Oldboy CartelCuando nos enteramos el año pasado del más que futurible remake de la película coreana Oldboy la palabra innecesario sacudió nuestras mentes. ¿Realmente necesita la cinta de 2003 una revisión tan temprana? ¿Podrá estar a la altura de una de las películas de culto del siglo XXI?.

La noticia de la elección de Spike Lee como director de la cinta, y la incursión de Samuel L. Jackson, fueron poco menos que un bálsamo. Un tenue rayo de esperanza para el cinéfilo, que fantaseaba con ver una reinvención de la historia pasando por el particular filtro de este director de raza. Algo así como lo que ocurrió entre los siete samuráis y los siete magníficos.

ARGUMENTO

Joe Doucett es un decadente publicista, aislado en vida por un trabajo y una adicción a la botella que empujan a la cuerda floja un cada vez más inestable matrimonio (hija incluida). Tras destrozar un importante trato del que pendía su futuro en la empresa, Joe decide encontrar respuestas en el fondo de una botella de Vodka. Vagando por las calles de neón de un lluvioso barrio chino, dando tumbos con un aspecto deplorable, Joseph se acerca a una dama en busca de algo de compasión y quizás un noche loca, pronto descubrirá que el destino le guarda otros planes bien distintos.

Joseph permanece cautivo en una habitación asilada del mundo exterior, es alimentado a través de una trampilla en la puerta con la misma comida día tras día y su única relación con el exterior es un viejo televisor. 20 largos años viviendo la misma rutina. Cuando por fin lo liberan, sin darle ninguna explicación, se lanza a una búsqueda obsesiva para descubrir quién orquestó un castigo tan cruel y extraño.

REPARTO

Olboy (2014) es un remake directo de la cinta voreana de 2003 dirigida por Park Chan-wook, que a su vez se basa en un manga homónimo creado por el guionista Garon Tsuchiya y el dibujante Nobuaki Minegishi. Spike Lee (Plan oculto, La última noche, Una mala jugada) es el encargado de dirigir al fracaso esta cinta sin alma, protagonizada por un Josh Brolin (No es país para viejos, Gangster Squad) en el papel de Joe Ducett, que demuestra que cualquier papel que no se ciña a hacer exclusivamente de hombre parco de palabras y tipo duro le viene muy grande. Un sobreactuado pero siempre cumplidor Samuel L. Jackson, logra sacarnos alguna sonrisa cómplice y es casi lo más destacable de la cinta aunque su papel sea muy secundario.

Completan el reparto la prometedora Elizabeth Olsen (Very good girls) rezumando encanto y sencillez que encajan de lleno con su personaje. En el papel de villano encontramos a Sharlto Copley (Distrito 9, Elysium), quien no acaba de resultar todo lo elegante y contundente que debería, rozando el excesivo amaneramiento.

LA PELICULA

El mayor problema de Oldboy, es Oldboy. Así podríamos resumir los 108 minutos que nos aguardan. El comienzo de la cinta es prometedor, el nuevo protagonista, ese publicista busca vidas y bebedor es un interesante punto de partida que se aleja exponencialmente del protagonista original, más entrañable y menos odioso. El encierro en esta versión es más lento y agobiante, sin duda más cruel y menos aséptico, acorde con lo demandado por el público americano, recordando en exceso a Saw y alejándose de la paciencia poética del villano original para llevar a cabo la venganza.

La película pierde fuelle al ser liberado el protagonista, su reacción tras un cautiverio de 20 años no es tan radical como cabría esperar al encontrar un mundo totalmente diferente al que dejó atrás. Todo se resume en ponerse unas gafas de sol y agredir a todo el que se cruce con él, la violencia por la violencia. Aquí la crítica hacia lo que supondría estar encerrado 20 años viendo televisión y cómo afectaría eso salvajemente en las relaciones humanas a desaparecido. La banda sonora, casi un protagonista principal del film coreano, aquí pasa totalmente desapercibida siendo de una calidad de telefilm de sábado por la tarde. Vergonzoso.

El romance que mantienen Josh Brolin y Elizabeth Olsen carece de sensibilidad y pasión con la que un hombre confinado mira a la primera mujer que ve en 20 años. Esta falta de interés por contar una historia que trascienda, repercute negativamente a un film que se ha limitado a copiar el fondo y no la forma dejándolo totalmente huérfano. No todo es malo, Olboy de Spike Lee aporta algo nuevo. No solo narra una historia de venganza, también incluye una de redención y es aquí donde realmente se separa del su homónima. La imposibilidad de cambiar los actos pasados y como atormentan al protagonista hasta su polémica escena final es sin duda un atractivo añadido que se ha explotado sabiamente.

CONCLUSIÓN

Si lo miramos como una película aislada Olboy(2013) es una cinta entretenida, con unas actuaciones correctas y un guión fresco. El problema es que la cinta en la que se basa es prácticamente inmejorable, superior en cada uno de todos sus aspectos. Spike Lee da para más, desconocemos los motivos que lo han llevado a hacer un remake tan descafeinado, llenando la cinta de ridículos homenajes al film oriental en vez de apostar por hacer algo radicalmente distinto.

Olboy es una historia que narra hasta donde es capaz un hombre para planificar y llevar a cabo una venganza con una frialdad absoluta, una historia que nos habla acerca de la delgada línea que separa lo éticamente correcto de la vergüenza. Spike Lee ha convertido todo esto en un loco con un martillo peleando en secuencias gore alejadas de toda violencia poética, se mueve al ritmo de melodías de film de Jackie Chan. Incluso el ambiguo final del film original ha sido sustituido por uno más conciliador. Oldboy (2013) es como si le dieras a tu padre el guión de The Matrix para que lo reescribiera.

Oldboy
2.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)

Sobre El Autor

Redactor

Artículos Relacionados