Torrente, amado por unos y despreciado por otros, siempre ha conseguido un gran éxito en cartelera de todas sus películas, pero es evidente que la tercera y cuarta entrega causaron cansancio incluso entre sus más fieles seguidores. Santiago Segura decidió tomar cartas en el asunto y en Torrente 5 ha conseguido recuperar gran parte del planteamiento inicial de la saga, empezando por los actores.

Vuelta a los orígenes

La aparición de Paquirrín y otra serie de personajes famosos en el anterior filme fue uno de los aspectos más criticados de la misma, ya que claramente no poseía las dotes interpretativas necesarias para realizar de forma correcta el trabajo. En Torrente 5 Operación Eurovegas podremos ver constantes apariciones de famosos, como Pablo Motos, Pajares, “El Cholo” Simeone, Rafa Mora, Tomás Roncero o “El Rubius” entre otros, pero sus apariciones se limitan a momentos puntuales y por lo general muy bien introducidas.

El famoseo como actor de reparto principal se ha visto limitado a Jesulín de Ubrique, que resulta una de las grandes sorpresas en pantalla, ya que realiza su interpretación con notable maestría. El resto del casting lo completan viejos conocidos de la primera película, como Neus Asensi, Chus Lampreave, Andreu Buenafuente y Cañita Brava, además de nuevas y acertadas incorporaciones como Carlos Areces, Anna Simon, Alec Baldwin o Julián López.

Un objetivo común

Todo comienza con Torrente saliendo de la cárcel y elaborando un plan junto a John Marshall (Alec Baldwin) para atracar Eurovegas. La estructura de la película está claramente dividida en presentación del equipo, planeo del asalto, atraco y posterior huida. A pesar de que el guión no depara muchas sorpresas, ni por supuesto es su intención, la búsqueda desde el principio de un objetivo común para todos los personajes ayuda notablemente al desarrollo de la película y crea un ritmo intenso y sin pausa.

Todos los actores sirven de acompañamiento a Torrente, pero esto no ha evitado que cada uno de ellos tenga sus momentos de gloria y sus escenas dedicadas. Segura ha aprendido de sus errores como director y consigue buenas intervenciones de todos ellos, evitando así dos cosas fundamentales: que alguno de ellos quede como simple relleno y quemar algunos personajes dándoles un excesivo protagonismo en pantalla. Hasta ahora nos resultaba difícil no recordar y echar de menos a José Luís Moreno en su papel de Spinelli en Torrente 2, hasta que ha llegado Alec Baldwin y ha conseguido volver a tener otro villano de altura dentro del reparto, a pesar de tener la mayoría de sus diálogos en castellano.

Uno de los errores anteriores era plasmar el universo de Torrente en pantalla sin una idea concreta, mientras que ahora se ha planteado un argumento más o menos serio y posteriormente se ha introducido toda la caspa en su interior. ¿El resultado? El mejor ritmo visto hasta la fecha en una película dirigida por Segura.

Evolucionando todo, pero no el personaje

Torrente no necesita evolución, es un personaje más simple que una zapatilla y cualquier atisbo de mejora echaría a perder el atractivo principal de la saga. No obstante, la mayor parte de las escenas están rodadas de forma que los constantes desvaríos del personaje resultan más creíbles y están mejor integrados dentro de la trama principal. Por otra parte, es evidente que la sucesión de sketches de las anteriores películas tenía que evolucionar, y así ha sido. Todo comienza por el ritmo anteriormente mencionado, pero no es más que el inicio de una mejora que ha tocado absolutamente todos los elementos del filme. Si bien desde Torrente 2 todas han tenido una producción razonablemente buena, Torrente 5 Operación Eurovegas resulta intachable en este aspecto. Desde la primera hasta la última escena, los efectos especiales, los escenarios y los valores de producción están notablemente cuidados, destacando en particular la persecución del avión que no tiene nada que envidiar a cualquier superproducción de Hollywood.

Los chistes también están notablemente mejor integrados, y eso no evita para nada que podamos seguir disfrutando del humor escatológico, sexista, racista y soez que Torrente representa. Por supuesto, volvemos a recibir una dosis de chistes de “pajillas”, pero nuevamente se ha evolucionado ligeramente y consigue volver a hacernos reír como si se tratase de un gag nunca antes visto.

La crítica social siempre había estado presente con algunos toques de humor, pero nuevamente es de los aspectos más evolucionados y toca varios palos como el paro o la corrupción política, que a buen seguro serán temas vigentes también dentro de unos años.

¿Nos encontramos ante la mejor película de Torrente? Es difícil de saber y cada uno tendrá sus preferencias particulares, pero desde luego es una firme candidata a ello. Eso sí, el espectador tampoco ha de llevarse a engaño, y es que si las anteriores entregas no le gustaron, esta tampoco lo va a hacer. ¿Más de lo mismo? Sí, pero mucho mejor.

Torrente 5 Operación Eurovegas
Más de lo mismo, pero aprendiendo de los errores y mejorando notablemente el ritmo, con un objetivo claro y no una simple sucesión de sketches.
Guion8
Reparto7.5
Dirección9
Lo mejor
  • Buen ritmo
  • Sketches bien integrados
  • Reparto a la altura
Lo peor
  • Julián López no es Gabino Diego
  • Torrente seguirá sin gustar a sus detractores
  • a trama es una mera escusa
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Sobre El Autor

Redactor
Google+

Artículos Relacionados