pareja acaba reconociendo que están totalmente a disgusto en su matrimonio, pero son tan orgullosos que deciden que al menos deben intentar durar un año. Para conseguirlo van a unas sesiones de terapia de pareja que realmente en nada les ayudan. Mientras Nat y Josh intentan por todos los medios hacer que su matrimonio cumpla un año, mordiéndose la lengua y haciendo la vista gorda, sus respectivos amores despechados, la ex-novia y el cliente, empiezan una relación. Nada más cumplir su primer aniversario Nat y Josh se dan por satisfechos y deciden por fin acabar con su absurdo matrimonio y perseguir a las personas con las que realmente quieren estar.

Un buen reparto mal aprovechado

El reparto a primera vista no está mal, ya que cuenta por ejemplo con el actor Stephen Merchant, conocido por su papel en la serie cómica The Office o con el protagonista de El Mentalista, Simon Baker. Los papeles femeninos los encarnan las guapas Rose Byrne y Anna Faris también acostumbradas a trabajar en papeles cómicos. Pero a pesar de que todos pueden ser buenos intérpretes sus personajes no dan más de si y todos parecen están contenidos en sus interpretaciones, limitados por la poca chicha que ofrecen sus personajes.

El personaje de Merchant (Dan) es como un satélite independiente que no está de ninguna manera integrado en la historia. Baker no consigue romper la impresión de que su personaje Patrick Jane de El Mentalista se haya colado en la película haciendo que todo parezca todavía menos creíble. Y tanto Byrne como Faris parece que tienen mucho más ofrecer de lo que vemos. Puede que todos tuviesen unos malos días durante el rodaje pero más bien el resultado apunta a una pobre dirección de actores.

Mazer como director

Como dice el dicho, para gustos colores y puede que algunos disfruten de este pastel irremediable, pero aviso a los que se han reído con las anteriores películas escritas por Mazer, que Les doy un año no tiene nada que ver con las extravagantes cintas protagonizadas por Sacha Baron Cohen.

Conocido por ser el guionistas de las famosas cintas Borat y Bruno y director de algunos de los episodios de El show de Ali G y Dog bites Man, Mazer se estrenaba como director cinematográfico con esta cinta. A nuestro humilde juicio con un suspenso, aunque parece que va a repetir con el film Dirty Grandpa que se encuentra aún en pre-producción. A ver si ha aprendido de sus errores y en su próximo film nos ofrece algo mejor.

Les doy un año
En Les doy un año el director Dan Mazer decepciona con una comedia romántica que no encuentra el tono y que deja indiferente al espectador.
Guion4
Reparto6.5
Dirección5
Lo mejor
  • El reparto
  • Las intervenciones de Stephen Merchant
Lo peor
  • El guion y lo previsible que es todo
  • El flato que producen ciertas escenas que dan vergüenza ajena.
  • La dirección de actores
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Sobre El Autor

Redactora

Guionista que hace lo que puede por subsistir sin perder la ilusión. Amante de las películas de personajes, de los planos secuencia y del cine de todo tipo excepto de terror. Me cagué de miedo con el Resplandor. Me gusta la tonadilla de Movierecord, no me gustan los remakes y nunca entenderé las traducciones de ciertos títulos.

Artículos Relacionados