Qué bello es vivir

NOTA: ★★★★★★★★★☆

Que bello es vivir CartelEn el mundo del cine existe un gran número de clásicos navideños, (o simplemente clásicos) pero hay uno realmente especial. Se trata de Qué bello es vivir (1946) del enorme director Frank Capra. Esta es una de esas historias que poco a poco nos atrapan para finalmente sacudirnos con una enorme ola de emociones.

ARGUMENTO

Para ganarse las alas, un ángel (interpretado por Henry Travers) deberá ayudar al joven George Bailey (James Stewart). Desde bien pequeño George siempre se ha desvivido por ayudar a los demás, teniendo solo doce años salvó a su hermano pequeño de morir ahogado (quedándose sordo de un oído) y a otro niño de morir envenenado, entre otras cosas. Ya en su juventud, George sueña con viajar por el mundo, estudiar en la universidad y salir de su pueblo natal Bedford Falls. Pero debido a que debe hacerse cargo del pequeño banco familiar, este sueño se retrasa una y otra vez.

Una nochebuena, su tío y socio extravían una importante suma de dinero, lo que significa que perderá su negocio, que los habitantes de Bedford Falls caerán en manos del avaro banquero que intenta apoderarse de todo el pueblo y que además le meterán en la cárcel. Ante esta situación, George Bailey piensa que si se suicida, su seguro de vida cubriría esa deuda y cuando se dispone a hacerlo, ocurre un suceso extraordinario que cambiará por completo la idea de George.

REPARTO

Poco más se puede decir que no se haya dicho ya de un mito como James Stewart. Nació en 1908, en Indiana. Ha interpretado grandes películas de la historia del cine como Caballero sin espada, Anatomía de un asesinato, Vértigo, La soga o La ventana indiscreta. Medía 1,91 y es por derecho propio uno de los mayores actores de Hollywood de todos los tiempos. En Qué bello es vivir nos regala una memorable actuación, una hermosa variedad de registros que nos hacen empatizar desde el principio con el bueno de George para reír y sufrir con él durante toda la película.

Que bello es vivir 001

La réplica femenina en la cinta de Capra no se queda a la zaga, tenemos a una Donna Reed en su máximo esplendor. Donna ya había grabado películas como Nosotros fuimos los sacrificados de John Ford o EL retrato de Dorian Gray de Albert Lewin, pero fue con Qué bello es vivir cuando realmente se consagró como una gran estrella de Hollywood. Después de algunos altibajos, en el año 1953 ganó el Óscar a la mejor actriz secundaria por De aquí a la eternidad de Fred Zinnemann. En Qué bello es vivir Donna Reed interpreta a la esposa de George Bailey, una mujer totalmente enamorada de su esposo, que hará lo imposible por ayudarle.

La película además tiene unos secundarios de lujo como Lionel Barrymore como el malvado banquero Potter o el multipremiado Thomas Mitchell.

LA PELICULA

Qué bello es vivir no tiene desperdicio. La iluminación es de un elevado gusto y acompaña en cada momento al estado emocional de los personajes, aportando una mayor fuerza visual al conjunto de la cinta. Las pequeñas sutilezas en la dirección hacen que la obra sea grande. No solo tenemos una fotografía y una iluminación que nos dan mayor profundidad a la historia, además contamos con un conjunto de elementos visuales que potencian y refuerzan la historia. Un ejemplo sería el cordel que el tío de George Bailey nos muestra al inicio de la historia, con este pequeño detalle y sin necesidad de más explicación, nos avisa que este es un personaje despistado y nos adelanta que en el futuro, como veremos en la última parte del film, esto tendrá una gran importancia. Otro pequeño gran detalle, sería la escalera de la casa de George. Hay tres momentos claves, en los que George sube por las escaleras de su casa y se queda con el pomo de la baranda en la mano. En cada ocasión, su reacción es totalmente distinta ante esta acción y refleja a la perfección el interior de George.

Que bello es vivir 002

CONCLUSIÓN

Probablemente Qué bello es vivir sea la película mas recordada de Frank Capra. Probablemente sea la película que mas veces retransmiten en las televisiones norteamericanas por navidad. Probablemente todo el mundo la ha visto varias veces.

Lo que es un hecho es que su mensaje, está más de actualidad que nunca. Qué bello es vivir es una historia donde los banqueros sin corazón ni escrúpulos, pasean a sus anchas, guiados únicamente por su falta de conciencia y con el objetivo directo de enriquecerse a favor de “el negocio” sin tener en cuenta las necesidades de las personas. Esta es una cinta del año 1946, han pasado ya más de 60 años desde su estreno, su mensaje no es difuso, al contrario, es claro y directo. Qué bello es vivir, ya nos enseñó hace tiempo el peligro que conllevan los bancos y los grandes mercados, sin embargo parece que en épocas de bonanza olvidamos todo. Ahora es un momento perfecto para recordar, un momento ideal para visionar o revisionar la película y hacer dos cosas, una disfrutar ante la hermosa obra de Frank Capra y dos, reflexionar sobre la situación mundial actual, que siempre viene bien.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados