Harry Potter y el Prisionero de Azkaban

Harry Potter finalmente decide marcharse de la casa de sus tíos tras un altercado con su desagradable pariente. En la calle es encontrado por un autobús mágico (el Autobús Noctámbulo) que lo lleva al Caldero Chorreante, una taberna sucia donde encontrará a sus amigos y al ministro de magia. Tras asentarse en el lugar, se entera por los periódicos y el padre de Ron, Arthur Weasley, que un prisionero que huyó de la cárcel de Azkaban (la más segura del mundo mágico) Sirius Black, fue un seguidor leal de Lord Voldemort y planea volver a organizar la orden temeraria de su amo y buscar a Harry Potter para asesinarlo. Las dificultades del mago protagonista se acentúan ante la presencia en el castillo de Hogwarts de Dementores, extrañas criaturas que protegen el lugar de Sirius, pero que a Potter le causarán grandes problemas al chuparle frecuentemente su energía.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Tras liberar a Sirius Black y al hipogrifo de sus sentencias, Harry Potter se encuentra con Lupin haciendo sus maletas para retirarse del castillo. Demacrado por un incidente de la noche anterior con su transformación de hombre lobo, Lupin justifica que su razón de marcharse es que no van a tolerar en el colegio que un hombre lobo sin un control estable pueda dar clases. Después, Harry es advertido por uno de sus compañeros que un sujeto anónimo le hizo un regalo. Al abrir dicho regalo, se encuentra con la saeta más potente que se haya concebido jamás. Harry lee una tarjeta que se hallaba con la Saeta, donde deduce que fue Sirius quien se la regaló. Por último, Harry sale volando por el castillo con su nueva escoba.

Sobre El Autor

Crítico frustrado de música. Odio a los críticos de cine. No soy recomendador de películas. Muy joven para elegir una carrera, pero probablemente me decida entre periodismo, programador, publicista o psicólogo. No uso gafas.

Artículos Relacionados