Winnie the Pooh

NOTA: ★★★★★★★★☆☆

Ha vuelto. Winnie the Pooh, uno de los personajes más importantes en la historia de la factoría Disney, ha regresado a los cines con una nueva película que permitirá a los más pequeños de la casa y a los amantes de la animación disfrutar con una divertida aventura. Aunque el osito amante de la miel ha estado presente en el universo de Disney desde hace décadas, lo cierto es que hasta ahora sólo había protagonizado una película en los cines, titulada en España Lo mejor de Winnie the Pooh. Eso sí, es cierto que muchos de sus compañeros de aventuras, como Tigger y Piglet, sí han protagonizado sus respectivas películas.

ARGUMENTO

Winnie the Pooh es el animal de peluche que más quiere Christopher Robin, un niño que sueña con maravillosas aventuras en las que comparte el tiempo con estos juguetes tan queridos. En el mundo de los juegos de Christopher Robin, Pooh se despierta un día y descubre que se ha quedado sin miel. Es lo peor que le podía pasar, pero poco después se entera de que Igor ha perdido su cola. A partir de ahí, Winnie y los demás habitantes del Bosque de los Cien Acres, comienzan a pensar y a intentar descubrir una manera de darle una nueva cola a Igor. Quien tenga una buena idea, se llevará una grata recompensa, y Winnie quiere hacerse con ella.

REPARTO

Disney ha contado con las voces a las que los fans de Winnie the Pooh están acostumbrados en su versión original. El veterano actor de doblaje Jim Cummings se encarga de ponerle voz al osito protagonista, pero también encarna a Tigger, otro de los personajes más carismáticos de todos los que encontramos en el Bosque de los Cien Acres. Cummings lleva realizando este trabajo desde hace años, cuando ocupó el puesto de Sterling Holloway, antigua voz de Winnie, y de Paul Winchell, responsable de caracterizar a Tigger. Cómo no, Cummings realiza un trabajo más que eficiente, dándole a Winnie ese aire inocente y tontorrón que le caracteriza, y permitiendo a los más pequeños de la casa que le escuchen tal y como le recuerdan.

La voz del narrador es la de John Cleese, mientras que Travis Oates caracteriza a Piglet, y Craig Ferguson se pone en la piel de Búho. El papel de Christopher Robin, uno de los personajes clave en la historia de esta franquicia, lo caracteriza Jack Boulter.

LA PELÍCULA

Winnie the Pooh es una película de un estilo encantador, que utiliza técnicas de animación realmente atractivas, no limitándose a partir de los conceptos clásicos del mundo de las producciones animadas. Disney, con los directores Stephen Anderson y Don Hall a la cabeza, ofrece tanto a los seguidores del personaje, que se cuentan a millones en todo el mundo, como a los más pequeños de la casa, con un claro público preescolar al que atraer, una película animada de gran valor y calidad. Visualmente es una experiencia que partiendo de las clásicas dos dimensiones sabe aportar incentivos a los espectadores. Esto se plasma en escenas muy variadas donde se hace gran uso del color, con escenarios sobre los que se mueven los personajes que dejan una sensación más que satisfactoria. En algunos momentos del film, por ejemplo cuando los personajes están interactuando con las propias páginas del libro de Winnie the Pooh o al tocar sus letras y desplazarse por ellas, apreciamos recursos animados que de verdad dejan en alto nivel el trabajo con el que se ha realizado la película. Se puede decir que es una película que apuesta por las técnicas de animación más clásicas, pero que al mismo tiempo sabe incorporar dosis de originalidad a un concepto que se ha explotado en multitud de producciones recientes.

Sobre la historia, hay que destacar que es una aventura completa, no relatos cortos como ocurrió con la anterior producción de Winnie the Pooh estrenada en los cines. De todas formas, la duración no es demasiado elevada, pasando de la hora escasamente con los créditos, y el argumento, aunque simple, podría haberse desarrollado un poco más. Disney parece que, en la línea de dejar contentos a los niños más pequeños, haya querido acortar la duración para que este público no tenga las ganas de salir de la sala antes de tiempo, y es que ya se sabe que los niños se cansan rápido de estar en los mismos sitios, y el cine no es una excepción. De todas formas, el guión es de tipo simplista, y está aderezado por canciones en la línea de las escuchadas en otras producciones de Winnie the Pooh y sus amigos, con ritmos muy pegadizos y lecciones morales de por medio que ayudan a que la película sea más agradabe para su disfrute entre niños y padres.

En otro orden de cosas, Winnie the Pooh aprovecha esta ocasión, el regreso triunfal de los personajes al cine, para recuperar la figura de Christopher Robin, un personaje clave para entender el mundo de los personajes. El niño había desaparecido de la licencia en los últimos años, dejando su sitio a una niña y su perro, que cobraron protagonismo para dejar a Christopher Robin en un marcado segundo plano.

CONCLUSIÓN

No es un tipo de película de animación que suela verse demasiado en los cines, dado que está claramente enfocada a satisfacer a los más pequeños del hogar, pero Winnie the Pooh se convierte en una producción animada de una indudable calidad. Las técnicas de las que hace gala, y especialmente el diseño de fondos por los que se moverán los personajes, la divertida historia, que no se sale de un concepto simplista y tradicional, y la música, que juega un papel determinante, la convierten en una propuesta de lo más recomendable para que se entretengan todos los fans del héroe del Bosque de los Cien Acres. Es una buena manera de recuperar a un personaje que ha supuesto para Disney uno de los rostros más reconocidos de todos los tiempos.

Sobre El Autor

Redactor jefe
Google+

De muy pequeño le dejaban solo en casa con litros de Coca-Cola y los VHS de los Kung-Fu Kids, lo que le llevó a desarrollar el talento de necesitar dormir solo un par de horas al día. Con el karate no le fue tan bien a la vista de las circunstancias. Le gusta el cine de palomitas, las explosiones y las persecuciones, pero cuando Jackie Chan intenta transmitir sentimientos, tampoco se queja. Tiene un látigo con el que atiza al equipo de redacción de SOS Moviers tal y como en el pasado lo hizo dirigiendo las revistas online Onez.com, OcioJoven.com y OJGames.com.

Artículos Relacionados