La trampa del mal

En un enorme edificio de oficinas cinco personas que no se conocen quedan atrapadas en el mismo ascensor, a una altura lo suficientemente respetable como para que no intenten salir por sus propios recursos. Aunque inicialmente mantienen la calma, poco a poco el grupo comienza a sentir nervios de la situación en la que se encuentran, sobre todo al ver que los responsables del edificio no consiguen sacarles del ascensor. Horas antes, una persona se había suicidado en los alrededores, y la policía se encontraba en el lugar investigando. Lo que ocurra en el ascensor se convertirá en su próximo caso, dado que tendrá consecuencias más graves de lo que habrían podido imaginar. Cuando las luces del ascensor se apaguen misteriosamente por primera vez, el grupo de desconocidos empezará a entender que no se encuentran tan seguros como parece.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Cuando la luz se enciende la mujer más mayor se levanta y se revela como el auténtico demonio. Tony intenta negociar con ella para salvar la vida de Sarah y sacrificarse, pero no lo consigue. En un intento desesperado, Tony utiliza la radio para confesar lo que hizo años atrás, cuando atropelló a una mujer y su hijo, que en realidad eran la familia del deective.

El demonio se molesta por la confesión y se marcha. Las puertas del ascensor se abren y vemos cómo Tony es tomado en custodia por la confesión. En el camino Bowden le dice a Tony que le perdona.

Al final escuchamos cómo Ramirez termina de contar la historia de su madre, la cual siempre terminaba con una frase: “Si el demonio es real, entonces Dios también debe serlo”.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados