Expediente 39

Emily Jenkins es una trabajadora social que tiene como nuevo encargo investigar a la familia de Lilith Sullivan, una niña que no parece encontrarse en la situación más apropiada. Al creer que los padres de Lilith están maltratando a la niña, Emily se pone en marcha para salvarla haciendo todo lo que esté en su mano. Al final consigue salvar a Lilith justo en el momento en que sus padres intentaban matarla metiéndola dentro del horno de la cocina. Una vez Lilith entra en una casa para niños sin hogar, su relación con Emily continúa y al final la trabajadora social termina firmando el proceso de adopción para poder llevársela a casa. Será entonces cuando sus problemas aumenten, dado que Lilith parece esconder un terrible secreto, y sus padres, quienes intentaron matarla, han acabado dentro de una institución mental con graves problemas para mantener la cordura. ¿En qué se ha metido exactamente la protagonista?.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Tras el incendio, un agente de policía lleva a Emily y Lilith a un sitio donde puedan dormir. Pero mientras sigue los coches de policía, Emily cambia de dirección y acelera al máximo con el objetivo de aterrorizar a Lilith.

En lugar de ello, Lilith fuerza a que Emily reviva sus traumas de la infancia. Emily lucha contra sus recuerdos y consigue superarlos. Luego le pregunta a Lilith si tiene miedo. Ahora Lilith sí parece tener miedo, dado que piensa que Emily ya no lo tiene. Emily tira el coche al agua y mientras se hunde, empuja a Lilith, que ha adoptado forma de demonio, para que se ahoge.

Emily sale del coche y nada hacia fuera del agua, aunque Lilith le agarra una pierna. Tras varios golpes Emily se libera, sale del agua y Lilith se hunde del todo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados