Christopher Landon nos trae esta nueva iteración de la saga Paranormal activity, saga que pese a estar más quemada que el cenicero de un bingo, parece que sigue reportando beneficios a Paramount Pictures, si no no se explica la invasión de secuelas que padecemos desde el no tan lejano 2007. En esta ocasión no se trata de una entrega directa, si no de una suerte de spin-off latino, pero tranquilos amantes de lo paranormal, todo parece indicar que la quinta entrega de la saga numerada llegará a nuestras taquillas en 2014.

ARGUMENTO

Cuando Jesse y sus amigos Héctor y Marisol se disponen a comenzar sus vacaciones de verano en la barriada latina donde viven, son repentinamente sorprendidos por el asesinato de una ermitaña vecina conocida por su mal genio y hermetismo. Muchos vecinos dicen de ella que es una bruja. Nuestros protagonistas deciden visitar la casa de la difunta Anna, donde tienen una experiencia escalofriante relacionada con la magia negra. A partir de ese momento Jesse habrá sido señalado por una entidad demoníaca y con ayuda de su familia y amigos tendrá que luchar para evitar su posesión a través de aterradoras sesiones espiritistas y conjuros de santería.

REPARTO

El film está dirigido por el pseudo desconocido Christopher Landon, director de Burning Palms y guionista habitual de la saga que coge por primera vez las riendas con un resultado un tanto irregular. A la cabeza del conjunto de actores hispanos destaca el joven Andrew Jacobs como Jesse, con quien tiene en común haberse criado en un barrio similar al que se nos presenta en el film, por lo que su papel resulta bastante creíble hasta que empieza a sufrir convulsiones y subirse por el techo claro está.

Jorge Diaz, actor de series mexicanas como La patrona o La mujer del vendaval da vida al simpático Héctor, mejor amigo de Jesse y compañero de correrías, que hará las veces de protagonista del film al caer Jesse en el embrujo y prácticamente es con el que más llega a enfatizar el espectador. Gloria Sandoval (¿Quién teme a Vagina Wolf?) interpreta a la bruja Anna, la desagradable vecina de Jesse. Su actuación es casi lo más destacable del film pero por desgracia no acapara tantos minutos como desearíamos. Por último, aunque tiene un papel casi anecdótico, la “yaya” de Jesse, Celia, interpretada por Silvia Curiel. Su personaje es entrañable, es la típica abuelita cuya cabeza ya no rige como debiera, con una profunda devoción religiosa se pasa la mayoría del film hablando y rezando en voz alta paseándose por la casa. Será la única que logrará arrancarnos alguna sonrisa en todo este metraje cargado de sustos.

LA PELICULA

La cinta arranca enérgica, liberada de las ataduras de sus anteriores entregas a la esclavitud de una única casa donde transcurría la mayor parte de la acción. La juventud de todos sus protagonistas justifica su exagerada insensatez, no dejan de ser un par de críos con una pequeña GoPro en busca del vídeo más gamberro para subirlo a Youtube.

La primera parte del film, esta especie de Jackass latino, hasta que el conflicto con la siniestra vecina estalla, es casi lo más creíble y entretenido de la cinta, este tono menos solemne, más escéptico y desenfadado le sienta de perlas a la saga. Este punto de insensatez hace que incluso después de ser señalado por la entidad maligna Jesse y Héctor disfruten con los “poderes” que parecen haber otorgado a su portador, sin duda el preludio de algo que está por venir. Pero cuando la película adquiere un tinte más serio la cosa cae por su propio peso, al ser completamente poseído Jesse, resulta del todo increíble que continúen grabando absolutamente todo en vídeo poniendo sus vidas en peligro gratuitamente.

Los “sustos” se basan únicamente en repentinos cambios de plano acompañados de sendas subidas de volumen, advirtiéndonos con un silencio total y un plano fijo de la llegada de los mismos. La lograda ambientación de algunos escenarios, como un sótano lleno de siniestros artículos de santería es rápidamente echada por tierra por esta clase magistral de arruinar todo clímax. El tramo final de la película es absolutamente lamentable y sentiréis que volvéis a vuestra niñez con una secuencia digna del tren de la bruja, guiño final a los personajes de la primera Paranormal activity incluido.

CONCLUSIÓN

Paranormal activity: Los señalados es un claro ejemplo de película que se va deshinchando a si misma conforme avanzan los minutos. Toda la frescura inicial por su nueva ambientación latina más humana y espontanea se echa por tierra al ser poseído nuestro protagonista. Las actuaciones dejan de ser coherentes y los sustos comienzan a ser demasiado anunciados, esto unido a unos efectos especiales tremendamente mediocres hace que el resultado final no sea muy halagüeño.

La cámara en mano funciona aquí solo en momentos concretos, siendo la mayoría del tiempo un estorbo para la ambientación. El tramo final de la cinta es todo un ejemplo acerca de cómo no hacer terror. Inexplicablemente hay gente que todavía no ha tenido suficiente de estas películas. Si te gusta atiborrarte a palomitas durante la película, Paranormal activity: Los señalados es como comerse la caja de cartón.

Paranormal activity: Los señalados
0.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Sobre El Autor

Redactor

Artículos Relacionados