The Walking Dead – Temporada 2

El paso del grupo protagonista por el laboratorio de investigación no terminó precisamente bien, y ahora se encuentran en plena carretera con rumbo hacia Fort Benning. Su pacífico traslado en carretera, en varios vehículos se ve detenido por un manguito estropeado de la caravana. Mientras lo arreglan todos deciden que lo mejor es mirar qué hay en los coches y poco después es cuando recuerdan porqué están haciendo lo que hacen: los zombis siguen presentes en todas partes.

La segunda temporada profundiza en el épico camino del grupo protagonista, que buscará un nuevo hogar en el cual no deba preocuparse de hacer frente a no muertos que acechan en la noche, detrás de un coche o en cualquier lugar desde el cual puedan morderles. La vida es preciada, y aunque los supervivientes del grupo lo saben, son humanos y tienen sentimientos contra los que es difícil luchar en una siutación tan complicada como esta.

¡¡AVISO!!

A continuación se incluye el resumen del final de esta película. Si no quieres leerlo no sigas bajando.

Andrea sigue escapando de los caminantes cuando se queda sin munición, y mientras todo parecía perdido, se encuentra con que alguien, a golpe de espada, la salva.

El grupo cree que Andrea cayó en el encuentro con los caminantes, y se olvida de seguir esperándola. Después de marcharse uno de los coches se queda con poca gasolina, por lo que deciden parar. Es entonces cuando Rick confiesa saber que todos tienen el virus dentro del cuerpo tal y como le dijo Jenner en el laboratorio. Rick también confiesa, primero a su esposa, y después al grupo, que tuvo que matar a Shane. En ese momento la moral del grupo comienza a debilitarse, y es cuando Rick anuncia que la democracia ha terminado, por lo que quienes se queden con él tendrán que obedecer. A partir de ese momento, el objetivo será encontrar un lugar seguro de los caminantes.

A medida que la cámara se aleja se puede ver una prisión en las cercanías.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados