Fallece Alan Rickman (1946-2016)

Para mí Alan Rickman era un cascarrabias, un amargado que siempre tuvo envidia de James Potter (padre de Harry Potter) y por si eso fuera poco además deseaba a la mujer de este. Sin duda estoy hablando de su interpretación en la saga Harry Potter como Severus Snape, así fue como conocí a este fantástico actor. Conforme iba progresando la saga Potter me di cuenta de que Snape era todo lo que he dicho anteriormente y más. Con muchos matices, un pasado turbulento, espíritu de sacrificio y una lealtad inquebrantable. Sólo los grandes actores son capaces de interpretar en toda su complejidad a un personaje así y Alan Rickman era uno de ellos haciéndote perder en la profundidad de su mirada.

Había estado luchando contra el cáncer y así fue como nos dejó a la edad de 69 años.

Este versátil y aclamado actor británico primero obtuvo fama con el papel de Hans Gruber en Jungla de Cristal. Ganador de un Emmy, un Globo de Oro, un Bafta y un Premio del Sindicato de Actores, también fue conocido por ser el sheriff de Nottingham en Robin Hood, Príncipe de los Ladrones y Jamie en el musical Truly Madly Deeply.

El actor que consiguió éxito en la miniserie de la BBC The Barchester Chronicles, también fue conocido por sus interpretaciones en Love Actually, Michael Collins, Sentido y Sensibilidad, Dogma, Héroes Fuera de Órbita, Sweeney Todd y El Beso de Judas.

En los últimos años Alan protagonizó Gambit, A Little Chaos, Eye in the Sky y CBGB.

Nos deja un amplio legado pero para mí siempre será ese mago malhumorado de mirada oscura y gran corazón.

Sobre El Autor

Dos en uno. Cineasta y cinéfilo. Tras estudiar cine y unos comienzos cinematográficos más que independientes, por fin tengo la oportunidad de redactar sobre lo que más me gusta. Da igual si es cine independiente, comercial, francés, coreano, español (sí, español) o incluso si son series. Siempre intentaré hablaros con pasión sobre algo que me enamora y que está hecho para enamorar. Aprender y disfrutar del cine eso es lo que os propongo. Porque el cine es un arte y el arte es un placer.

Artículos Relacionados