Los Pilares de la Tierra

NOTA: ★★★★★★★★★☆

Tras convertirse en uno de los libros de su género más importantes de todos los tiempos, y con una secuela ya publicada (también de gran éxito), Los Pilares de la Tierra ha llegado finalmente a televisión. Lo ha hecho en forma de una miniserie de 8 episodios ya emitidos en los Estados Unidos, y que comenzarán a verse en nuestro país desde el próximo domingo día 5 de septiembre. Tanto si has leído el libro como si no conoces la obra de Ken Follet, te espera una aventura de época medieval, con trasfondo histórico, irrepetible. Un acontecimiento y una historia que deberías disfrutar y saborear episodio tras episodio, porque el proyecto lo merece.

ARGUMENTO

Los Pilares de la Tierra, como apreciaréis una vez disfrutéis de la serie, no trata sobre un personaje concreto, ni tampoco acerca de un grupo de estos. La protagonista es la construcción de una catedral, y de cómo ésta va evolucionando con el paso de los años debido al trabajo o a la desgracia producida por su interacción con los personajes. Además, la situación política de Inglaterra también toma un papel primordial y protagonista, aunque siempre en segundo plano cediéndole el testigo de la importancia a la mencionada catedral de Kingsbridge.

El panorama político de Inglaterra comienza con problemas, cuando el nieto y la hija del Rey Henry I empiezan a competir por el trono del país. El clero tiene la intención de conseguir que el nieto de Henry I, Stephen, se convierta en el nuevo Rey, y así les ayude a conseguir una mejor posición sobre el pueblo. Por su parte, en un lugar muy distinto, el monje Philip vuelve a su hogar tras una larga ausencia para convertirse en el nuevo prior de Kingsbridge, convirtiéndose la tarea de construir una nueva catedral en su principal objetivo como responsable del lugar. Le ayudará Tom Builder, un maestro constructor que viaja buscando trabajo y al que acompaña su familia. A lo largo de la serie se desarrollarán las historias personales de cada personaje, pasarán varias décadas, y veremos como todo evoluciona, pero a fin de cuentas, lo que tendrá el centro de la historia será la catedral.

REPARTO

Entre los nombres que acompañan la lista de productores de la miniserie nos encontramos los de los hermanos Scott, Ridley y Tony, que saben perfectamente cómo adaptar un libro de éstas dimensiones. Su talento se aprecia en todo momento, al igual que la participación activa del propio Ken Follet, que ha participado en el desarrollo para que su libro se adapte en condiciones. Sobre el reparto artístico, hay que reconocer que se ha realizado un casting de sobresaliente. Hay algunas caras más conocidas que otras, pero en términos generales el reparto hace un trabajo estupendo.

Actores y actrices del nivel de Rufus Sewell, Hayley Atwell, Matthew Macfadyen, Natalia Wörner, e Ian McShane nos regalan una actuación de las que dejan huella. Algunos de los rostros menos conocidos de la producción, como Liam Garrigan, Sam Claflin, o Eddie Redmayne también satisfacen y seguro que consiguen abrir muchas puertas tras la emisión de la serie.

LA SERIE

En ocho episodios es difícil adaptar un libro tan largo como Los Pilares de la Tierra, que tiene cientos de páginas y montones de subepisodios argumentales dedicados a asuntos menores. Como era de esperar, la miniserie tenía que hacer reajustes en el desarrollo de la historia, recortar algunos episodios, eliminar otros, y simplificar el ritmo para que pudiera encerrarse la esencia del libro en ocho episodios. La presencia de Ken Follet en la producción nos garantiza que el resultado esté a la altura de las expectativas, y los fans del libro posiblemente no quedarán decepcionados. Como decíamos, hay cambios, e incluso el final está más reducido que en las páginas del libro, pero la valoración general que podemos hacer de la adaptación es excesivamente positiva.

Los Pilares de la Tierra es una emocionante historia medieval, con un trasfondo histórico que engancha, unos personajes perfectamente escritos con los que no tardas en conectar, y un desarrollo en el que no hay tiempo para las pausas. Episodio tras episodio sentirás curiosidad por ver cómo avanzan las cosas y descubrir si finalmente la catedral logrará terminarse con éxito. Hay traición, odio, pasión, venganza, envidia, romance, guerra, y muchas otras cosas que, reunidas, logran crear un conjunto irresistible.

CONCLUSIÓN

Terminarás de verla y te quedarán ganas de leer el libro si no lo has hecho ya, y de buscar la continuación del mismo para saber qué ha sido de la catedral muchos años después. Los fans de Ken Follet pueden estar tranquilos. Y no porque la serie adapte bien la novela original, que lo hace de manera brillante, sino porque además cuenta con un reparto de altura y una dirección y producción al nivel de las mejores miniseries emitidas en televisión.

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

  1. Mario

    He visto el primer capítulo, y un poco del tercero (dos minutos) y me parece que ya que han adaptado una novela lo mínimo que podrían hacer es ceñirse a ella. Si querían hacer una historia medieval que se la inventen. Menudo chasco me he llevado.
    En la novela Tom i Agnes están muy enamorados, algo que no deja entrever la séria. Al hijo de ambos que abandona Tom no lo encuentra un forajido, lo encuentra el hermano del prior Philip. A éste no le revela ningún secreto el Prior James antes de morir, lo hace a Remigius, el subprior (y es un detalle importante de cara al final del libro/série. El padre de Aliena y Richard, el conde de Shiring, no muere decapitado delante de sus hijos, lo hace en una celda inmunda…. y así unos cuantos “cambios” más.
    Martha, al inicio de la historia tiene 7 años, ¿alguien se puede creer que esa niña los tiene?
    ¿Por qué se les cambia el nombre a Stephen (Esteban) y a Maud (Matilde)? Puestos a hacerlo el prior sería Felipe, el contructor Tomás….
    Está muy bien ambientada, pero se podían haber esmerado más en cuidar los detalles y en seguir la novela.