La productora que dirige el fonsagradino Julio Fernández, Filmax Enterntainment, se alía con su homóloga canadiense Ramaco Media, para volver a la palestra con Retornados. Un título que bordea el género fetiche de la factoría Filmax, el terror, pero esta vez desde una óptica más cercana al thriller.

En esta ocasión, el barcelonés Manuel Carballo es el encargado de dirigir el guión escrito por Hatem Khraiche, autor del libreto de la hitchcockiana La cara oculta, en el que se da una vuelta de tuerca al subgénero de los zombis. Sin duda, los monstruos que popularizó el realizador George A. Romero a finales de los sesenta se encuentran de nuevo en pleno auge como demuestran la infinidad de títulos que recurren a su imaginería en la actualidad, véase The Walking Dead como ejemplo paradigmático de dicha tendencia. Pero no nos engañemos, los zombis salidos de la mente del guionista de origen zamorano no son más que una excusa para hablarnos de otro tipo de problemática social bastante más terrorífica, por real, que la de los muertos vivientes y la cual, a continuación, pasamos a comentar.

ARGUMENTO

La humanidad convive con los “retornados”, gente de apariencia normal que ha sido infectada por un virus devastador. Solo la inyección diaria de una proteína evita que se transformen en zombis. Kate trabaja en una unidad de investigación intentando encontrar urgentemente una vacuna definitiva que impida que la epidemia se expanda. Además, oculta una poderosa razón: su pareja, Alex, es un retornado.

El caos se desata cuando el Gobierno anuncia la escasez de la proteína y la paralización de las investigaciones, obligando a todos los infectados a ingresar en un centro militar de alta seguridad. Temiendo lo peor, Kate y Alex deciden no acatar las órdenes y huir. Su cuenta atrás por la supervivencia ha comenzado.

REPARTO

Emily Hampshire asume el papel protagonista interpretando a la investigadora Kate. El papel de Alex, su pareja, recae en Kris Holden-Ried, al que hemos podido ver en series como Los Tudor o La Reina de las Sombras. El actor Shawn Doyle da vida al mejor amigo de Alex, Jacob, en el que a nuestro juicio supone el personaje más desdibujado de la cinta. Mientras que el reparto principal se completa con la presencia de la actriz española Claudia Bassols, caracterizada como la pareja de Jacob.

A pesar de contar con un elenco internacional, sin duda, las interpretaciones suponen el mayor lastre de la película, ya que a todas ellas les cuesta alcanzar la intensidad dramática que exige el guion en ciertas secuencias.

LA PELÍCULA

El largometraje se abre de forma contundente con un flashback que nos retrotrae a un hecho fatídico acontecido durante la infancia de la protagonista: Kate presencia horrorizada como su padre, convertido en zombi, devora a su progenitora en su propio hogar. A dicha secuencia, prácticamente, es a lo que se reduce la presencia del zombi arquetípico entendido como muerto viviente que carece de voluntad propia y que se alimenta de carne humana, característico en obras de temática semejante.

Sin duda, el espectador que espere encontrarse este tipo de monstruos se llevará una decepción al comprobar que aquí la enfermedad que convierte a seres humanos en zombis, no es más que el pretexto que sirve para introducir una analogía con los problemas, tan reconocibles actualmente, que se producen en la sociedad cuando se producen recortes en un sector básico para su propia subsistencia como es, por ejemplo, la sanidad.

Pero Retornados no se queda ahí en cuanto a analogías se refiere sino que también establece un paralelismo con el holocausto Nazi. El cual se evidencia, entre otras cosas, en la forma despreciativa que tienen de tratar, ciertas facciones de la sociedad, a los retornados, ordenando su reclusión en campos de internamiento e incluso su ejecución, en el momento que el gobierno anuncia la escasez de la proteína.

Sin embargo, el largometraje está lejos de ser una película panfletaria que se ahoga en su propio discurso, mérito achacable a la labor de Hatem Khraiche al pergeñar un guion que logra que en ningún momento el fondo llegue a sepultar a la forma. Dado que el guionista consigue colar su discurso al mismo tiempo que entretiene al espectador con las peripecias de la pareja protagonista en la búsqueda de la medicación que Alex necesita para no convertirse en zombi.

La dirección de Manuel Carballo hace que la película fluya con dinamismo y que el suspense se incremente de forma progresiva hasta llegar al final de la cinta. Donde encontramos un hecho curioso, ya que tenemos la impresión de que se suceden, después del final, dos secuencias-epílogo totalmente prescindibles, ya que no aportan nada al grueso de la cinta.

CONCLUSIÓN

Retornados es un correcto thriller, con pinceladas de terror, en la línea de películas como La invasión de los ladrones de cuerpos que, por difícil que parezca, aporta un novedoso punto de vista al transitado subgénero zombi. Eso sí, absténganse de ir a verla si lo que buscan es casquerío y vísceras.

Retornados
3.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Sobre El Autor

Redactor

Diplomado en Relaciones Laborales. Licenciado en Comunicación Audiovisual. Realicé el máster de “Guión de Ficción de Cine y TV” de la Universidad Pontificia de Salamanca. Entre principios del año 2009 y finales del 2011 he asistido a diversos cursos del Centro Galego de Artes da Imaxe como “El Cine de Jean Luc Godard” impartido por el director y profesor de Cine Paulino Viota; “El Cine de Alfred Hitchcock” impartido por el doctor en Historia de Cine José Luis Castro de Paz y “El cine de Luis Buñuel” impartido por Julio Pérez Perucha presidente de la Asociación Española de Historiadores de Cine, entre otros.

Artículos Relacionados