Enemigos Públicos

Enemigos públicos es la historia del legendario bandido de la época de la Gran Depresión, John Dillinger, el carismático atracador de bancos que se convirtió en el objetivo número uno del incipiente FBI de J. Edgar Hoover y de su mejor agente, Melvin Purvis, y en un héroe para el sufrido pueblo. Nadie era capaz de detener a Dillinger y a su banda. No había cárcel que se le resistiera. Su encanto personal y sus audaces fugas conquistaban a todo el mundo, desde su novia Billie hasta el hombre de a pie que no sentía simpatía alguna por los bancos que habían hundido el país en la depresión. Las aventuras de la banda de Dillinger, que posteriormente incluiría al psicópata Baby Face Nelson y a Alvin Karpis, entretenían a la mayoría, pero J. Edgar Hoover tuvo la idea de servirse de la captura del bandido para empezar a transformar su “Bureau of Investigation” (Oficina de Investigación) en lo que sería el FBI. Convirtió a Dillinger en el “enemigo público número 1 de América” y lanzó a Purvis, el apuesto “Clark Gable del FBI”, tras él.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

enemigos-publicos

John Dillinger consigue encontrarse con Frechette, su novia, y le cuenta los planes que tiene para hacer un último trabajo que les permitirá escapar juntos después. Pero el ladrón no sabe que cuando deje a Frechette en el hotel, el FBI la capturará. Con un duro interrogatorio los agentes intentan sacarle la verdad a la chica, pero ésta se niega a hablar. Lo que sí les dice es que perdieron la oportunidad de atraparle en el hotel y que cuando Dillinger descubra que la han atrapado, sentirarán su furia de forma irremediable. Por suerte para Frechette, la llegada de Purvis y Winstead detiene el violento interrogatorio.

Mientras tanto Dillinger se encuentra con Alvin Karpis, quien intenta convencer al ladrón para que se una a su banda en el robo de un tren. Dillinger recibe una nota de Billie a través de su abogado, indicándole que, por su seguridad, no debe ir a buscarla a la cárcel. Y entre tanto, el agente Purvis está haciendo su trabajo. Para intentar capturar a Dillinger solicita la ayuda de la madame Anna Sage, con quien el ladrón mantiene una relación de colaboración. Dado que no logra su ayuda, amenaza con deportarla si no les ayuda a cazar a Dillinger. El plan es capturar a Dillinger una noche en la que éste se vaya al cine con la madame y una de sus chicas.

Ésta noche Dillinger elige ver Manhattan Melodrama, una película de Clark Gable en el cine Biograph. A la salida, cuando Dillinger está de vuelta por la calle con las mujeres, el ladrón descubre la presencia de la policía y es disparado antes de que pueda atacar al policía que golpeó a Frechette. El agente Winstead, que dio el disparo fatal, escucha las últimas palabras de Dillinger.

Posteriormente vemos cómo Winsted visita a Frechette en prisión y le dice que sus últimas palabras fueron para ella: “Dile a Bille por mi “adiós mi pequeño mirlo”.

En los textos informativos del final descubrimos que Melvin Purvis abandonó el FBI poco después de la muerte de Dillinger, y que murió disparándose por error en 1960. También leemos que Billie pudo vivir el resto de su vida en Wisconsin tras salir de la cárcel en el año 1936.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados