No me chilles que no te veo

NOTA: ★★★★★★★½☆☆

No me chilles que no te veo 01Para mí, el mundo del cine tiene muchos tipos de películas. Hay películas malas, a montones, horrendas, a montones también, sobre todo últimamente, películas buenas, y películas que pasan a formar parte de la colección de clásicos básicos del cine. Y no necesariamente estas películas indispensables tienen que ser buenas, son cosas distintas. Para mí, las películas que me entretienen una y otra vez aún cuando las he visto más de 20 veces, son clásicos básicos. Así de sencillo. Ya me puede importar que sea de bajo presupuesto, que lo importante es que pueda confiar en ella cuando lo necesite. Hoy voy a recordar uno de estos clásicos, la inolvidable No me chilles que no te veo, también conocida como See No Evil, Hear No Evil.

Es posible que la recordéis, es una de las muchas películas que rodaron juntos los cómicos Richard Pryor (que en paz descanses motherfucker) y Gene Wilder (aguanta un poco más, anda chavalote). Su historia era delirante y aunque en su momento se la consideró como una de las peores películas protagonizadas por el dúo, a mí siempre me encantó.

EL ARGUMENTO

En el film Richard Pryor es Wally Karue, un ciego que está buscando trabajo desesperadamente. Gene Wilder, por su parte, caracteriza a Dave Lyons, un sordo que tiene una tienda. El encuentro de ambos personajes se producirá en la tienda de Lyons, donde éste terminará contratando a Karue. Poco después, cuando el sordo sale del escenario, un hombre aparece y esconde una moneda muy valiosa. A continuación aparece una mujer fatal buscando la moneda, y matando a quien la había escondido. La pareja no se entera de nada, pero Wally escucha un disparo. Poco después el dúo se encuentra con el cadáver en el suelo y son detenidos. No tardarán en escaparse y se cruzarán con los asesinos, quienes tratan de recuperar la moneda. A partir de ahí darán inicio a una serie de rocambolescas aventuras en las que sus escasas habilidades se deberán combinar para salir con vida.

La película tiene algunos momentos de gloria realmente brillantes. Cuando la pareja es detenida y Dave es llevado dentro de la comisaría, tenemos una escena de relumbrón. Todas ellas juegan con el factor de sordera y ceguera de los protagonistas, que en combinación son de lo que no hay. Pero la química entre los dos actores también juega un papel destacable. Sin olvidar que entre los secundarios se encuentra un joven Kevin Spacey dando vida a uno de los villanos de la historia.

No me chilles que no te veo 02

EL REPARTO

Su director fue Arthur Miller, que ya había trabajado con la pareja en El Expreso de Chicago, otra comedia que merece ser tenida en cuenta. El último film rodado por el director fue Pucked (de la saga National Lampoon) con Bon Jovi, David Faustino y Cary Elwes. Gene Wilder está ya bastante mayor, pero le hemos visto recientemente en varios episodios de Will & Grace interpretando a Mr. Stein. Y Richard Pryor, como ya hemos dicho, falleció en 2005 de ataque al corazón. Aunque Pyor tuvo una vida bastante dura en sus últimos años, luchando contra la esclerosis múltiple y dejando claro a través de su web que aún podía dar guerra, lo cierto es que nos ha dejado un legado tremendo. A sus numerosos CDS con monólogos el autor suma varios libros, grabaciones en vivo de sus actuaciones, y decenas de películas. Ha influenciado a la mayoría de cómicos del momento y próximamente está previsto que su vida sea llevada al cine en forma de película (aunque aún no se ha decidido quién será el responsable de caracterizarle).

CONCLUSIÓN

Con películas como No me chilles, que no te veo podemos apreciar el excelente trabajo de los dos actores protagonistas, quienes aún estando en una comedia, bordan el papel. No en vano Pryor y Dave acudieron a escuelas de ciegos y sordos para aprender y estudiar su comportamiento. Así se puede comprobar a lo largo de toda la película en la cara de Pryor, que convence sin salirse del papel en ningún momento. Clasicazo!.

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados