Happy feet 2

El día a día de los pingüinos pasa por lo habitual, sus relaciones interpersonales y su afán por el baile. Todo es normal para el grupo, pero Erik, el hijo de Mumble y Gloria, no quiere probar a bailar. El grupo se encuentra con un pingüino que aparentemente sabe volar, pero por cosas del destino, y ya en compañía de Mumble, acaban separados del lugar donde están todos los demás pingüinos. Un movimiento en el hielo produce un aislamiento de esta zona y Mumble tendrá que ingreniárselas para conseguir salvar a los demás pingüinos de una situación que no pinta nada bien.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Mumble y Erik llegan a donde está Bryan justo cuando se encuentra discutiendo por el liderazgo de su grupo. Mumble le pide a Bryan que les ayude, pero este se niega. Es justo cuando Erik se pone a cantar y consigue convencer a Bryan para que les acompañe a liberar a los pingüinos.

Juntos se ponen a bailar con una coreografía que ayuda a que la presión libere a los pingüinos, mientras que los kril también hacen lo propio debajo del hielo. Cuando el iceberg se rompe todos los pingüinos acaban reuniéndose una vez más.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Una Respuesta