Se ha convertido en la serie que todo el mundo ve, incluso aún teniendo miedo de encontrarse con zombis de aspecto tenebroso en la pantalla de televisión. The Walking Dead es un fenómeno mundial que no necesita carta de presentación y que llena un hueco tristemente vacío hasta el momento. Porque si bien en el pasado hubo grandes referentes en el mundo del entretenimiento visual (series y películas) relacionados con los no muertos, en la actualidad se echan de menos producciones de este tema que se tomen las cosas en serio y con un buen presupuesto. Pero The Walking Dead, que en cierta medida se presentó al gran público sin que nadie supiera de qué trataba la serie, ha conseguido, en parte por la publicidad de la que ha disfrutado, y en parte por la calidad de la que hace gala, convertirse en una de esas raras series que mueven a los fans. Y aunque todavía se encuentra en el estreno de su segunda temporada, ya se puede ir hablando de fenómeno. El fenómeno zombi.

ARGUMENTO

El paso del grupo protagonista por el laboratorio de investigación no terminó precisamente bien, y ahora se encuentran en plena carretera con rumbo hacia Fort Benning. Su pacífico traslado en carretera, en varios vehículos se ve detenido por un manguito estropeado de la caravana. Mientras lo arreglan todos deciden que lo mejor es mirar qué hay en los coches y poco después es cuando recuerdan porqué están haciendo lo que hacen: los zombis siguen presentes en todas partes.

La segunda temporada profundiza en el épico camino del grupo protagonista, que buscará un nuevo hogar en el cual no deba preocuparse de hacer frente a no muertos que acechan en la noche, detrás de un coche o en cualquier lugar desde el cual puedan morderles. La vida es preciada, y aunque los supervivientes del grupo lo saben, son humanos y tienen sentimientos contra los que es difícil luchar en una siutación tan complicada como esta.

REPARTO

Los fans de la primera temporada que sepan cómo termino ya se imaginarán quienes vuelven a hacer acto de presencia en esta segunda oleada de capítulos. En total hay ocho personajes principales que disponen de categoría como actores principales. El actor Andrew Lincoln caracteriza a Rick Grimes, el sheriff que se encarga de la organización del grupo, mientras que Jon Bernthal es su compañero, Shane Walsh, que se encuentra cerca de enfrentarse a decisiones complicadas. Sarah Wayne Callies es Lori Grimes, la esposa de Rick,y Laurie Holden da vida a Andrea, la abogada que perdió a su hermana. En el papel de Dale Horvath nos encontramos con Jeffrey DeMunn, mientras que Steven Yeun es Glenn, y Chandler Riggs es el joven Cal Grimes, hijo de dos de los personajes principales. La última mención se la lleva Norman Reedus como Daryl Dixon, un personaje que comenzó en la primera temporada como secundario y que se benefició del apoyo del público hasta tal punto que ha terminado convirtiéndose en uno de los personajes principales y en uno de los más característicos del grupo principal.

El grupo de intérpretes es muy coral en el sentido del tiempo que se les da en pantalla, pero sin duda destaca el muy buen trabajo que realiza Andrew Lincoln, en un papel tan humano como sólido. Norman Reedus, como indicábamos, está ganando mucha fuerza, y tiene un gran carisma, mientras que Jeffrey DeMunn también tiene algo que hipnotiza, aunque sin saber qué exactamente.

En papeles secundarios vamos a seguir viendo a algunos de los personajes de la primera temporada y otros nuevos que aparecerán a lo largo de los episodios que forman esta segunda temporada, un total de 13.

LA SERIE

El primer episodio de The Walking Dead en su segunda temporada es ligeramente irregular, más pausado de lo que esperábamos, con un desarrollo que deposita una especial fuerza en sentimientos y retos que se quedan ensombrecidos por los guiones de la primera temporada. Que los guionistas hayan tardado tanto en darnos una escena tan norteamericana como la que se visualiza en la iglesia es algo que nos extrañaba y que era inevitable que llegara antes o después. Pero se aprecian buenas maneras, y trece episodios dan mucho margen para que el guión sorprenda y nos vuelva a dejar una sensación tan positiva como la que se consiguió con los primeros capítulos de la serie. La duda es saber si este aumento de capítulos afectará al ritmo de los episodios, aunque se entiende que hay material suficiente para que todas las semanas los espectadores comiencen con ganas y terminen volviendo a sentir el interés renovado que les llevará a esperar una semana para ver la serie.

Una vez más, lo que ya destaca desde el primer episodio, es el enorme trabajo que se ha realizado en tareas de maquillaje y en la recreación de esos zombis, tan humanos como siniestros, y de los que no nos gustaría encontrarnos bajo ninguna de las circunstancias. La escena del asalto en la carretera, mientras los personajes se esconden y los zombis pasan a su alrededor, es simplemente una gran demostración en cuanto a dirección y ambientación, acercándose al espectador la tensión que se tendría en uno de estos momentos. Es tal la implicación que logra por parte del público que es fácil sentir angustia por saber que lo inevitable, que algún personaje haga sonar un arma o grite y que los zombis se den cuenta de su presencia, podría ocurrir en cualquier momento. Estas sensaciones son las que hicieron que la primera temporada de The Walking Dead fuera un éxito, y esta continuación repite el mismo patrón en cuanto a la ambientación y la experiencia en la que introduce al público.

CONCLUSIÓN

The Walking Dead ha vuelto y lo ha hecho con un público totalmente entregado a la historia de los supervivientes, dejándose llevar de forma irremediable por la nueva historia en la que se introduce a los personajes. La serie, tal y como se ha podido ver, está llamada a ser una de las revelaciones de la temporada, y sería extraño si no consiguiera mantener el tipo y seguir elevando datos de audiencia respecto a los índices de popularidad alcanzados con la primera temporada.

The Walking Dead - Temporada 2
5.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados