Anonymous

En la época isabelina el ambiente respiraba a diario problemas y tiras y aflojas entre los Tudor y los Cecil, principalmente en relación a la sucesión en el trono de la Reina Elizabeth I. Robert Cecil, Conde de Salisbury, manda una desesperada búsqueda de unos manuscritos determinantes en la carrera de William Shakespeare. El tiempo traslada al espectador al pasado y comienza a centrarse en la vida de Edward de Vere, que desde muy joven destacó escribiendo de una forma de lo más destacada. A medida que avanza la historia se profundiza en la vida de este personaje y en cómo sus escritos consiguieron marcar un antes y un después en las obras de la época.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Robert Cecil le cuenta a de Vere que Elizabeth tuvo otros hijos bastardos, y que uno de ellos fue el propio de Vere. De ser cierto esto, significaría que él habría tenido relaciones con su propia madre.

Con el objetivo de salvar a su hijo de ser ejecutado, de Vere negocia con la Reina, y acepta mantenerse anónimo como el autor real de los trabajos de Shakespeare.

Tras la muerte de la Reina, el plan de Cecil se va al traste cuando James solicita ver más obras de Shakespeare, y los teatros públicos se multiplican. Shakespeare se retira a Stratford para ser un hombre de negocios, y de Vere muere en 1604, no antes de entregarle sus manuscritos a Ben Jonson. De todas formas, dado que Cecil quiere que los manuscritos de Shakespeare sean destruidos, quema el Globe hasta sus cenizas y captura a Jonson.

Después Jonson descubre que los manuscritos han sobrevivido, pero la verdad sobre la autoría de los trabajos de Edward de Vere nunca se revela.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados