Asistimos a la presentación de Sitges 2014

Del 3 al 12 de octubre, la localidad catalana de Sitges vuelve a convertirse en cita ineludible para todo cinéfago que se precie. El director de Festival Ángel Sala -acompañado para la ocasión por el consejero de Cultura de la Generalitat Ferran Mascarell y el alcalde de Sitges Miquel Forns- se encargó de abrir apetito para la nueva cita que comienza este viernes con el estreno de [REC] 4 Apocalipsis -saga fiel al festival- y defender así una programación que por heterogénea siempre es discutible pero que inevitablemente esconde joyas en su haber.

El responsable del Festival, desde sus inicios ligado al género fantástico, ha puesto de manifiesto la creciente complicación año tras año por confeccionar la programación, ya que prácticamente el 60% de la producción cinematográfica actual cuenta con algún elemento que la hace susceptible de ser incluida. Sala señaló la buena salud del género, ya que el fantástico es el más adaptable a los nuevos medios de exhibición que están cambiando el panorama audiovisual. “Ciencia-ficción y fantasía están en su momento de oro. En los hit-parades y en las pequeñas producciones que luego quedarán como películas de culto”.
Aparte de la mencionada [REC] 4 Apocalipsis, la presencia española también estará representada por títulos como Asmodexia, La distancia o L’altra frontera, que dan esperanzas a la industria autóctona tras los difíciles momentos pasados en los últimos tiempos.

Como posibles sorpresas del Festival, además de las consabidas obras de pesos pesados como Cronenberg (Map to the Stars) o Godard (Adieu au langage), Sala advirtió pueden dar la campanada títulos como The Babadook, It follows, A girl walks in the night, Filth o Goodnight Mommy.

Presentacion Sitges 2014

Sala ha prometido muchas risas en el festival, mucha comedia de terror, con títulos como Dead Snow 2 que dice cuenta con los momentos más hilarantes que ha visto, mezclando sin pudor a Bonnie Tyler con zombies. Como divertido también será el regreso de Joe Dante con Burying the ex. Dante es uno de los invitados del Festival y, a quien a pesar de su edad, la industria le permite seguir rodando aunque sea con presupuesto reducido como es el caso. También aparecerá por Sitges el aún más veterano actor Dick Miller, un nombre quizá poco conocido pero un rostro secundario que hemos visto en cientos de producciones, desde productos de la factoría Corman hasta Gremlins o Terminator.

Sala justificó el Gran Premio Honorífico a Antonio Banderas por ser uno de los actores que más ha hecho por el cine de género y a Ronald Emmerich por que lleva años destruyendo el mundo con sentido del humor. En ese sentido también alabó la virtud de Emmerich para colar deslumbrantes F/X digitales en productos de argumentos netamente de serie B, lo que le valió a Sala para recordarnos otra presencia anunciada: la del experto en efectos especiales Pablo Helman –que colaboró con Emmerich en la destrucción de la Casa Blanca en Independence Day-.

Al ser preguntado por los paralelismos de la programación del Festival de Sitges con el Festival de Cine Independiente de Sundance, Sala se ha enorgullecido de reconocer que tal paralelismo se debe a que “el cine más influyente está saliendo del género fantástico”. Resumiendo, serial-killers, zombies, vampiros y demás se darán cita en la localidad costera de Sitges, quizá una vez más pero siempre con la ventaja de que “el fantástico no se repite a sí mismo”.

Sobre El Autor

Redactor

Marcado por los 80, aquella época mitificada por tantos cinéfilos que hoy vamos de listillos en la que sólo había dos canales de tele y sospechábamos que la peli buena era la que tenía dos rombos porque nos mandaban a la cama. A falta de redes sociales, y siendo pésimo jugador de fútbol-plaza, me refugiaba en sesiones de tarde dobles que proyectaban, en inmensas pantallas que aparecían tras una doble cortina, espectáculos en celuloide rayado. No era de los que rebobinaban las cintas VHS antes de devolverla al videoclub, porque yo tenía un video 2000 y cuando aprendí a manejarlo ya no se alquilaban estrenos para dicho sistema. Y, a diferencia del grueso de chavales ochenteros que querían ser cineastas, mi modelo no era Spielberg. Soy de otra mayoría, la que prefería a Clint Eastwood porque no entendía la moraleja de sus películas y así me parecían más interesantes.

Artículos Relacionados