Rebelde (War witch)

NOTA: ★★★★★★☆☆☆☆

Rebelde (War witch) CartelRebelde (War witch), es una película canadiense de Kim Nguyen, que se coló en la pasada edición de los Oscar como nominada a mejor película de habla no inglesa. ¿Demasiado premio para lo que en realidad es? En este artículo lo veremos. Rebelle, o Rebelde (War witch), es una cinta que trata una materia un tanto escabrosa como lo es la de la guerra y la de los niños soldado. Es de los primeros trabajos “importantes”, sino el primero, del director Kim Nguyen, y la verdad es que el film ha tenido una buena acogida por parte de la crítica. Claro ejemplo de ello son los premios y distinciones que ha recibido. A parte de la nominación de la Academia a mejor película de habla no inglesa, Rebelde (War witch) ha sido candidata a mejor película extranjera de los Independent Spirit Awards y de los Satellite Awards. Además se ha alzado con el premio de mejor película del Festival de Tribeca y la protagonista del film, Rachel Mwanza, ganó el Oso de plata a mejor actriz del Festival de Berlín.

ARGUMENTO

Una niña de catorce años, Komana, le cuenta a su hijo la historia de su vida. Una vida marcada por la guerrillas africanas. A la edad de doce años Komana fue secuestrada por un comando rebelde y se vio obligada a llevar a cabo todo tipo de atrocidades…

REPARTO

La película no cuenta con caras conocidas en cuanto actores se refiere. Rachel Mwanza es la joven protagonista que le da vida al personaje de Komana y la niña se desenvuelve muy bien. Es sin duda lo mejor de la película. Habrá que seguir con lupa la progresión de esta pequeña “gran” actriz. Su interpretación le ha valido el Oso de plata en el Festival de cine de Berlín. Del resto poco que decir, solo que cumplen con su cometido. Los demás actores y actrices que completan el reparto están para bailar al son de la joven actriz protagonista que, como ya hemos dicho, se come la pantalla cada vez que aparece.

LA PELÍCULA

Rebelde (War witch) es una película de clara denuncia social. Mediante una narración muy regular y seria, repleta de aquel fascinante lirismo que generan los sentimientos llenos de crudeza y emotividad, le muestra al espectador las salvajadas que en pleno siglo XXI siguen llevándose a cabo. La película hace un minitratado de los niños soldado de las guerras de África y de todas la guerras en general, nos muestra de una forma realista la pobreza tanto material como intelectual que hay en el continente y denuncia las discriminaciones que sufren algunos colectivos.

En más de una escena te deja poso, tocado. Pero es que la historia que nos cuenta Kim Nguyen está ya muy trillada. Estamos acostumbrados a ver las atrocidades del mundo en los telediarios y el impacto en nosotros al ver todas esas barbaridades es mucho menor del que debería. Esto es lo más destacable de la película, ya que si miramos un poco más allá… poco, muy poco o nada. Mientras ves Rebelde (War witch) te da la sensación de que ya has visto antes la película. De hecho, es inevitable acordarse de la película de Edward Zwick, Diamante de sangre, que también trata el tema de los niños soldado (de forma bastante más solvente, todo hay que decirlo).

Como en toda película de concienciación social, el director huye del trato educado y complaciente que muchas veces acompaña al cine. Cuenta las cosas tal y como son, con ganas de abrirle los ojos a mucha gente que aún los tiene cerrados en según qué temas. Es una apuesta valiente, aunque típica, que hace para dar una visión más del denominado Tercer Mundo.

A pesar de lo interesante que puede ser la materia tratada, y de lo muy valiente que puede ser la película, podemos decir que es, en su mayor parte, una gran decepción. Te lo cuenta todo y al mismo tiempo no te cuenta nada. Hablando en plata, no te aporta absolutamente nada. Tiene una narración tediosa y aburrida y se hace larga, a pesar de que sólo dura 90 minutos. Rebelde (War witch) cae en la monotoneidad. Tiene una narración lineal, sin grandes ni malos momentos. No tiene altibajos de ningún tipo ya que toda la película sigue el mismo camino: el del aburrimiento y la intrascendencia.

CONCLUSIÓN

Poco más que interesante película de denuncia social. Da una visión clara de lo que ocurre en gran parte África y se limita a intentar atizar emocionalmente al espectador con una historia conocida hasta la saciedad. No aporta mucho, la verdad. Lo mejor: Rachel Mwanza, la protagonista. Lo peor: Que es una película de lo más plana y sin demasiada fuerza narrativa (si tenemos en cuento lo que nos está contando).

Sobre El Autor

Artículos Relacionados